www.madridiario.es

CAMPEONA DEL MUNDO DE BOXEO

Joana Pastrana con el cinturón de campeona del mundo IBF.
Ampliar
Joana Pastrana con el cinturón de campeona del mundo IBF. (Foto: Kike Rincón)

Joana Pastrana: "El boxeo no es un deporte de brutos o agresivos, sino de estrategas e inteligentes"

viernes 06 de julio de 2018, 08:07h
La madrileña Joana Pastrana se convirtió el pasado 22 de junio, a los 27 años y tras solo dos como boxeadora profesional, en campeona del mundo IBF de peso mínimo.

Reescuchando la entrevista es inevitable no percatarse de una constante en su discurso: Joana Pastrana (Madrid, 1990) habla en plural. Porque, en la cocina, el boxeo es un deporte de equipo. Su victoria el pasado 22 de junio en el Campeonato Mundial IBF del peso mínimo frente a la búlgara Ivana Yaneva es fruto de un esfuerzo colectivo. El de un equipo con el que saltó los baches; los propios de este deporte, como en 2016, cuando aguantó nueve de los diez asaltos del que era, hasta entonces, su combate más importante con el metacarpiano de la mano derecha roto; y los que no deberían serlo, como el simple hecho de intentar vivir de según qué deportes siendo mujer. Prueba superada, con nota. Y es la segunda vez que ha hecho historia, porque antes del Mundial, ya fue campeona de Europa dos veces consecutivas. Ninguna boxeadora antes había revalidado el título europeo.

Esfuerzo también de una familia, una pareja y unos amigos de los de quitarse el sombrero. “Si esto va a ser lo tuyo, lo nuestro también”, recuerda que le dijeron cuando comunicó su decisión de dejar su trabajo en la hostelería para dedicarse en exclusiva al boxeo. De eso, hace ahora dos años (solo dos años). Solo tres antes había pisado por primera vez una clase de boxeo. Ahora acabamos de llegar a su lugar de entrenamiento, en Alcobendas –es que ella tira siempre para Madrid, nos dice-, y nos cruzamos con dos adolescentes que salen sonrientes, autógrafo en mano. Solo cinco años después de aquella primera clase.

¿Qué pasa por tu cabeza en el primer instante tras proclamarte campeona del mundo?

En ese momento la emoción te embarga, es tremenda. Te quitas un peso de encima; es un alivio, tantos de años de trabajo y, por fin, merece la pena. Es algo como: “ya está aquí, lo he logrado después de tantos años”. Me lo había imaginado un millón de veces, pero hasta que realmente no lo tienes, no te lo crees.

¿Cómo empiezas en el boxeo?

Siempre me han gustado los deportes de contacto. He practicado un montón de deportes, pero ninguno me llenaba como el boxeo. Decidí apuntarme a una clase hace cinco años y desde el momento en que entré por la puerta dije que algo tenía que sacar de todo esto. De un par de veces por semana, empecé a ir todos los días. He conseguido muchos resultados en muy poco tiempo por eso, por dedicarle muchas horas a este deporte, de lunes a viernes, sin parar de entrenar hasta el día de hoy. Y sé que todavía me quedarán muchos ‘de lunes a viernes sin parar de entrenar’.

"Nadie llega a aprender todo en una vida y mucho menos en cinco años"

Diste tu primera clase hace cinco años y este mes te has proclamado campeona el Mundo. ¿Eso es normal?

La verdad es que no. Es cuestión de constancia, desde el primer momento hasta ahora. Puedes aburrirte, pero en ningún momento me he dado por vencida, ni he pensado que no era lo mío. Desde el primer momento ha sido mejorar, mejorar y mejorar. Todavía me quedan muchos años y eso es bueno, porque tengo todavía mucha capacidad de mejora, me queda mucho que absorber y que aprender. Nadie llega a aprender todo en una vida, y muchos menos en cinco años.

¿Qué es lo que te atrajo? ¿Qué te enganchó que no tuvieran otros deportes?

Sin ninguna duda, la adrenalina que genera este deporte. He jugado al fútbol, me encanta y en mis vacaciones intento hacerlo. He jugado al baloncesto, al voleibol… pero la adrenalina, el trabajo que hay detrás… Es un trabajo psicológico, de mucho estudio de la contrincante, de los movimientos, un trabajo en equipo que luego tengo que plasmar yo sola en el ring… Eso no lo haces en un partido de fútbol, en el que tienes a los compañeros a todos los lados y si estás un día un poco flojo, los demás lo compensan. Aquí, tú tienes que estar al cien por cien. No hay lugar al error; si no, pierdes.

¿Crees que esa es la imagen que tiene la mayoría de la gente de este deporte?

Aunque gracias a Dios cada vez hay menos que lo piensan así, mucha gente se piensa que venimos al gimnasio, nos ponemos los guantes y nos liamos a tortas con los compañeros. Ni muchísimo menos. Lo puedes enfocar a la competición, como yo hago, o lo puedes enfocar de otra manera. Las clases aquí están llenas de gente que quiere venir a hacer cardio, a sudar y a sentirse realizado. Y salir por la puerta creyéndote inmenso, porque has hecho un deporte de la leche, nadie te ha tocado ni un pelo y estás deseando volver a la siguiente clase. La gente piensa que solo nos damos golpes y no es así. De hecho, en los combates, toda la intención que hay en la pelea es que no me toquen. Yo no quiero recibir golpes, y así intentamos plasmarlo en los combates.

¿A qué crees que se debe esa imagen distorsionada o, al menos, parcial del boxeo? ¿Qué es lo que no se ha hecho bien para que dé esa imagen a veces negativa?

En la mayoría de los casos, la gente se queda con lo negativo: al haber terminado una pelea, la foto de un ojo morado o de sangre por la cara. Y eso inevitable, porque es un deporte de contacto, pero no es solo eso. Además, antiguamente no había las reglas ni normas que hay ahora: era hasta que uno de de los dos caía, y eso se ha quedado un poco. La gente le ha dado el significado de un deporte de brutos, cuando en realidad es de estrategia y de valientes. Estamos intentando darle una vuelta, cambiándolo. Yo intento no recibir golpes -aunque quiera o no, los recibo- y cuento mi experiencia de que esto no va de agresivos, sino de inteligentes.

Siendo conscientes de esta imagen, sesgada quizás, que se tiene del boxeo desde fuera, ¿qué le pareció a tu entorno, a tu familia o a tus amigos, que quisieras dejar todo para dedicarte a esto de manera profesional?

Cuando empecé en esto del boxeo, se pensaban que era un pasatiempo. ‘Ya se cansará la niña’. Pero en cuanto vieron que le dedicaba tantas horas, tanto tiempo, tanta ilusión, en seguida me dijeron que, si era lo que quería, me apoyarían a muerte. Me dijeron: ‘Si esto va a ser lo tuyo, pues lo nuestro también’.

"Hubiera sido fácil pensar que era el final de mi carrera, pero mi equipo y yo decidimos que no podía ser así"

A pesar de decir que nunca has pensado en abandonar, supongo que no siempre habrá sido fácil…

Por supuesto, esto no ha sido un camino de rosas ni muchísimo menos. Para empezar, soy una mujer, y florecer en este deporte siendo mujer es muy complicado. Yo he tenido la suerte de haber encontrado un equipo que desde el minuto uno me ha apoyado y juntos hemos pasado unos baches que no se los recomiendo a nadie. En 2016, en la pelea más importante que hice hasta este momento –en la que disputó el título Silver WBC a la alemana Tina Rupprecht y que supone su única derrota-, me rompí la mano en el segundo asalto. Era la oportunidad de mi vida. Yo no quería desistir. Terminé la pelea, pero luego estuve seis meses parada. Medio año parada. Hubiera sido fácil pensar que era el final de mi carrera, pero mi equipo y yo decidimos que no, que eso no podía ser así. Es un bache que saltamos todos juntos y que sin su apoyo no lo hubiera conseguido. Y así fue. Nos recuperamos de la lesión y, mira, dos campeonatos de Europa después y un Campeonato del mundo. Baches hay en todos los sitios, pero con una buena comunidad, se saltan.

¿Se puede vivir del boxeo en España?

Muy malamente. Desde luego que sin ningún tipo de lujo, sin ningún extra. El reconocimiento económico que hay es mínimo. Nosotros nos tenemos que buscar la vida para vender las entradas para poder pagar los títulos o para poder realizar los combates. El apoyo es muy pequeño. Yo tengo un patrocinador que nos ha echado una manita que es Capitán Maní. Gracias a él, hemos podido realizar esta última pelea. Y aún así, nosotros haciendo un sobreesfuerzo. Es muy complicado. Y mes a mes, también. Yo no tengo una vida de lujos. Vengo, entreno, voy a casa, como y duermo. Y al día siguiente, lo mismo. No estoy en esto porque me vaya a hacer millonaria. Estoy por cumplir mis objetivos y los de mi equipo.

¿Es, aún más difícil, siendo boxeadora que boxeador?

Sí. Aunque en España está mal pagado tanto para hombres como para mujeres, si para ellos la bolsa es una vergüenza, para nosotras es infinitamente menor.

"Ganaba más de camarera que en el boxeo"

Tres años como amateur y dejas tu trabajo como camarera para dedicarte profesionalmente al boxeo. ¿Dio vértigo dar ese paso en su día?

Daba un poco de vértigo y es una cosa que tienes que meditar mucho. Los miembros de mi equipo me hicieron la propuesta de subir a profesional, donde es todo ya mucho más serio, conlleva más horas de esfuerzo. Hice un par de peleas y mi manager me dijo que había encontrado un patrocinador que me daba un poquito al mes, ‘¿Te vale para vivir y te dedicas al boxeo?’ Y le dije que por supuesto. Yo ganaba más en la hostelería que ahora en el boxeo, pero la felicidad que tengo ahora haciendo lo que deseo vale la pena.

Mujer, joven, en un deporte de hombres, luchadora y campeona. Es inevitable convertirse en ejemplo o referente, ¿te sientes cómoda en ese papel?

Yo estoy muy orgullosa de ser mujer y de conseguir unos logros que ninguna haya conseguido hasta ahora y espero abrir camino a muchas y muchísimas más. La huella que quiero dejar es la idea de que si realmente quieres, puedes. Quiero abrir un camino en este deporte, que en España está tan poco valorado, y transmitirá la idea de que puedes ser campeona del mundo, inténtalo y lo verás.

¿Y ahora qué?

En lo personal, unas vacaciones, que nos lo merecemos todo el equipo. Deportivamente, la intención que tenemos es unificar. Yo soy campeona del mundo de este organismo (IBF), pero hay cuatro absolutos, cuatro grandes. Yo quiero ser campeona el mundo de, por lo menos, varios a la vez, al menos de otro más. La intención es lo que se llama unificar coronas.

“José Ramón de la Morena me dio una oportunidad antes de ser campeona del Mundo”

Estos días, ‘googlear’ el nombre de Joana Pastrana era encontrarse con la entrevista que le hizo el periodista deportivo José Ramón de la Morena. En concreto, con dos preguntas, en las que aludía a si tenía o no tenía novio la campeona mundial y a si su contrincante se abalanzaba sobre ella “como si le fuera a quitar el bolso”.

Pastrana reconoce que en la entrevista hay “un par de preguntas desafortunadas o que no venían al caso en ese momento”, pero quiere dar por terminada la polémica, especialmente tratándose de De la Morena.

“Tengo que decir que esa era la tercera vez que iba allí, que antes de ser campeona del Mundo él me dio la oportunidad de poder anunciarme, por así decirlo, en su programa. Que eso no se está teniendo en cuenta y que nosotros sí lo tenemos, porque esto es un deporte minoritario y el caso que nos hacen es el justito, así que, desde dentro de mí, lo que no quiero es ni hacer daño ni criticar ni meterme en esta polémica porque no me interesa, porque no le interesa al deporte, que al fin y al cabo es lo que quiero que salga a relucir de mí”.

Sobre si, desde los medios, se trata de manera distinta a los deportistas y las deportistas en según qué disciplinas, Pastrana asegura que ella quiere que le pregunten “de todo”. “No estoy en contra de que pregunten o no ciertas cosas, sino de que no nos pregunten a los dos lo mismo. Estoy a favor de la igualdad, que nos traten igual y nos den la misma importancia a unos y a otros en todos los deportes. El patinador que sea igual de valorado que la patinadora y la futbolista, igual que el futbolista”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Joana Pastrana: "El boxeo no es un deporte de brutos o agresivos, sino de estrategas e inteligentes"

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    10540 | Rey Campos - 06/07/2018 @ 11:02:20 (GMT+1)
    Profesión dura. Mujer valiente. Un ejemplo. Muchas más entrevistas a mujeres. Gracias.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.