www.madridiario.es
El frontón Beti Jai, construido a finales del siglo XIX, en obras.
Ampliar
El frontón Beti Jai, construido a finales del siglo XIX, en obras. (Foto: Lara Menéndez)

Una segunda oportunidad para el Patrimonio de Madrid

sábado 26 de mayo de 2018, 09:00h
La Asociación en defensa del patrimonio Hispania Nostra retiró de su lista roja de elementos patrimoniales tres monumentos de la Comunidad de Madrid al confirmarse que están fuera de peligro e incluso van a volver a tener un nuevo uso: el Frontón Beti Jai, los Jardines de las Vistillas y el Hospital de San Carlos de Aranjuez.

El patrimonio de la Comunidad de Madrid está de enhorabuena. El pasado viernes 18 de mayo, tres monumentos madrileños –el Frontón Beti Jai, los Jardines de las Vistillas y el Hospital de San Carlos de Aranjuez– salieron de la lista roja de la Asociación Hispania Nostra para moverse a su lista verde tras desaparecer las amenazas que podrían provocar su destrucción.

Desde noviembre de 2007, esta asociación en defensa del patrimonio cultural y natural de España confecciona su lista roja en la que diferentes monumentos, edificios y espacios en riesgo, divididos en cinco tipos –civil, militar, natural, religioso y arqueológico–, son añadidos a la espera de que las diferentes administraciones o empresas que de ellos se hacen cargo decidan rehabilitarlos o protegerlos.

Para llegar a eso, Hispania Nostra envía al lugar en cuestión a un comité científico que evalúa el monumento y a partir de ahí, la ficha con toda la información acerca su historia, estado actual y ‘peligros’ a los que se enfrenta, se incorpora a esta lista roja.

Según las cifras aportadas por la asociación, un total de 738 elementos patrimoniales han pasado en algún momento por esta clasificación y 99 fichas han terminado retirándose. ¿Las únicas salidas que existen?: la lista verde y la lista negra.

Por suerte, ningún monumento de la Comunidad de Madrid aparece en la última lista mencionada, donde van a parar aquellos proyectos de rehabilitación que acabaron desapareciendo.

Sin embargo, solo ocho han pasado de la lista roja a la verde, quedando amenazados todavía lugares como la Casa-Palacio del Canto del Pico en Torrelodones, el Castillo de Aulencia en Villanueva de la Cañada, el Real Canal del Manzanares o la Sala Montano en Madrid, añadida el pasado 14 de mayo, entre otros.

Beti Jai: de frontón a taller de coches hasta su total abandono

Frontón Beti Jai [FOTO: Lara Menéndez]

El paso del tiempo ha sido muy desagradecido con el Frontón Beti Jai, llegando a derrumbarse partes de la estructura por el descuido al que se ha visto sometido. Denominado ‘Siempre fiesta’ en euskera y construido por el arquitecto Joaquín de Rucoba, el Beti Jai se inauguró en Madrid en 1894 con la intención de convertirse en el lugar de peregrinaje de todos los vascos que vivían en la capital.

De estructura férrea, es el único ejemplar de edificio deportivo del siglo XIX que queda en Madrid, una muestra de la arquitectura del hierro mezclada con el arte neomudéjar. De planta semielíptica, acogió durante 25 años hasta su cierre en 1919 numerosos partidos de pelota vasca en sus gradas, donde cabían un total de 4.000 personas.

Durante la Guerra Civil, su uso deportivo pasó al militar, convirtiéndose en comisaría de policía y cárcel. Fue también espacio de ensayo para la banda de cornetas de la falange y en los años 60 se reinventó en forma de taller de automóviles, siendo abandonado definitivamente en 1989.

La preocupante situación en la que se encontraba hizo que ingresase en la lista roja de Hispania Nostra el 17 de febrero de 2009, año en el que el COAM se sumó a las reivindicaciones de la Plataforma Salvemos el Frontón Beti-Jai pidiendo un concurso de ideas para su restauración. No fue hasta el 9 de diciembre de 2015 –tras ser denominado BIC en 2011– cuando el consistorio madrileño comenzó de urgencia los trabajos de rehabilitación ante su inminente dejadez.

En mayo de 2017 se terminaba la primera fase de estos trabajos, pero no ha sido hasta un año después cuando se ha visto que existe una voluntad verdadera de devolver la vida a este espacio a través de un concurso de ideas que desvelará el futuro del Beti Jai a partir de otoño.

“Después de tres años y muchas horas de estudio y de trabajo han conseguido que el Beti Jai recupere el brillo que le otorgó su creador el arquitecto Joaquín de Rucoba y Octavio de Toledo. Se ha recuperado la fachada, se han reforzado los cimientos y cada una de las plantas de las gradas y por último la cubierta ha sido reconstruida”, anunciaban desde Hispania Nostra tras mover el frontón a la lista verde.

Un ‘Mini Vaticano’ en vez de los Jardines de las Vistillas

Jardines de las Vistillas [FOTO: Archivo MDO]

Con la Iglesia toparon los Jardines de las Vistillas, y es que la batalla entre vecinos, Arzobispado, Ayuntamiento y Comunidad se alargó durante los años llegando a intervenir el Tribunal Superior de Justicia.

El motivo de esta lucha fue el proyecto de construcción de una ‘Casa de la Iglesia’ –denominada por los vecinos ‘Mini Vaticano’– que contemplaba un edificio de cuatro plantas para oficinas, un aparcamiento de 200 plazas, residencia de sacerdotes y una biblioteca de 6.000 metros cuadrados.

Además, el Ayuntamiento de Madrid se llevaría una parte destinada a albergar un polideportivo, una escuela infantil, un centro para mayores y un hogar para indigentes. En total, 15.000 metros cuadrados de zonas verdes estaban amenazados por el ‘Mini Vaticano’ madrileño.

Los Jardines de las Vistillas forman parte del Conjunto Histórico Recinto de la Villa de Madrid como una de las piezas clave del patrimonio de la capital. Este enclave, vestigio del jardín renacentista mantenido por los Duques de Osuna desde el siglo XVIII, resulta un pequeño oasis en medio de una jungla de hormigón, por lo que el plan del Arzobispado hizo saltar las alarmas de asociaciones de vecinos y protectoras de patrimonio.

El 25 de junio de 2010, un año y cuatro meses después de ingresar en la lista roja, el TSJM declaró ilegal el proceso que las diferentes instituciones pretendían llevar a cabo en el parque de La Cornisa por no respetar la legislación de patrimonio histórico de esta zona protegida.

Aun así, los promotores del ‘Mini Vaticano’ no se dieron por vencidos y recurrieron la sentencia ante el Tribunal Supremo hasta que en 2013, el órgano desestimó los recursos de casación y liberó Las Vistillas del acecho de la construcción y del peso de la lista roja.

Cimientos destrozados que en antaño salvaron vidas

Hospital de San Carlos de Aranjuez [FOTO: Google Street View]

Dentro del Real Sitio y Villa de Aranjuez, con sus palacios y jardines, existe un edificio que clama desde hace años ser atendido: el Hospital de San Carlos. Construido por orden del monarca Carlos III en 1776, se destinó a la atención de empleados reales y demás residentes del Real Sitio de Aranjuez.

Entre su sencilla fachada de ladrillo destaca un portón blanco flanqueado por un arco de medio punto que dio la bienvenida a los enfermos y heridos que allí acudieron durante siglos hasta que en el periodo de posguerra, como una gran parte de los edificios civiles del país, se convirtió en prisión. Más tarde, volvió a ocupar su función como hospital y asilo de ancianos a cargo de las Hermanas de San Vicente de Paúl y en 1990 pasó a ser propiedad del Ayuntamiento de Aranjuez, momento en el que su decadencia comenzó a hacerse patente.

Varios proyectos de rehabilitación se propusieron para devolver la vida a este inmueble –un Parador, un Hotel de lujo o un centro de artes plásticas–, pero ninguno de ellos prosperó. Fue el 26 de marzo de 2015 cuando fue añadido a la lista roja de patrimonio ante el estado que presentaba, con el foco puesto en el deterioro del tejado y la maleza que crece en su patio interior.

Pero el rayo de esperanza llegó el 2 de febrero de 2017 con la firma de la licencia de obra por parte del primer teniente alcalde y concejal de urbanismo del municipio, David Estrada, para rehabilitar el hospital y convertirlo en Centro Universitario adscrito a la Universidad Rey Juan Carlos.

El proyecto, que cumple con la ordenanza del Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento de Aranjuez, otorga pleno poder sobre el edificio a la URJC durante los próximos 75 años. Para las obras, la institución educativa invertirá siete millones de euros en restaurar un total de 5.000 metros cuadrados que conformarán las distintas plantas del centro.

Con esta última buena noticia, Hispania Nostra envía el hospital a su lista verde, consolidando así una nueva victoria contra la destrucción y el abandono en la Comunidad de Madrid.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.