www.madridiario.es
La Ermita de Orcález, en estado de abandono
La Ermita de Orcález, en estado de abandono (Foto: Asociación Hispania Nostra)

La región continúa perdiendo patrimonio: la ermita de Orcález, en Santorcaz, entra en la Lista Roja de Hispania Nostra

La ermita de Orcález, en estado de abandono

Por Alba Cabañero Aina
sábado 24 de julio de 2021, 08:50h

Desde el pasado 13 de julio, la Comunidad de Madrid cuenta con un elemento histórico y patrimonial más dentro de la Lista Roja de la Asociación Hispania Nostra.

Se trata de la ermita de Orcález, sita en el municipio de Santorcaz, uno de los “escasos” vestigios góticos que quedan en Madrid, destacan desde Hispania Nostra.

La ermita se construyó en torno al año 1300 por orden de Gonzalo de Palomeque, titular de la sede episcopal toledana, y fue consagrada a una de las vírgenes denominadas ‘negras’. Su localización entre el Cerro de las Horcas y el Arroyo de Anchuelo hicieron de este enclave un sitio muy especial.

Tan especial que estuvo envuelto en leyendas. Los diferentes nombres que tuvo –Orcález, Ocalles, Horcales, Ortález u Hortales– se relacionan por un lado con la fabricación de tinajas y vasijas (su nombre sería literalmente ‘lugar de orzas’), y por otro con las huertas, hortaleza y también fortaleza. Su importancia queda reflejada en documentos de la época como las ‘Relaciones de Felipe II’ y las ‘Relaciones de Lorenzana’.

Su pequeño ábside semicircular contaba con un tramo recto que hacía las funciones de anteábside y se encontraba cubierto por una techumbre de madera. A los pies se encontraba el coro, y, adosado a la fachada, un 'jardín' con diferente vegetación que aportaba color al lugar.

En sus paredes se pueden observar varias etapas constructivas con restos mudéjares en la parte inferior del ábside, aunque el estilo que predomina es el gótico.

El incendio que arrasó su futuro

Fue en 2004 cuando un incendio se llevó por delante lo poco que quedaba en pie de esta ermita. El fuego se propagó por el contorno de la edificación y llegó hasta su interior. Arrasó con la vegetación silvestre del atrio, destruyó una puerta y quemó algunas de las vigas que sujetaban la base del coro.

“El coro era precioso, y desde abajo escuchábamos embelesadas tocar arriba el armonium en los oficios religiosos”, explicaba María Anchuelo, nacida en Santorcaz, al diario El País dos días después del fatal incendio.

"Hace unos 40 años, la ermita dejó de utilizarse para el culto, salvo alguna novena, pero existe aquí una hermandad que venera a su Virgen, de la que forman parte unas trescientas personas", comentaba la mujer.

"La ermita guardaba una imagen que resultó quemada durante la Guerra Civil, así como un cuadro del Greco. Casi todo lo que decoraba su techo puede verlo años después en el Palacio de Laredo, de Alcalá de Henares", agregó la vecina de 86 años.

Fue tras este incidente que la ermita quedó abandonada a su suerte a pesar de que estaba en proceso de reconstrucción por parte de la Comunidad de Madrid. La Ermita se encontraba cerrada con vallas metálicas protectoras y se estaban realizando labores arqueológicas.

El peligro de hundimiento y el olvido han hecho que la Asociación Hispania Nostra la añada a su Lista Roja de Patrimonio, reclamando así a propietarios y Administraciones que actúen para evitar que esta joya desaparezca.

Rosa Martínez, miembro del comité científico de la Lista Roja, explica a Madridiario que desde Hispania Nostra conocieron el caso de la ermita mediante una denuncia de una persona física, interesada por el patrimonio.

A pesar de que la titularidad del lugar es privada -Diócesis de Alcalá de Henares-, la asociación se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Santorcaz para encontrar una solución a este problema. Martínez apunta que las principales actuaciones que habría que llevar a cabo sería el techado del edificio, su limpieza y salvar las arcadas, actuaciones que darían a la Ermita de Orcález el billete a la Lista Verde donde se encuentran todos los edificios, monumentos y lugares que han sido rehabilitados.

Desde la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid indican a Madridiario que el deber de conservar el inmueble corresponde a la Diócesis, a la que contactarán desde el Gobierno regional para informar de la situación de la ermita y acordar las medidas a tomar para su rehabilitación.

"Para financiar actuaciones en patrimonio histórico religioso, la Comunidad de Madrid concede cada año una subvención nominativa a la Iglesia", agregan, apostillando sobre las obras que realizaron antes del incendio que "desde la Comunidad de Madrid, en general, no se realizan inversiones directas en bienes inmuebles de titularidad privada".



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios