www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Portada del libro 'Carmen', de Nieves Herrero
Portada del libro 'Carmen', de Nieves Herrero

Una boda para salir de la dictadura: se casa Carmen Franco

lunes 09 de abril de 2018, 16:52h

Alrededor de 800 invitados se daban cita el 10 de abril de 1950 en el Palacio del Pardo. Carmen Franco volaba hacia la libertad que se le había negado por ser hija del caudillo. Atrás quedaban los escoltas y una vida solitaria. Por delante, una vida al lado de un reconocido médico con fama de conquistador. Pronto adoptaría un 'ver, oír y callar' del que no se despojaría hasta la viudez, cuando, al fin, pudo dar rienda suelta a su verdadero yo.

Criada entre algodones y sometida a vigilancia desde la niñez. El Palacio del Pardo no fue la casa de Carmen Franco, sino una cárcel. Una niña en un mundo de adultos a la que no se le permitió entablar amistades pues nunca pisó una aula escolar. Varias institutrices francesas se encargaron no solo de su educación, sino de moldear su carácter.

Cristóbal Martínez-Bordiu pareció a Carmencita un soplo de aire fresco. En este joven cirujano, marqués de Vilaverde, vio una vía de escape a su encierro. Dos años y medio después de que la pareja comenzar el noviazgo la aristocracia española desempolvó sus mejores trajes y mantillas para asistir a una boda en la que se contaban más de 800 invitados que llenaron la capilla del Pardo. Ni en la ceremonia pudo Nenuca -su apelativo familiar- salir de las cuatro paredes que la vieron crecer.

Enfundada en un diseño de Balenciaga daba un 'sí quiero' con el que dejó de ser 'hija de' para convertirse en 'mujer de', como confesaría años después a la periodista Nieves Herrero, autora de su única biografía autorizada. La luna de miel, tan atípica como el futuro que se presentaba por delante. Tras pasar unos días en Tenerife, su viaje de novios continuaba en Valencia, donde iniciarían una travesía en yate hasta Roma. Cual sería su sorpresa al encontrarse con la madre de ella, Carmen Polo, en el puerto valenciano maleta en mano y dispuesta a unirse a las vacaciones.

A pesar de verse como una maniobra para huir de su jaula, Carmen se casó enamorada y tuvo siete hijos en 13 años. Sin embargo, la libertad que anhelaba no llegó con el matrimonio. Las infidelidades de su marido se sucedieron, pero no pronunció nunca una mala palabra contra él. Cumplió la promesa que realizó frente al altar y permaneció al lado de Cristóbal hasta que la muerte los separó en 1998. Ya viuda comenzó una nueva etapa en su vida en la que, al fin, pudo dedicarse a su verdadera pasión sin ataduras: viajar. Su vida se apagó el 29 de diciembre de 2017 tras una lucha contra el cáncer que no quiso librar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios