www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Placa conmemorativa del asesinato de Francisco Tomás y Valiente por la banda terrorista ETA en 1996.
Ampliar
Placa conmemorativa del asesinato de Francisco Tomás y Valiente por la banda terrorista ETA en 1996. (Foto: Juan Luis Jaen)

Tres disparos a bocajarro contra la democracia

miércoles 14 de febrero de 2018, 07:46h
El 14 de febrero de 1996, Francisco Tomás y Valiente, expresidente del Tribunal Constitucional y catedrático de Historia del Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid, moría a causa de tres disparos ejecutados por la banda terrorista ETA mientras hablaba con un compañero por teléfono en su despacho de la facultad.

El 14 de febrero de 1996, la banda terrorista ETA asesinaba al expresidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente en su despacho de la Universidad Autónoma de Madrid.

El catedrático de Historia del Derecho se encontraba hablando con su compañero Elías Díaz por teléfono cuando de repente un hombre irrumpió en el habitáculo. Tres disparos a bocajarro después, el asesino huía del edificio arma en mano.

Francisco Tomás y Valiente, que pertenecía al Consejo de Estado en aquel momento, carecía de escolta y había ido a la facultad ese día para examinar a sus alumnos de primer curso. En torno a las 10.40 de la mañana, el profesor aprovechó para llamar a su colega, cuyo despacho estaba apenas a 15 metros de distancia, para charlar antes del examen.

Tres disparos

A las 10.48, y tras apenas tres frases cruzadas con Francisco, Elías escuchaba tres fuertes sonidos similares a un petardo a través de su auricular. El diario El País publicó que en ese momento un profesor gritó "¡Han matado a Tomás!", lo que hizo que Díaz y otros profesores corrieran al despacho de Tomás y Valiente.

El verdugo: Jon Bienzobas Arretxe, alias “Karaka”, de 25 años. Se hizo pasar como un alumno más para entrar en el edificio y, tras tirotear a Tomás y Valiente, huyó arma en mano por un ascensor para subirse a un coche que le estaba esperando. El vehículo, robado y con matrícula falsa, explotaría 90 minutos después en un descampado en Fuencarral dejando dos heridos leves.

Los compañeros de Francisco Tomás y Valiente, en un intento por salvarle, llevaron el cuerpo desde la cuarta planta, donde se produjo el atentado, hasta la puerta principal de la facultad, pero ya era demasiado tarde. Un reguero de sangre cubrió la facultad aquel día.

El fin de la indiferencia

Francisco Tomás y Valiente fue la segunda víctima de la banda terrorista ETA en 1996, ocho días antes, 6 de febrero, había asesinado al socialista Fernando Múgica. Más murieron asesinados Ramón Doral, un ertzaina, el sargento Miguel Angel Ayllón y el empresario Isidro Usabiaga. Además, la banda mantenía secuestrados a otro empresario, José María Aldaya, y desde el 17 de enero a José Antonio Ortega Lara.

La muerte de Francisco Tomás y Valiente tuvo grandes repercusiones mediáticas, políticas y sociales. Un día después del atentado, estudiantes y profesores de la Autónoma se echaron a la calle con sus manos teñidas de blando para alzarlas unidos bajo un mismo icono.

Cinco días después se repitió este gesto en una manifestación histórica, la más grande desde la que condenó el golpe de Estado del 23 de febrero en 1981.

El Karaka

Jon Benzobas fue detenido en Francia en 1999, y tras trece años en prisión, fue entregado el pasado 5 de enero de 2018 a España para que cumpliera sus cuatro condenas por su participación en varios asesinatos, un total de 226 años.

Además del asesinato de Tomás y Valiente, se le sentenció también por el asesinato en 1990 de Rafael San Sebastián Flechoso, por la tenencia de explosivos y depósito de armas de guerra cuando militaban en el comando Madrid, y por un atentado frustrado con un coche bomba contra un minibus del Ejército del Aire en 1994.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.