www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

San Francisco el Grande.
Ampliar
San Francisco el Grande. (Foto: Juan Luis Jaén)

Hace más de 200 años que concluyeron las obras de San Francisco el Grande

jueves 31 de agosto de 2017, 07:57h
El 31 de agosto de 1760 la orden de los Franciscanos comenzó a levantar la basílica de San Francisco el Grande. Este edificio, con más de 200 años de historia conserva en su interior grandes murales de gran valor pictórico y la tercera mayor cúpula de toda la cristiandad.
Situada en el entorno de la Latina, esta basílica preside la plaza de San Francisco. Forma parte del convento franciscano de Jesús y María, fundado a principios de siglo XVI sobre una desaparecida ermita dedicada a Santa María.

Desde el siglo XIII al siglo XV, la orden de los Franciscanos, fue la única en tener un convento dentro del recinto de la ciudad. La historia otorga al mismísimo Francisco de Asís la fundación de un convento-ermita durante su peregrinación a Santiago de Compostela en 1217.

Más de 20 años de construcción

La construcción del nuevo templo no llegaría hasta 1760, cuando los franciscanos derribaron la primitiva edificación para construir un templo más grande. Los primeros planos de la Basílica fueron realizados por Ventura Rodríguez que diseñó un templo en cruz latina. Esto no gustó a los promotores del proyecto y encargaron al fraile Francisco Cabezas, arquitecto valenciano, un nuevo proyecto a la altura de la orden. Cabezas concibió un amplio espacio circular para el espacio interior, cubierta por una grandiosa cúpula.

Ventura Rodríguez se enfrentó siempre al trabajo de Cabezas, al que acusaba de ignorancia total en temas de construcción. El arquitecto valenciano no pudo soportar las tensiones y dificultades de la obra, por lo que abandonó el proyecto en 1768. Las obras fueron encargadas a Antonio Pló, que concluyó la cúpula en 1770. La cúpula construida tiene un diámetro de 33 metros, lo que la convierte en la tercera más grande de toda la cristiandad.

En 1776, la comunidad de frailes solicitó al rey Carlos III, que incorporara al proyecto al arquitecto real, Francisco Sabatini. La fachada principal de estilo clásico y de las dos torres que la coronan son los elementos que llevan su firma. El edificio fue terminado en 1784.

Distintos usos a lo largo de la historia

Durante la ocupación francesa, José I quiso destinar el templo a Salón de Cortes, a partir de un proyecto del arquitecto Silvestre Pérez. Finalmente fue convertido en hospital según decreto del 3 de marzo de 1812.

En el año 1836, durante la desamortización de Mendizábal, el edificio quedó en manos del Estado Español, que contempló la posibilidad de convertirlo en Panteón Nacional. Esta idea no se llevaría a cabo hasta el año 1869. Durante los cinco años siguientes albergó los restos mortales de personalidades como Calderón de la Barca, Garcilaso de la Vega, Francisco de Quevedo, Ventura Rodríguez o Gonzalo Fernández de Córdoba.

En 1879, Antonio Cánovas del Castillo impulsó una profunda restauración financiada por el Ministerio del Estado. La rehabilitación fue aprovechada para decorar el interior con pinturas murales, obras de talla y ornamentación.

En 1926, el rey Alfonso XIII devolvió el templo a los franciscanos. En 1962, fue declarado basílica menos por el papa Juan XXIII. A lo largo del siglo XX se fueron sucediendo reformas y rehabilitaciones, permaneciendo cerrado durante décadas. En noviembre de 2001, la iglesia volvió a abrirse al público y en el 2006, se procedió a la recuperación de las pinturas murales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.