www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Catedral de la Almudena. (Archivo)
Ampliar
Catedral de la Almudena. (Archivo) (Foto: Juan Luis Jaén)

La Catedral de la Almudena: un templo eterno y real

viernes 25 de agosto de 2017, 19:34h

El 27 de agosto de 1880 se aprobó el proyecto para construir la Iglesia de Nuestra Señora de la Almudena, uno de los emblemas de Madrid.

No es ni la más alta -sus 73 metros de altura quedan lejos de los 79 de la Catedral de Burgos o de los casi 100 de la de Sevilla-, ni la más bonita. Su nombre no se debe a ningún extraño misterio y su tamaño no va acorde con los demás elementos que la acompañan -la diferencia con el Palacio Real es amplia-. Tampoco es fiel a ningún estilo concreto y su construcción se demoró -casi- eternamente, pero la Catedral de la Almudena es especial.

Su orientación es norte-sur, aunque todos los templos cristianos sigan el eje este-oeste. También es la única catedral de España que ha sido consagrada por un Papa y que ha 'visto' casarse a una pareja de reyes. Además, ha logrado sobrevivir a una guerra civil.

Su construcción empezó a gestarse a finales del siglo XIX. El 27 de agosto de 1880 se aprobó el decreto de su construcción y tres años más tarde el Rey Alfonso XII colocó la primera piedra. En un principio, a Francisco de Cubas se le encomendó la construcción de una iglesia pero, cuando el Papa León XIII erigió Madrid en diócesis, los planes cambiaron y decidieron construir una catedral. El Marqués de Cubas reformó entonces su idea inicial y pensó en construir un proyecto grandioso de estilo neogótico con planta de cruz latina y capillas laterales.

La cripta se finalizó treinta años después pero el resto de obras iban muy lentas. Tras la Guerra Civil y después de pasar por las manos de tres arquitectos diferentes, en 1944, el director general de Bellas Artes, Marqués de Lozoya, promovió un concurso para dar a la Catedral una nueva solución arquitectónica.

Fernando Chueca Goitia y Carlos Sidro, ganadores del mismo, introdujeron una rebaja de la altura del edificio con el fin de que resultara más armonioso respecto al Palacio Real. Las obras se fueron realizando poco a poco hasta 1950, cuando el proyecto se paró en seco.

Casi 35 años después, las tareas de construcción volvieron a producirse debido al especial interés del Cardenal Suquía, que decidió formar un patronato en el que figuraban el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad, Caja Madrid, la Cámara de Comercio, la Asociación de la Prensa y varias personas significativas en la vida de la ciudad.

Gracias a esta corporación, la Catedral pudo estar lista para la visita del Papa Juan Pablo II, quien la consagró en 1993. Aun así, el templo no quedó finalizado hasta 1999, más de cien años después de la orden de construirla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.