www.madridiario.es
Uso de desinfectante para combatir el coronavirus causa muerte de la vida silvestre

Uso de desinfectante para combatir el coronavirus causa muerte de la vida silvestre

viernes 14 de agosto de 2020, 09:37h

Al menos 135 animales fueron envenenados en Chongqing, China. Los científicos están preocupados por estas cifras. Estos datos son una evidencia de que las ciudades deben regular la fumigación en áreas públicas. El uso desmedido de desinfectante para combatir el coronavirus es perjudicial.

Tratar de mantener viva la población humana y animal, y luchar por tener un futuro sostenible durante la pandemia no es tarea fácil, pero a veces no se miden las acciones que muchos creen que están haciendo correctamente.

Los funcionarios de la salud pública durante los primeros días de la pandemia del COVID-19 pensaron que una de las maneras más eficientes de combatir o evitar la propagación del virus era desinfectando aquellas superficies que tenían mayor contacto.

Este pensamiento llevó a países como Francia, España, Corea del Sur y especialmente China a rociar en áreas urbanas densamente habitadas grandes cantidades de desinfectante. Estos esfuerzos utilizaban desde flotas de camiones, drones e incluso robots. Desde las calles, parques, lugares de recreo y otros espacios públicos al aire libre fueron rociados con productos químicos que acababan con el virus.

Por ejemplo, en Indonesia, los drones mojaban completamente las viviendas con desinfectante desde arriba. Y en un pueblo español, los tractores arrojaron en una playa pública galones de lejía, alegando que hacer eso era más seguro para la salida de los niños tras semanas de confinamiento.

Esta actividad fue denunciada por asociaciones ecologistas como un delito medio ambiental, ya que, entre las huellas de los tractores encontraron un nido de una especie que estaba en plena época de cría.

Esta práctica ha sido denunciada por los expertos en enfermedades infeccionas incluyendo la OMS (Organización Mundial para la Salud). Además de ser ineficaz, es un peligro potencial para la salud de las personas, sobre todo porque irrita las vías respiratorias si se inhalan los productos químicos.

La OMS advirtió que la combinación de desinfectante como lejía y amoníaco, podrían liberar gases que son potencialmente fatales.

El uso indiscriminado de los desinfectantes para combatir el coronavirus representa un peligro significativo para la vida silvestre

Por esa razón, los biólogos se han unido afirmando que esas sustancias en entornos urbanos son un riesgo para los animales silvestre.

En enero de 2020, China, inició el proceso de desinfección de sus ciudades, y tan rápido como lo hizo, se empezaron a mostrar informes relacionas al envenenamiento de animales.

Según la agencia de noticias china Xinhua, una investigación realizada en el mes de febrero por la Oficina Forestal de Chongqing en Chongqing (Ciudad en el suroeste de China) encontró que al menos 135 animales correspondientes a 17 especies habían muerto luego de haberse expuesto a los desinfectantes. Entre las especies fallecidas se encontraban: jabalíes, comadrejas siberianas y mirlos.

El profesor de ecología en la Universidad Normal de Hebei y coautor del análisis de investigación ambiental, Dongming Li, expresó "Los ingredientes que contienen los desinfectantes como el cloro, lejía e hipoclorito de sodio, son sumamente tóxicos para los animales terrestres y acuáticos".

A pesar de no haber examinado personalmente los animales muertos para confirmar en su totalidad qué los había matado; Li cree que la muerte de los animales es una evidencia suficiente y preocupante.

Por eso, ahora se pide a los líderes mundiales que regulen la dispersión de los desinfectantes en áreas urbanas. Ya que alega que estas actividades se están realizando sin la participación de la comunidad científica.

La exposición puede provocar la muerte

Los desinfectantes químicos destruyen las paredes celulares y dañan las proteínas por el proceso de oxidación, por eso matan bacterias, virus y otros microorganismos. Sin embargo, si son inhaladas por animales o personas, pueden corroer o irritar el tracto respiratorio (membranas mucosas) y el sistema digestivo.

Aunque no se han realizado investigaciones de este tipo fuera de China, lo que pone en duda que la dispersión al aire libre de desinfectante para combatir el coronavirus sea la causa total de las muertes de los animales silvestres; no es muy difícil adivinar.

Christopher J. Schell, profesor de ecología urbana en la Universidad de Washington, en Tacoma, dice: “Si pones sustancias tóxicas en un sistema, estas viajarán a través de la red alimentaria” "Es la ecología 101".

La muerte de estas especies de animales son el único ejemplo ampliamente conocido en lo que refleja que los desinfectantes dañan la vida silvestre.

Sin embargo, en Brickell Key, una isla artificial frente a Miami Florida, se informó que varios residentes locales y sus mascotas (perros) enfermaron luego de haberse realizado un programa de saneamiento al aire libre por parte de Brickell Key Master Association.

Esto se dio luego que varios trabajadores que llevaban puesto trajes de materiales peligrosos rociaran desinfectante diariamente por los parques de la isla, bancos, pasarelas, entre otros.

Según un informe publicado del Local 10 (medio de comunicación en Pembroke Park, Florida), luego de haber transcurrido una semana de haberse puesto en marcha el programa de saneamiento, algunos residentes comenzaron a experimentar fuertes dolores de cabeza y al menos dos perros sufrieron de ataques de vómito. Y aunque varios medios de información escribieron para dar veracidad de lo ocurrido la Asociación no dio respuesta alguna.

La OMS aconsejó evitar el uso al aire libre de desinfectantes para combatir el coronavirus

Ya sabemos que las personas pueden contraer el virus con solo respirar gotitas en el aire de una persona infectada, y aunque limpiar las superficies puede ayudar a reducir la propagación del COVID-19, la Organización Mundial de la Salud, en el mes de mayo, aconsejo evitar rociar dichos químicos por las calles y aceras ya que no se consideraban rutas de infección por coronavirus. A pesar de no haber mencionado el daño a la vida silvestre, acotó que esos productos pueden ser nocivos para la salud de las personas.

En vez de rociar indiscriminadamente grandes volúmenes de desinfectante para combatir el coronavirus en áreas ricas en biodiversidad como parques urbanos, humedales y espacios verdes; sería mejor suspender las actividades humanas en esos lugares, existen otras maneras de ayudar a el planeta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios