www.madridiario.es
Refugiados, a las puertas del Samur Social.
Ampliar
Refugiados, a las puertas del Samur Social. (Foto: Chema Barroso)

El último refugio ante el colapso del Samur Social

sábado 07 de diciembre de 2019, 09:05h

“Llegamos aquí a las 14:00 horas de la tarde y nos atendieron hace cosa de 15 minutos”, afirma José Pérez, solicitante de asilo venezolano, a las puertas de la sede del Samur Social a las 20:00 horas de la tarde. Llegó dos días antes a Barcelona junto a su mujer y sus dos hijos, de seis y nueve años. El más pequeño es asmático y, aunque pudieron traer sus medicamentos a España, el frío dificulta notablemente su situación. Tras personarse en una comisaría de la ciudad condal, afirma que se le recomendó viajar a Madrid para solicitar asilo ante la falta de recursos con los que contaban allí, de manera que se desplazó a la capital en la mayor brevedad posible.

"Mira, vete al aeropuerto, que es lo más seguro para que puedas pasar la noche"

Casi sin dinero sobrante tras los gastos del viaje, sin comida ni equipaje, José Pérez permaneció con su familia durante horas en la calle a la espera de encontrar un techo bajo el que pasar la noche. “Una trabajadora social me notificó que no tenían alojamientos. Le comenté que tenía dos niños pequeños, pero me dijeron que no podían hacer nada”, añade. "La respuesta que me dieron fue ‘mira, vete al aeropuerto, que es lo más seguro para que puedas pasar la noche’".

“Me recomendaron que estuviera pendiente del teléfono, que si se desocupaba algo me llamarían. No tengo recursos, no tengo nada. Ni siquiera han podido comer los niños”, relata con la voz quebrada por la emoción a Madridiario. El sistema se encuentra colapsado desde hace meses y esta situación es la que viven diariamente numerosos solicitantes de asilo que llegan cada día a España procedentes de numerosas partes del mundo. Ante la falta de recursos disponibles, la situación es cada vez más crítica y la ayuda llega de forma ocasional desde otros cauces.

“El Ayuntamiento está haciendo dejación de sus funciones"

Ya sean ONG’s, colectivos vecinales o personas individuales, muchos individuos han decidido aportar su grano de arena para evitar que estas personas tengan que pasar la noche en la calle. Se ha conformado una gran red solidaria y uno de los grandes actores en ella se ubica en el madrileño barrio de Entrevías.

“Ahora mismo, el trabajo que hacemos es subsidiario"

El Centro Pastoral San Carlos Borromeo funcionó como parroquia hasta el año 2007. Desde hace tres décadas se encuentra involucrado en la ayuda a las personas en exclusión y, desde hace dos años y medio, a las personas refugiadas y solicitantes de asilo. Alrededor de 25 personas duermen cada día en sus instalaciones y su párroco, Javier Baeza, entiende que están llevando a cabo el trabajo que debería realizarse desde las administraciones públicas. “Ahora mismo, el trabajo que hacemos es subsidiario, porque entendemos que quien tiene que responder en la administración pública no lo está haciendo”, asegura.

Teniendo en cuenta los recursos disponibles en el centro, desde San Carlos Borromeo intentan evitar que los solicitantes de asilo duerman en la calle. Sin embargo, Baeza considera que “el Ayuntamiento está haciendo dejación de sus funciones en cuanto a la atención”.

"Atención deficitaria" en el Samur Social

Aun así, advierte: “La realidad no es blanca ni negra. Es verdad que el sistema es una mierda, pero luego las personas podemos facilitar o dificultar”. Dice esto en referencia a determinados trabajadores del Samur Social que, según manifiesta, ofrecen una “atención muy deficitaria a las personas que acuden a las instalaciones”.

Tal y como argumenta el párroco, determinados trabajadores de este servicio proporcionan información errónea a los refugiados que allí se personan. Por ello, en referencia a las protestas procedentes de este colectivo sobre sus condiciones laborales, sentencia: “Es verdad que no tienen medios, yo estoy de acuerdo, pero también, a lo mejor, lo que habría que plantearse es si las personas que están realizando este trabajo están capacitadas para el mismo”.

"Es verdad que el sistema es una mierda, pero luego las personas podemos facilitar o dificultar"

En conjunto, Baeza considera que aún queda mucho trabajo pendiente para que esta crisis se pueda superar de manera adecuada: “Lo que pedimos al Ayuntamiento es que reconsidere el convenio que tiene con la empresa que tiene subcontratados los servicios. También nos parece que debería haber un protocolo de admisión o de formación para los trabajadores del Samur en mejores condiciones”.

Hasta entonces, el trabajo continúa cada día en el Centro Pastoral San Carlos Borromeo y el párroco destaca que esta situación ha sacado a relucir que “frente a la inacción o mala actuación por parte de los responsables políticos, ha emergido la solidaridad ciudadana”. A pesar de ello, advierte: “Tampoco podemos dejar que solo la ciudadanía responda, porque es responsabilidad pública”

Con la esperanza de recibir una respuesta o apoyo por parte del Ayuntamiento de Madrid y el Gobierno de España, Baeza afirma que envían un correo electrónico cada día con el listado de personas que duermen en sus instalaciones. Sin embargo, lamenta que aún no han recibido ningún tipo de respuesta. “Suponemos que el Ayuntamiento, como el Ministerio, estarán satisfechos de lo que están haciendo”, valora.

La Red Solidaria de Acogida, otra pieza importante

Entretanto, numerosos individuos permanecen colaborando de forma desinteresada con el objetivo común de prestar ayuda a los refugiados que llegan a España. Así se conformó en torno al año 2015 la Red Solidaria de Acogida, una organización pensada en su origen para ofrecer asesoramiento y ayuda a los refugiados sirios que llegaban a España. A raíz del colapso en el Samur Social, hace aproximadamente un año, su trabajo se ha enfocado en mayor medida hacia esta causa.

"La gente llega muy perdida de sus países y el proceso administrativo es arduo"

Está formada por distintos ciudadanos, así como por determinados colectivos sociales que aportan su colaboración. Tal y como afirma Carmen, una de las integrantes de la organización, en 2015 “había una salida masiva de refugiados de Siria y empezaron a llegar a Madrid los que habían entrado por la frontera sur, que luego iban pasando hacia España y pasaban por Madrid hacia otros países de Europa”. Muchos de estos refugiados llegaban a Madrid y no sabían dónde ir, de manera que se organizó una asamblea entre vecinos y “ese fue un poco el detonante de la red”.

Actualmente, este trabajo se repite con los solicitantes de asilo del Samur Social y, entre todos, se ocupan de asesorarles ante los trámites administrativos que deben realizar o les acogen en domicilios y pensiones. “La gente llega muy perdida de sus países y el proceso administrativo es arduo y hay poca gente que se para a explicarles un poco”, relata Carmen, perteneciente a esta organización. Toda esta ayuda, según añade, “hasta conseguir que sean admitidos por la administración que corresponda, siempre con la idea de que lo tienen que hacer las administraciones en sus competencias”.

"El Gobierno es el que tiene que abrir los centros"

Sin embargo, el estado de la acogida de refugiados sigue en un punto complicado y desde el Ayuntamiento de Madrid denuncian que es necesario que el Gobierno central tome cartas en el asunto y actúe dentro de sus competencias. “La acogida a las personas que son solicitantes de refugio es competencia del Gobierno central”, afirman. No obstante, añaden que “hace mucho tiempo que esas personas están acabando en la red de emergencia del Ayuntamiento".

"Eso es lo que ha hecho que se desborde y se sature la red"

A raíz de esto, se ha dado lugar a un colapso porque “la red está preparada principalmente para personas sin hogar, no para solicitantes de refugio. No tenemos los recursos para ello. Eso es lo que ha hecho que se desborde y se sature la red”. Tanto el anterior equipo de gobierno como el actual han llevado a cabo acciones para paliar este problema, como es el aumento de recursos o el adelanto de otros orientados a la campaña del frío. Aun así, no ha sido suficiente.

Fuentes municipales aseguran que se han llevado a cabo reuniones con el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y con el Ministerio de Interior. En ellas, apuntan que el Gobierno central se comprometió a abrir centros de emergencia, aunque debían ser propuestos por el Ayuntamiento de Madrid. Así, se propusieron siete centros, de los cuales fueron aprobados dos (un centro en Cercedilla y un colegio en Moratalaz), mientras que otros dos (una escuela y un pabellón de la Casa de Campo) quedaron pendientes de informes técnicos. “La estimación fue que en los siete centros se podía dar cabida a unas 1.300 personas”, mencionan.

“Nosotros, desde el Ayuntamiento, seguimos trabajando en aportar soluciones. Pero necesitamos el compromiso del Gobierno, que es el que tiene las competencias y es el que tiene que abrir los centros”, apuntan desde el Ayuntamiento de Madrid. Asimismo, destacan que el Gobierno central se comprometió en octubre a crear soluciones a medio y largo plazo, así como se mencionó la acogida de los solicitantes de asilo en otras comunidades autónomas.

A pesar de todo, resaltan: "El Samur Social sigue alojando a muchas familias. En cuanto se queda un hueco y hay que realojar a alguien, se da prioridad siempre a las familias y especialmente a las que tienen menores. En la red, aunque esté saturada, siempre hay salidas y cuando se da una salida, entra una familia”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • El último refugio ante el colapso del Samur Social

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    17117 | RAZORS EDGE - 07/12/2019 @ 23:23:03 (GMT+1)
    A este ritmo, vamos a tener que empezar a votar a partidos aún más radicales que VOX, tipo FAlange o España 2000, Democracia Nacional etc Menudo panorama, que tenemos un 50% de paro juvenil!
    17111 | Juan Carlos - 07/12/2019 @ 16:45:06 (GMT+1)
    No más refugiados en Madrid. Quedaros en vuestros países.
    17110 | Juan Carlos - 07/12/2019 @ 16:43:15 (GMT+1)
    Madrid no es la solución a los problemas de Venezuela y sus ciudadanos, no hay sitio para más refugiados aquí. No vengáis más refugiados.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.