www.madridiario.es
    26 de enero de 2021

red natura 2000

Dicen que la naturaleza acaba imponiéndose. En Ciempozuelos, en el entorno de una de tantas graveras que han cicatrizado el sureste de Madrid, ha terminado por brotar el agua. A base de horadar el suelo para alimentar el boom de la construcción, las máquinas han cruzado el nivel freático y donde antes había arena hoy hay una laguna. Ahora, la multinacional que posee los terrenos está obligada a renaturalizar la zona. Su ambicioso proyecto pasa por convertir ese espacio en un reservorio para aves y flora en peligro. Si nada lo frena, el plan es que las obras terminen pronto, en el mejor momento para que estalle la vida: la primavera.

La Comunidad de Madrid ha destinado un millón de euros a reforestar el monte de Valdemaqueda en unas labores que se prolongarán hasta 2018. Se prevé que se planten más de 16.000 árboles y 200.000 semillas para regenerar el entorno natural afectado por las llamas.
  • 1