www.madridiario.es
    19 de septiembre de 2020

Paco Ureña

SAN ISIDRO

El esperado final del ciclo isidril en la Corrida de la Prensa con los toros de Victorino Martín, que lucieron divisa negra al pisar Las Ventas por primera vez tras la muerte de su mítico creador, no fue en paralelo con la expectación. Ni Don Felipe de Borbón, que por fin acudió a una corrida, se quiso perder un festejo que resultó cárdeno –léase gris- por el poco juego de los bureles a los que sólo un entregadísimo Paco Ureña sacó partido, quedando en voluntariosas las labores de Escribano y De Justo.

Hacer el toreo. Casi 'na'. El toreo 'güeno'. El que aúna verdad, calidad y sentimiento. Algo muy difícil y que pocas veces dusfrutamos los aficionados. Pero de vez en cuando, como cantaba Serrat, "la vida te besa en la boca" y acontece el milagro. Como este martes en Las Ventas con un gran Paco Ureña de oficiante, al que, una vez más, sus fallos con la tizona le cerraron la Puerta Grande, aunque sí echó en su esportón una oreja de las de auténtico peso. Con un encierro desigual, en el que destacó el segundo 'Cuba II', de Puerto de San Lorenzo, completaron la terna López Simón y Fandi, que estuvieron voluntariosos.

San Isidro

Así se viene a Madrid así. Dispuesto a todo, con una pasión u una entrega que raya el heroismo y ahoga los corazones del público, sí. Pero tsmbién con el toreo puro, el toreo eterno con capoye y muleta. Pongamos que se habla/escribe de Paco Ureña, que cortó una oreja a sangre y fuego yvolvió a dejar su tarjeta de visita de que ya es torero de Madrid. Como lo fue en su momento El Cid, hoy desdibujado. Tampoco anduvo fino Jiménez Fortes, auque sus toros no le ayudaron.

SAN ISIDRO 2016

Ya había apuntado la anterior temporada en la cátedra con los mejores naturales del año, y en su primera aparición en el ahora embarradísimo ruedo venteño volvió a festonear la verdad de la Fiesta. Pongamos que se habla/escribe de Paco Ureña, premiado con una oreja que hubieran sido dos de no marrar con el estoque, y ya es, con razón y argumentos, el nuevo ídolo de Madrid. Un pedestal del que se va cayendo Iván Fandiño y que nunca alcanzará el tosco Manuel Escribano.
  • 1