www.madridiario.es
    22 de septiembre de 2021

Elecciones catalanas

> El CNI habría bloqueado, al menos, dos intentos de ciberataques

Los servicios de seguridad del Estado habrían bloqueado, al menos, dos intentos de ciberataques al sistema que centralizará el recuento provisional de los votos en las elecciones de Cataluña. Por su parte, Anonymous habría celebrado en Twitter un supuesto ciberataque contra Indra, la auditora de los datos electorales.

ELECCIONES CATALANAS

Ciudadanos ha logrado una victoria histórica en Cataluña al quedar en primer lugar en votos y en escaños, aunque el bloque independentista, con ERC, JxCat y CUP, logra superar holgadamente la mayoría absoluta.

Los candidatos en las elecciones Miquel Iceta del PSC, Xavier Domènech de CatECP y Carles Riera de la CUP-Crida Constituent han llamado a participar en los comicios.

ELECCIONES CATALANAS

Un total de 5,5 millones de catalanes están convocados este jueves a las urnas en unas elecciones autonómicas que servirán sobre todo para dirimir si los ciudadanos avalan la aplicación del artículo 155 de la Constitución que ha intervenido el autogobierno catalán y rechazan la independencia, o si dan un nuevo impulso al proceso soberanista. A las 13:00 horas, había votado el 34,69% de los más de los ciudadanos.

ELECCIONES CATALANAS

El panorama político en Cataluña está muy dividido. A falta de la jornada de reflexión, los distintos candidatos cierran este martes la campaña electoral con un intercambio mutuo de vetos y reproches que hacen temer que tras la jornada del 21-D sólo pueda salir una repetición de elecciones.

El ex president cesado de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha postulado para las elecciones de Cataluña del 21-D en una entrevista concedida a la televisión belga RTBF. "Estoy dispuesto a ser candidato incluso desde el extranjero", sostuvo.

CRISIS CATALANA

Locura total:después de convocar, retrasar y cancelar su comparecencia en la mañana de este jueves, el president de la Generalitat, Carles Puigdemont ha pronunciado una breve declaración institucional en la que ha descartado adelantar elecciones porque, según ha dicho, con la aplicación del 155 "no se dan garantías para celebrar elecciones con absoluta normalidad". Puigdemont 'ha pasado la pelota' al Parlament, que debe decidir en el Pleno la respuesta a la aplicación del 155. El president se ha pronunciado en este sentido tras la reunión de urgencia con Oriol Junqueras, después de que ERC anunciara su salida del Govern catalán en el caso de que se convocaran elecciones.

CATALUÑA

Aún queda que este sábado se reúna el Consejo de Ministros y se aprueben las medidas concretas que se pedirán para la autonomía catalana, que será intervenida por el Estado por primera vez desde la llegada de la democracia por la reciente crisis independentista. Pero mientras tanto ya sabemos algunas de las condiciones que Mariano Rajoy y Pedro Sánchez han pactado en torno al artículo 155 de la Constitución, como el adelanto electoral a enero de 2018.

El segundo capítulo del espectáculo “Mas” sobre una independencia imposible ha finalizado y poco a poco se van desvaneciendo las consecuencias. Pero no creo que los interesados vayan a dejar que las cosas se olviden así como así. Supongo que estarán pesando en poner otra fecha maldita que vaya creando esa misma tensión, un día y un mes que llene portadas y titulares, una jornada que incremente la ansiedad y que permita artículos y comentarios criticando porque no se admite un diálogo democrático. Una palabra que en boca del independentismo me suena cada vez peor. ¿Democráticos? Claro que a base de poner fechas perderán el efecto de la tensión y entraremos en una situación de normalidad, que es muy parecida a esta pero sin el objetivo de la independencia.

No hubo morbo en este recuento electoral del 27-S porque el escaño número 68 cayó muy pronto del lado independentista, que es el que daba la mayoría absoluta. Y es que Junts Pel Sí y la CUP superaron de sobra esa cifra con 72 escaños, aunque, en todo caso, no han ganado en votos, como se pretendía. Y es que aunque no se quisiera reconocer, todo lo que no fuera una victoria de ambos con más de un 50% de los votos será complicado de defender en el ámbito internacional. Y así ha sido. Ahora comienza otra batalla.