www.madridiario.es

La mano tendida

viernes 02 de octubre de 2015, 09:28h
El segundo capítulo del espectáculo “Mas” sobre una independencia imposible ha finalizado y poco a poco se van desvaneciendo las consecuencias. Pero no creo que los interesados vayan a dejar que las cosas se olviden así como así. Supongo que estarán pesando en poner otra fecha maldita que vaya creando esa misma tensión, un día y un mes que llene portadas y titulares, una jornada que incremente la ansiedad y que permita artículos y comentarios criticando porque no se admite un diálogo democrático. Una palabra que en boca del independentismo me suena cada vez peor. ¿Democráticos? Claro que a base de poner fechas perderán el efecto de la tensión y entraremos en una situación de normalidad, que es muy parecida a esta pero sin el objetivo de la independencia.
Yo, al menos, no recuerdo que Cataluña y el País Vasco hayan dejado de reivindicar y solicitar mejoras en su autonomía, desde1977. Es más, la presión de los nacionalismo sobre el gobierno central, gobernase quien gobernase, empezó al mismo tiempo que la libertad para expresarse. Tanto fue así, que fue preciso crear las preautonomías, previas a la existencia de una constitución que marcase los límites, para silenciar los gritos que llegaban desde Barcelona y Vitoria.

Pues desde entonces, el “run run” no ha dejado de existir. Ahora es Artur Mas, pero no hace mucho, con gobiernos de Rodríguez Zapatero, al que algunos le atribuyen un mejor talante de diálogo, fue Ibarretxe el encargado de generar aquella tensión sobre toda España con la intención de imponer su “Plan” que se denominó popularmente “Plan Ibarretxe” ¿lo recuerdan? Venía a Madrid a entrevistarse con el entonces Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y siempre lo hacía con “la mano tendida”. Lo que nunca dijo es lo que traía oculto en aquella mano tendida. Pues tampoco aquella intención finalizó con ningún tipo de diálogo que sustituyera las ambiciones secesionistas e interesadas.


Volviendo de nuevo la mirada a Cataluña hay que fijarse en todos esos que, desde medios de comunicación o desde sus atalayas, se muestran contrarios a esa independencia salvaje que propone Mas, para inmediatamente culpar a Rajoy de ser poco dialogante. No se detienen en la culpabilidad de un hombre que ha iniciado un camino salvaje hacia la desobediencia de la Ley, sino que implican al Presidente del Gobierno de España por negar el inicio de una negociación sobre algo que prohíbe expresamente la Constitución como es un referéndum o la independencia. ¿Qué pretenden? ¿Que el Presidente del Gobierno se salte la Ley? ¿Qué nadie respete nada?


Qué duda cabe que el diálogo es importante en una democracia. Pero Artur Mas no pretende un diálogo abierto. El President de la Generalitat quiere negociar con el Presidente del Gobierno de España para alcanzar una independencia pactada. Negociar una salida airosa con beneficios regionales.


Es difícil que un Presidente del Gobierno, sea cual sea, acceda a esa pretensión y si alguno lo tuviese en su mente sería conveniente que lo expresase en su programa electoral porque, algo que afectaría tanto al resto de los españoles, deberían autorizarlo con su voto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.