www.madridiario.es
    18 de noviembre de 2019

Dina Bousselham

La formación morada sigue dirigida por una gestora en la Comunidad de Madrid. De momento, la directiva autonómica y la nacional mantienen un contacto permanente sin que ninguna de las dos haya puesto fecha a la celebración de un Consejo Ciudadano para tomar decisiones ante los malos resultados obtenidos por Podemos en las pasadas elecciones del 26 de mayo.

Habla seis idiomas, se licenció -con nota- en Ciencias Políticas y es responsable de Comunicación e Inmigración en Podemos Comunidad de Madrid, pero se la conoce por el polémico robo de su móvil por parte, presuntamente, de las cloacas del Estado para iniciar una campaña de desprestigio contra Pablo Iglesias. Dina Bousselham (Tánger, 1990) lucha ahora por combatir el machismo que cuestionó su trabajo en el Parlamento Europeo al lado del que fue su mentor desde su paso por la Universidad Complutense de Madrid. Con el feminismo en las venas desde que, a los 12 años, se hizo futbolista en su Marruecos natal, defiende la España del 8-M que está evolucionando y aspira a seguir defendiendo los Derechos Humanos en los que aún queda mucho por hacer. Pide "voluntad política" para erradicar también el racismo y la xenofobia, así como las políticas de Extranjería que, once años después de su llegada a España todavía le impiden votar o presentarse a unas elecciones. Desde la parte de atrás del escenario, centra sus esfuerzos en impulsar a Isa Serra hacia la Puerta del Sol o, en el peor de los casos, a la formación de un gobierno de izquierdas que frene a la ultraderecha de Vox. "Sí, se puede", asegura.

Es, a su juicio, uno de los fallos de este sistema "colonial y racista". Si Dina Bousselham, número ocho en la lista que Íñigo Errejón ha presentado a las primarias de Podemos, no recibe la nacionalidad española antes de las próximas elecciones, no será elegible y deberá renunciar. "Es una pelea que hay que dar, para evidenciar los límites de la actual ley de extranjeria", explica.
  • 1