www.madridiario.es
Recta final de las obras en Plaza España
Ampliar
Recta final de las obras en Plaza España (Foto: Chema Barroso)

Plaza de España, la obra 'sin fin', ya tiene fecha de reapertura: 22 de noviembre

Recta final de las obras en Plaza España

Por Fernando Rodríguez
lunes 08 de noviembre de 2021, 00:05h

Tras más de dos años y medio desde el inicio de las obras, la Plaza de España tiene por fin fecha de reapertura: el lunes 22 de noviembre. De esta forma, vecinos y visitantes podrán acceder de nuevo a un espacio recién renovado y que aspira a convertirse en uno de los principales focos de atracción turística en pleno corazón de Madrid.

Tal y como recoge el comunicado emitido por el Ayuntamiento, la recién renovada Plaza España “dará lugar a un entorno verde, sostenible y accesible de más de 70.000 metros cuadrados, que integrará todos los modos de movilidad, pero que priorizará especialmente al peatón como forma de mejorar la calidad ambiental”. En pos de este objetivo se han plantado, además, en torno a un millar de árboles.

La propuesta del Consistorio incluye también un carril ciclista en la Cuesta de San Vicente, dos kioscos, una mediateca en los Jardines de Sabatini, que contarán también con restaurante y un "balcón urbano" entre los árboles, zonas de juego infantiles y de ejercicio para mayores, fuentes de agua potable, difusores de agua, baños públicos subterráneos, bancos y otras estructuras de piedra y madera equipadas con sombrillas y red Wifi.

Coincidiendo con la puesta de largo de Plaza España, también se pondrá en funcionamiento el túnel que atraviesa el eje Bailén-Ferraz, lo que, en palabras del Gobierno municipal, “supondrá una importante mejora en la movilidad de la zona”.

La reforma llevada a cabo en el túnel preexistente, que transcurría entre la calle Mayor y los Jardines de Sabatini, permite sumar otro tramo que llega hasta la calle Ferraz, a la altura de Ventura Rodríguez en su entrada desde el norte y de la calle Luisa Fernanda en su salida desde el sur. El resultado es una nueva infraestructura subterránea de más de un kilómetro de longitud y que dará acceso a la M-30 y a Gran Vía.

A través del soterramiento del tráfico, el paso elevado construido en la década de los 60 del siglo pasado pasa a convertirse en una “gran plataforma peatonal” que actuará como nexo entre puntos emblemáticos de la capital, tales como el Parque del Oeste, los Jardines de Sabatini, el Campo del Moro, Madrid Río y la Casa de Campo.

Salvar la Navidad

Aunque aún restan algunos retoques para poner el punto final definitivo a las obras, el Gobierno municipal ha decidido anticipar la reapertura de Plaza España con un doble objetivo. Por un lado, se trata de “primar la vuelta a una movilidad normalizada en este entorno, así como el fin de las molestias para los vecinos”. Por otro, con el inicio de la temporada navideña a la vuelta de la esquina, se pretende “impulsar el comercio, la restauración y la hostelería de la zona”.

"Plaza España será un foco turístico clave"

Así lo ha ratificado en repetidas ocasiones la responsable de Obras y Equipamientos en el Ayuntamiento de Madrid, Paloma García. “Plaza España va a ser un centro cultural y turístico muy importante en la capital. Contará con una zona de información turística para informar sobre Madrid y sobre la historia de España", ha asegurado.

Una de las grandes apuestas del Consistorio para atraer a este renovado espacio a buena parte de los visitantes que se den cita en la capital en las próximas semanas será la instalación de un abeto gigante entre Plaza España y Gran Vía. Con un peso superior a la tonelada, el ‘Abeto Plaza España’ lucirá más de 800 bolas, cordones luminosos y 27.000 puntos de luz con tecnología led.

Para llegar a convertirse en un nuevo símbolo de la ciudad, como no podía ser de otra manera, el ‘Abeto Plaza España’ cumplirá con todos los requisitos legales en materia medioambiental y de contaminación lumínica.

Un retraso tras otro

Por motivos presupuestarios y de patrimonio, las obras de la Plaza Mayor no dieron comienzo hasta abril de 2019, ya en los compases finales del mandato de Manuela Carmena al frente del Ayuntamiento madrileño. De esta manera, el llamado a ser proyecto estrella de la alcaldesa acabaría por convertirse en un quebradero de cabeza para su sucesor, José Luis Martínez-Almeida.

De los 18 meses de duración que se preveían en primera instancia, pronto se pasó a los 21. Esta nueva estimación, acordada en el momento de la adjudicación, tampoco sería la definitiva, y es que la remodelación ha terminado por extenderse más allá de los 31.

Contratiempos, tales como los descubrimientos arqueológicos en la calle Bailén, correspondientes a los muros y tabiques del antiguo Palacio de Godoy y los restos del camino de ronda del Cuartel de San Gil, ambos construidos por Sabatini, y las consecuencias del temporal Filomena han sido los principales culpables de esta nueva demora.

Los imprevistos no solo retrasaron la fecha de finalización de las obras, sino que obligaron también a incrementar el presupuesto destinado para su ejecución. Al montante inicial, que ascendía a un total de 61 millones de euros, hubo que sumar finalmente otros 12,3 millones. En total, un 20 por ciento más de la inversión estimada.

"La participación ciudadana encarece los proyectos"

Tales desajustes en el presupuesto trajeron consigo importantes críticas, sobre todo por parte del grupo municipal de Vox. Tanto es así que su portavoz, Pedro Fernández, llegó incluso a cuestionar el proyecto y el sistema de concurso de ideas que lo caracterizó desde un inicio al manifestar que “las votaciones ciudadanas llevan a retrasos en la ejecución y también a aumentos en el presupuesto inicial”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
5 comentarios