www.madridiario.es
Restos hallados en las obras de Plaza de España
Ampliar
Restos hallados en las obras de Plaza de España (Foto: Europa Press)

Hallados restos del camino de ronda del Cuartel de San Gil en las obras de Plaza de España

Por MDO/E.P.
domingo 13 de junio de 2021, 12:03h

El Ayuntamiento de Madrid ha localizado nuevos restos arqueológicos en las obras de reforma de plaza de España y su entorno. Se trata de una serie de muros de planta semicircular, conformados por arcos de medio punto que, cotejados con la cartografía histórica, corresponden a parte del camino de ronda del Cuartel de San Gil, un muro de contención construido para conformar la plataforma horizontal sobre la que Sabatini construyó esta instalación militar, que ocupaba el espacio de la actual plaza de España y que fue completamente demolido en el año 1908.

Estos restos han sido hallados durante la excavación del túnel de Ferraz, al final de la calle Ventura Rodríguez. Al encontrarse a mayor profundidad bajo la losa ya construida del túnel, su conservación in situ no es posible, por lo que se ha presentado una propuesta ante la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, ya aprobada, de desmontaje y traslado a la superficie de estos restos para su conservación y contemplación.

Anteriormente, durante los trabajos de reforma de plaza de España que está desarrollando el Área de Obras y Equipamientos y que concluirán antes de que acabe el año, el Ayuntamiento encontró otros restos, los contrafuertes hallados en la calle Bailén y la planta baja y los sótanos del Palacio de Godoy.

Una vez constatada la entidad y el valor patrimonial de todos los restos hallados, el Consistorio ha propuesto la creación de un itinerario arqueológico integrado en el proyecto de remodelación de este espacio que ponga en valor los hallazgos, los relacione entre sí y ayude a entender la evolución de la ciudad en este lugar tan significativo desde el punto de vista patrimonial. Una iniciativa que cuenta ya con el visto bueno de la Comisión Local de Patrimonio y la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, con quien ha existido una total coordinación y colaboración desde que se hallaron los primeros restos en agosto de 2019.

El nuevo paseo peatonal entre el Palacio Real y el Templo de Debod se convertirá en un recorrido cultural que vinculará cada uno de los puntos de interés con la evolución de la historia de Madrid. Se da la circunstancia de que todas las piezas encontradas se corresponden con las importantes transformaciones espaciales que introdujo durante el siglo XVIII en la ciudad el arquitecto Francesco Sabatini, cuyo 300 aniversario de su nacimiento conmemora este año el Ayuntamiento.

Restos del muro del camino de ronda del Cuartel de San Gil

Los últimos hallazgos, con una altura de aproximadamente cuatro metros, serán trasladados por partes para ser reubicados en superficie en el espacio más próximo al lugar en el que se han encontrado. Allí se restaurarán y se consolidarán en su posición final, mientras que en el pavimento se incorporará un mapa en relieve que describirá la situación original de los restos y explicará su traslado.

Estos restos se corresponden con la planta baja y el sótano de un tercio del Palacio de los secretarios de Estado, más conocido como Palacio de Godoy, que fue demolido en parte en los años 30 del siglo XX. Estas plantas inferiores habían permanecido enterradas bajo el pavimento de la calle Bailén.

Tras su limpieza y consolidación, se construirá una cubierta de estructura metálica para proteger los restos de los agentes atmosféricos y permitir que sean visitables. La cubierta se apoyará sobre una estructura de hormigón completamente independiente de la obra de fábrica de los restos encontrados. Uno de los apoyos será un muro de hormigón construido como prolongación de la pantalla del túnel y el otro se configurará con una serie de micropilotes entre los restos arqueológicos y la galería existente, coronado por un encepado sobre el que se apoya la cubierta proyectada. La intervención se completará con la construcción de plataforma liviana, elevada 15 centímetros sobre el pavimento existente de los restos arqueológicos, para permitir las visitas de público y evitar cualquier deterioro del pavimento original. Esta pasarela se apoyará sobre el pavimento sin anclaje.

A la conservación de estos restos hay que añadir la construcción de un pabellón anejo al sur de los hallazgos, totalmente integrado con estos, como espacio versátil multiusos que podría convertirse en un centro de interpretación de la cornisa monumental de Madrid.

El conjunto será integrado en el paisaje a través de la forma curva de la cubierta, que se plantará con vegetación y articulará los distintos niveles del espacio público de forma totalmente accesible. En esta cubierta se abrirán dos puntos de observación para poder contemplar los hallazgos desde la calle Bailén, así como lucernarios para garantizar una iluminación cenital controlada. Además, se incorporará en el pavimento un mapa en relieve que explique el significado de los restos y su inserción en la calle Bailén.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios