www.madridiario.es

ENTREVISTA

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández.
Ampliar
El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández. (Foto: Chema Barroso)

Pepu Hernández: “Almeida retuerce las cosas para seguir confrontando, que es donde se siente cómodo”

"No hay ningún modelo sobre Madrid, simplemente están improvisando"

lunes 05 de julio de 2021, 07:18h

En el Gobierno de Madrid que dibuja el portavoz del Grupo Municipal Socialista, Pepu Hernández, la confrontación se impone a la gestión. Como abanderado de esa discordia sitúa al alcalde, José Luis Martínez-Almeida, pero también a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Juntos encabezan, según el líder del PSOE, el ‘procés madrileño’, entendido como la negativa constante a las instrucciones que salen de Moncloa.

En esta entrevista con Madridiario, el edil del Partido Socialista expone sus dudas sobre los fondos europeos solicitados por el Ayuntamiento capitalino al Ejecutivo central. “Podrían estar inflados para luego poder confrontar”, señala. El entrenador que logró tocar el cielo con la Selección Española de Baloncesto en 2006 y 2007 también manifiesta que los Acuerdos de la Villa, cuyo primer aniversario se celebra este miércoles, no podrían reeditarse ahora “visto que no están cumpliéndose” las medidas adoptadas. Mientras incide en la falta de estrategia de futuro para la ciudad, prefiere no adelantar el suyo.

Pregunta: En el pasado Debate sobre el Estado de la Ciudad afeó al alcalde, José Luis Martínez-Almeida, estar “más pendiente de Génova que de Cibeles”. ¿Qué Madrid ignora, a su juicio, el regidor?

Respuesta: Se está perdiendo mucho Madrid. No es que antes estuviera muy volcado, pero desde que es portavoz del PP está utilizando muchísimo más tiempo para confrontar. El otro día él decía “gestión, gestión, gestión”. Yo le tuve que decir que era “confrontación, confrontación, confrontación” y que realmente no estaba ocupándose de los problemas de Madrid. Encima, con esas proclamas de “Madrid no se toca”, como si Madrid no fuera parte de España, como si fuese su terreno, su cortijo. No entendemos cómo incluso retuerce algunas cosas para seguir confrontando. Parece que es en ese terreno de la discordia donde se siente cómodo. También le digo que lo tiene que hacer él porque donde se tiene que hacer, en el Congreso de los Diputados, Pablo Casado no lo está haciendo bien. Almeida está dedicando mucho tiempo a esa línea de negarse a todo simplemente por el hecho de que viene desde Moncloa. No se da cuenta de que en Madrid se están solucionando muchas cosas porque el Gobierno de la nación está actuando.

P: ¿Qué está retorciendo concretamente?

R: Cualquier cosa. Está utilizando Madrid. Es nefasto porque Madrid no es una herramienta para utilizarla contra nada ni nadie. Mencioné que Madrid era una ciudad un poquito más gris desde que estas tres derechas estaban en el Gobierno porque de una forma directa o indirecta se está llevando a Madrid a un pasado que no queríamos. No hay ninguna estrategia sobre Madrid, no hay ningún modelo, simplemente están improvisando. Y como yo digo, con el algoritmo informativo de hoy nos toca ser más ecologistas, hoy más feministas, hoy nos toca defender los derechos LGTBI. Pero porque toca, no porque tengan una conciencia de que hay que hacerlo. Está reinando de alguna manera una ‘ley de la selva’, del 'sálvese quien pueda' cuando tendrían que ser ellos los que pongan un poquito de orden. No se puede permitir que incluso se esté llegando a esa confrontación directa entre personas, entre hosteleros y vecinos, como en el caso de las terrazas o de las cocinas fantasma.


P: ¿Le preocupa más esa confrontación y supuesta falta de gestión o los peajes a Vox que le achaca?

R: Nos tiene que preocupar todo. Los peajes los estamos viendo diariamente con las enseñas LGTBI, con las banderas, con los murales, que siempre hay un grupo que señala y vienen otros luego a borrarlos. Tienen alergia a que se hable de feminismo o de derechos LGTBI. Parece que quieren volver a un Madrid que no nos gustaba cuando yo era joven.

P: La bandera arcoíris no ha ondeado este Orgullo en Cibeles. ¿Qué imagen traslada Madrid al mundo con ese gesto?

R: Madrid ha sido muy importante para los derechos LGTBI en todo el mundo y es una referencia especial, pero está dejando de serlo porque se están planteando ciertas dudas y hay menos visibilidad. Aunque parezca que hay un apoyo, es de un día, el del Orgullo, no constante. Madrid ha sido la capital mundial de los derechos LGTBI y tiene que seguir siéndolo a pesar de estas tres derechas, esta Santísima Trinidad. Se están dando demasiados pasos atrás, como en participación ciudadana.

P: La Comunidad de Madrid parece que va más allá y se abre a modificar leyes que defienden derechos del colectivo. ¿Hasta qué punto llegará Isabel Díaz Ayuso para complacer a Vox en este sentido?

R: En el Ayuntamiento de Madrid hay una necesidad por parte del equipo de gobierno de tener los votos de Vox para los Presupuestos. No es igual en la Comunidad de Madrid. Allí lo están haciendo porque simplemente están tratando de compensar esas batallas culturales que les está metiendo Vox. Se está dando una situación incomprensible de que el PP está siendo arrasado por Vox. Pero es que el PP está arrastrando a Ciudadanos y los está llevando a una desaparición, a estar fagocitados no solo por el PP, sino por Vox. Es una situación extraña que ellos parecen aceptar y no se han dado cuenta de que están prácticamente desaparecidos. Ha ocurrido en la Comunidad de Madrid y puede ocurrir en el Ayuntamiento, donde simplemente se incorporarán. No sé cómo ni cuándo, pero se incorporarán al PP.

P: Las acusaciones de pagar peajes son mutuas. La derecha señala al PSOE por compensar el apoyo del independismo con los indultos a los condenados por el ‘procés’. ¿Es lo mismo? ¿Está Pedro Sánchez perjudicando a Madrid como sostuvo Almeida la semana pasada?

R: Es ahí donde donde se están retorciendo los argumentos, entre otras cosas. Él –Almeida- está tratando hacer ver que hay una diferencia de trato entre Madrid y Barcelona. Hay diferencias, diferencias en cómo se gestiona Barcelona y cómo se gestiona Madrid, pero eso son cuestiones locales. El Gobierno de la nación está haciendo lo que tiene que hacer. Lo que no se puede negar es que haya abierto la posibilidad del diálogo, de la concordia. Vuelve a ser otra vez la Santísima Trinidad de la derecha la que no quiere hablar de puesta en común y no quiere, simplemente, que tenga aplicación la ley. La ley se aplica, la justicia sigue actuando, por cierto, pero tiene que abrirse también otro tipo de negociación porque hay que buscar cuál es el cauce para que España siga estando unida y que todos nos sintamos cómodos. Yo he hablado en algunas ocasiones que en Madrid también hay un ‘procés’, hay un ‘procés’ madrileño. Lo ha demostrado la señora Ayuso y lo está demostrando también el alcalde con esa intención de estar siempre a la contraria de lo que decida el Gobierno, de estar negando incluso cuando hay unos unos fondos europeos. Parece que hay un patriota de Génova que nos quiere decir que no deberían llegar.

P: Respecto a esos fondos europeos, el Ayuntamiento capitalino ha pedido más de 3.900 millones de euros. ¿Se ajusta esta cifra a las necesidades de Madrid o es una cantidad desorbitada?

R: Tenemos que ir a los antecedentes y estos dicen que ellos pidieron por Filomena unos daños valorados en 1.400 millones. Unas semanas después dicen que se han equivocado y que no eran exactamente 1.400, que eran 279. ¡Vaya, qué diferencia! Cuando ellos plantean los fondos destinados a los proyectos para la recuperación, la transformación y la resiliencia creo que también pueden estar inflados. No lo tenemos estudiado al cien por cien, estamos en ello. ¿Por qué? Porque si se inflan y luego no te dan lo que pides puedes confrontar. Otra oportunidad más. Lo que sí voy a hacer es una crítica a esos proyectos. Es como si no hubiera habido una pandemia. Están volviendo otra vez a ese pasado imperfecto y Madrid ya estaba muy mal. Tiene unos problemas de desigualdad, desequilibrio social y territorial extraordinarios, de falta de servicios públicos muy importante y creemos que debería de repensarse esto. Todas las ciudades importantes de Europa están avanzando y utilizando el mal trago de la pandemia para mejorar. Madrid no. Madrid incluso está retrocediendo.

P: ¿Le convencieron los anuncios del Debate del Estado de la Ciudad?

R: El alcalde anunció 40 nuevas zonas para que los perros hagan sus deposiciones. Si eso realmente es lo que estamos pretendiendo de Madrid… Ha habido más anuncios, claro. ‘Anuncios Almeida’. Porque anunciar mucho, pero luego no se hace realidad. Lo mismo ocurre con los Acuerdos de la Villa. El Partido Socialista hizo 194 propuestas, nos aceptaron el 75 por ciento y, por lo tanto, nos sentimos representados. Con lo que no nos sentimos representados es con cómo se están llevando a cabo. El señor Carabante dijo que en su área estaban prácticamente en el 60 por ciento -de ejecución-, cuando nosotros habíamos calculado, siendo muy generosos, que estaban al 18. Realmente queremos hacer hincapié en los retrasos. Las medidas estaban basadas en una situación de emergencia, ¿cómo es posible que en una situación de excepcionalidad no se cumplan inmediatamente?

P: ¿Cree entonces que fue un pacto de cara a la galería?

R: Nosotros pensábamos que no y actuamos con absoluta lealtad. Advertí que estos pactos iban a ser muy importantes por lo que contienen y por lo que no contienen, porque hay muchas cosas que aportamos que no se nos aceptaron y seguiremos reclamando. Otras van muy retrasadas, como el acceso a la vivienda de los jóvenes. Hay unas diferencias brutales entre los 21 distritos que no pueden seguirse soportando y no actúan directamente sobre ello. Tienen que apostar por que esos distritos se pongan al mismo nivel que los otros en prestaciones y en edificios públicos.

P: ¿Podrían darse ahora los Acuerdos de la Villa ahora que al ambiente en el Pleno está más crispado que los meses prepandemia?

R: En este momento yo creo que no. ¿Por qué? Porque se está demostrando que algo que pactamos con muy buena voluntad y con lealtad institucional realmente no lo están cumpliendo. Los que tenían que ponerlo en marcha no somos nosotros. Una vez que hemos aportado ideas esperábamos que el equipo de Gobierno los pusiera en marcha con muchísima más celeridad. Por lo tanto, es muy difícil que esto ocurra ahora. Nosotros nos hemos ofrecido siempre. Incluso en un momento determinado nos hemos ofrecido, por ejemplo, a negociar los presupuestos para que no tengan que depender siempre de este atraso de las tendencias que propone Vox. Pero parece que ellos se sienten cómodos en esa situación. Si no quieren no podemos hacer mucho más, pero sí seguir reclamando lo que es justo porque nosotros sí tenemos un modelo para la ciudad.

P: Habla de negociar para no depender de Vox y esto podrían aplicarlo con Madrid Central. Con el rechzo ya anunciado de Vox, si también vota en contra la oposición la medida decaerá. ¿Qué líneas rojas pondrían en la negociación para poder mantenerla?

R: Nosotros queremos mantener Madrid Central. Parece que los que no quieren mantenerlo no solamente son los de Vox, sino el equipo de Gobierno. Es cierto que se han hecho algunas cosas mal con Madrid Central, no sé si por las prisas, pero siempre hemos pensado que era mejor lanzarlo y ha sido una medida extraordinaria. Ha sido el Gobierno en coalición el que ha insistido hasta que se ha cargado Madrid Central con incongruencias, con dudas. La gente ya no sabe si existe Madrid Central o no. Este criterio nos va a llevar a unas complicaciones muy grandes con Europa y las multas que se ciernen sobre nosotros si no cuidamos la calidad del aire. Esto no es una cuestión de ideología, es una cuestión de salud pública. Ellos quieren taparnos la boca con otro anuncio, el de Madrid 360, que todavía no ha sido refrendado por nadie. No lo han presentado en Europa, no está contrastado, pero siguen haciendo anuncios como unas peatonalizaciones de juguete en 21 distritos. Algunas son de 148 metros y dicen que es una zona de bajas emisiones. Más desfachatez no cabe. Creo sinceramente que no están por el buen camino. ¿Dos líneas cero emisiones y cero coste? ¿Realmente eso va a solucionar las cosas? Hay que mantener Madrid Central y ampliarlo, sin ninguna duda.

P: ¿No se sentirían un tanto responsables del fin de Madrid Central por no llegar a un acuerdo?

R: En este aspecto llegar a acuerdos es muy difícil. Sobre todo cuando hemos comprobado que muchas cosas que están aprobadas en el Pleno no se llevan a la práctica porque no las asume el equipo de Gobierno. Se lo reclamó Vox en el Debate sobre el Estado de la Ciudad.

P: Otro tema que está generando gran controversia es el de las terrazas Covid. ¿Son ustedes partidarios de prorrogarlas más allá del 31 de diciembre? ¿Qué solución proponen para facilitar la convivencia entre hosteleros y vecinos?

R: Las Terrazas en zonas de aparcamiento deberían decaer. Estábamos muy de acuerdo en que se hicieran, pero hasta el 31 de diciembre creo que es suficiente margen. En Madrid hay una ordenanza que no se cumple. Lo que decimos es: cúmplase la ordenanza, porque eso va a evitar muchos problemas. Pero quiero recordar también que ha habido terrazas que se han puesto en calles donde antes había una sensación de inseguridad porque no pasaba nadie y, de repente, le ha dado vida a la zona y la gente se atreve a caminar por ahí. Esas son las bienvenidísimas. Ayudemos a la hostelería, no estamos en contra de que el negocio vaya mejor. Lo que sí estamos en contra es que haya un conflicto entre vecinos y hosteleros. Ahí es donde tienen que actuar el Ayuntamiento. Madrid se está convirtiendo en una ciudad que, en aras de una libertad muy mal entendida, hágase y que cada uno resuelva sus problemas.

P: Alcanzado el ecuador de la la legislatura, ¿qué retos urgen para los próximos dos años?

R: Los retos de Madrid son muchos, como dije en la exposición que hizo el alcalde en el Debate sin un ápice de autocrítica, simplemente utilizando su tiempo para entrar en la gresca de de quién era cada cosa. Ha pasado mucho tiempo y queda muy poco, aunque sean dos años y dos años, porque para poner en práctica determinadas cosas hay muchas dificultades. Sabemos qué habían anunciado antes y no han hecho, ¿cómo les vamos a creer ahora cuando les queda mucho menos tiempo? Ojalá Madrid sea una ciudad mucho más participativa y que cada vez desde las instituciones se crea mucho más en la democracia. Tienen una alergia especial a lo que significa el asociacionismo o colectivo. Ellos piensan que las cosas se resuelven individualmente. Nunca se ha conseguido nada así. Nosotros creemos en la puesta en común. Madrid tiene unos retos por delante muy importantes para ponerse al nivel de otras ciudades europeas en movilidad, en calidad del aire, en participación, en defensa de los derechos y libertades.

P: El PSOE se dio un buen batacazo en las pasadas elecciones regionales. ¿Se ha desdibujado el Partido en Madrid en los últimos meses?

R: No, yo pienso que no. Lógicamente, tenemos que ser muy autocríticos y estamos trabajando en ello. Con la gestora estamos viendo exactamente por qué ha habido esta desafección, por qué esta marea de la libertad nos ha arrasado cuando la libertad había sido algo que había defendido el Partido Socialista históricamente. Por qué no se han llegado a entender nuestras posiciones con respecto a las desigualdades que existen en Madrid, a nuestras posiciones con respecto al reequilibrio necesario, a defender los servicios públicos que llevan muchísimos años siendo debilitados por los gobiernos del PP. Cuando los servicios públicos decaen se ahonda muchísimo más en la desigualdad y nosotros no lo podemos permitir.

P: Se le ha señalado en los últimos meses por no acudir a algunos Plenos y dejar que los concejales de su grupo ejercieran de portavoces. ¿Por qué esas ausencias? ¿Mantener ese pefil bajo no le perjudica o invisibiliza el trabajo del PSOE en el Ayuntamiento?

R: Sinceramente, he pensado que no. Se me han podido hacer críticas, pero no he faltado a tantos plenos. He estado siempre conectado a ellos porque no todos podemos estar. Yo siempre he pensado que los liderazgos no son de una sola persona. Siempre me han gustado los liderazgos compartidos. Entiendo que esto es un fenómeno que no puede ser de fácil comprensión para muchísima gente. Lo que hacemos es decir “quien más tenga que exponer en el Pleno es el que más tiene que estar”. ¿Que yo no esté presencialmente significa que no estoy? No es una cuestión de delegar. Yo sé que tengo mi responsabilidad como portavoz del Grupo Municipal Socialista. No hemos dejado de escuchar a las asociaciones, a vecinos en todos los distritos, porque para mí el equipo de concejales está muy bien, pero tenemos portavoces y vocales vecinos en todos los distritos de Madrid y a nuestras agrupaciones socialistas. No hemos dejado de trabajar un momento y lo demás simplemente son ganas de criticar.

P: En los últimos Plenos se le ha visto elevar el tono y protagonizar alguna bronca. ¿Qué le ha llevado a cambiar sus formas?

R: No lo sé. Quizá es la constatación de lo que está ocurriendo. Me gusta ser justo y hay veces que doy una segunda oportunidad a la gente. Pero luego constatas que lo único que están haciendo es tratar de engañarte, de mentirte. Hay un momento en que tienes que ponerte mucho más duro, más exigente. Si yo estoy levantando la voz es porque estamos llegando a un punto donde realmente no estamos entendiendo cuál es el camino que se pretende para Madrid. O sí lo estamos entendiendo: utilizar a Madrid como un arma arrojadiza contra el Gobierno de España para tratar de desalojar a un partido o un presidente de la Moncloa. El otro día decía el alcalde que si no pisaba -Pedro Sánchez- Madrid. Claro que se está ocupando de Madrid, sobre todo tratando de conseguir los fondos europeos para que se reactive la economía en España. Pero tenemos también a un líder de la oposición, al señor Pablo Casado, que va a Bruselas a intentar que no lleguen.

P: ¿Tiene comunicación directa con Sánchez? Almeida y Villacís le reprochan al presidente no haberse interesado en momentos clave como la crisis del Covid y Filomena. ¿Lo ha hecho a través suyo?

R: Sí, bueno, tengo un cierto contacto. Hay momentos en que, lógicamente, son otros los que tienen que hacer esas cuestiones. ¿Que no ha estado Filomena? El Ministerio de Defensa, el de Transportes y el de Fomento han estado implicados. Filomena no ha sido una buena gestion, ni del Ayuntamiento de Madrid ni de la Comunidad. Madrid ha estado paralizado durante 14 días cuando ha nevado más en otras localidades y en dos días estaban recuperados. Ha habido un problema de improvisación porque no ha habido previsión. Menos mal que los ministerios, que parece que no pertenecen al Gobierno, pero sí pertenecen al Gobierno de España en el que el presidente es el señor Sánchez, pues nos han sacado algunas castañas del fuego. En la pandemia exactamente igual. Lo que pasa es que Madrid ha hecho la oposición a la lógica, siempre negándose a cualquier cosa que se propusiera en la interterritorial. Ha sido una oposición irresponsable.

Pepu Hernández, en la entrevista con Madridiario

P: Vienen un par de años muy electoralistas. ¿Se ve usted liderando la candidature socialista en las próximas elecciones municipales?

R: No es una decisión personal, es una decisión del partido. Así lo fue en aquel momento cuando se me propuso y también supe que se lo habían propuesto a otras personas del PSOE. Yo soy independiente, no pertenezco al Partido Socialista, pero sí sé lo que represento. Sé perfectamente cuál es mi misión y en el corto, en el medio y en el largo plazo, como lo he hecho en otras profesiones, he querido trabajar en ello. No es una cuestión que me preocupe si voy a estar o no voy a estar, sino qué es lo que estoy haciendo y qué es lo que tengo que hacer.

P: Hoy en día, si se lo propusieran, ¿aceptaría?

R: A día de hoy no me lo han propuesto. Por lo tanto, tampoco voy a perder mucho más el tiempo en pensar en ello. Hay otros que están pensando en otras cosas y deberían de ser alcaldes a tiempo completo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

6 comentarios