www.madridiario.es

Los supuestos traficantes han ingresado en prisión

La Policía detiene a dos distribuidores de heroína

martes 16 de enero de 2007, 00:00h
Agentes de la Policía Nacional han detenido en Madrid a dos distribuidores de heroína proporcionada por un ciudadano turco de origen kurdo, Munzur A., quien fue arrestado el pasado mes de noviembre con treinta kilos de dicha sustancia estupefaciente.
Los detenidos, que ya han ingresado en prisión por orden judicial, formalizaron la cesión de un terreno, situado en el término municipal de Villacastín, para abonar una de las partidas de droga entregadas con anterioridad y que no había sido satisfecha.

La detenida, Concepción L., natural de Toulouse (Francia) y domiciliada en Móstoles (Madrid), es hija de uno de los jefes de un clan "merchero" que mantiene  estrechas relaciones con diversas organizaciones turcas especializadas en el tráfico de heroína. Este clan tuvo una gran operatividad a finales de los años ochenta en Bilbao.

El segundo de los arrestados, Alí A., ciudadano iraní residente en Madrid, tiene antecedentes por sus actividades delictivas relacionadas con el tráfico de heroína y ha cumplido ya una condena de diez años por este motivo. Es el encargado de la intermediación y distribución de la droga que controla Munzur A.

El pasado mes de noviembre el turco Munzur entregó una importante cantidad de heroína a Alí para que fuera distribuida en diferentes puntos de la geografía española por Concepción. Ésta, a su vez, hizo entrega de varios kilogramos a un ciudadano español para su venta en sucesivas dosis. Esta persona se apropió de la mercancía sin pagarla y desapareció sin dejar rastro.

Falta de liquidez
Esta partida no fue abonada en su momento, debido a la falta de liquidez del clan y a la confianza mostrada por el traficante en la hija del jefe del clan merchero. Las investigaciones policiales y numerosos problemas en su distribución, así como la desaparición de uno de los receptores, impidieron a la mujer hacer efectiva la deuda en los días posteriores.

Al producirse la detención de Munzur, que no disponía de efectivo para hacer frente a los costes derivados de su defensa legal, encargó a otro de los traficantes turcos las gestiones necesarias para que cobrara la cantidad adeudada. Asimismo le ordenó que localizara y asesinara al individuo que se había quedado con una parte de la droga sin haberla abonado.

Las presiones ejercidas por el turco sobre la mujer y otros miembros del clan, obligaron a los mercheros a la cesión de un terreno urbano sito en Villacastín (Segovia), cuyo valor en el mercado cubría el importe adeudado.

Los agentes del Brigada Central de Estupefacientes detuvieron a los dos citados anteriormente, una vez formalizada la cesión de la parcela en una gestoría madrileña. En el documento suscrito figuraba como cesionario del terreno el dueño de un establecimiento comercial de la calle de Alcalá, junto a la Plaza de toros de Las Ventas. Este último era el hombre de confianza de Munzur. Los detenidos, que pasaron a disposición del Juzgado Central de Instrucción nº 1 de la Audiencia Nacional, han ingresado en prisión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios