www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Imagen de Jesús de Medinaceli.
Ampliar
Imagen de Jesús de Medinaceli. (Foto: Kike Rincón)

El Cristo de Medinaceli, rescatado, llega a Madrid

miércoles 21 de agosto de 2019, 08:10h

En un día como hoy, hace 337 años, llegó a Madrid una de las imágenes religiosas más veneradas por los ciudadanos de la capital. El Cristo de Medinaceli, que multitud de madrileños visitan con asiduidad, alcanzó su destino en la capital tras ser rescatada de su destrucción por parte del ejército del sultán de Marruecos en una de las colonias españolas en África.

Tallada en Sevilla durante la primera mitad del siglo XVII, su autoría no se conoce con seguridad, aunque se le atribuye a Luis de la Peña o Francisco de Ocampo. Fue realizada por encargo de la comunidad de los Padres Capuchinos de Sevilla y llevada a la colonia española de Mámora, sita en el norte de África, para que fuera venerada por los españoles que allí se concentraban. No obstante la imagen, llamada en ese momento San Miguel de Ultramar, sufrió un fuerte maltrato al caer la colonia en manos de Mulay Ismail y su ejército.

Rescate al borde de la destrucción

Dada la llegada de éstos, y por orden expresa del rey Mulay, la talla del Cristo fue capturada y arrastrada por las calles de Mequinez como muestra de odio a la religión cristiana. De hecho, según se asegura en distintos documentos, también fue arrojada a los leones como si se tratara de un trozo de carne humana. Con el objetivo de detener este trato a la imagen y poder rescatarla, se presentó frente al rey el Padre de la Orden de la Santísima Trinidad, Fray Pedro de los Ángeles.

Fueron enviados los Padres Miguel de Jesús, Juan de la Visitación y Martín de la Resurrección para servir de mediadores y convencer al rey para recuperar la talla. Así, se acordó tasar el rescate de la misma pagando su peso en oro, aunque la leyenda menciona que la balanza se equilibró al alcanzarse la cantidad de 30 monedas. Esto fue considerado un hecho milagroso, ya que se trataba de la misma cantidad que Judas debía recibir por entregar a Cristo a los romanos, según la Biblia.

Última parada: Madrid

Una vez cerrado el trato, la imagen pasó por Tetuán, Ceuta y Gibraltar. Posteriormente llegó a Sevilla, donde fue creada; para ser trasladada finalmente a Madrid el 21 de agosto de 1682, al convento de los Padres Trinitarios Descalzos. Junto a este lugar se construyó en 1689 una capilla por una donación de los Duques de Medinaceli, aunque no fue la única donación que los duques realizaron para que el Cristo contara con una capilla propia.

La talla del Cristo de Medinaceli fue situada en distintos lugares de la ciudad con el paso de los años, por hechos como la desamortización de Mendizábal o la Guerra Civil. Sin embargo, su emplazamiento final fue la Basílica de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli. Desde su llegada a la ciudad, multitud de individuos se concentran para venerar esta imagen sin importar el día o las condiciones meteorológicas. Allí, los visitantes pueden besar el pie de la talla y realizarle las peticiones que se crean convenientes, con el deseo de que sean cumplidas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.