www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

El presidente de los Estados Unidos de América, Ronald Reagan.
Ampliar
El presidente de los Estados Unidos de América, Ronald Reagan. (Foto: MDO)

El desamor de Tierno Galván y Ronald Reagan: "Si Reagan no quiere a Madrid, Madrid no quiere a Reagan"

domingo 06 de mayo de 2018, 09:44h
En julio de 1985, un ilustre visitante de la capital, Ronald Reagan, se negó a acudir al Ayuntamiento, como era costumbre en todos los jefes de Estado que visitaban Madrid, porque su alcalde, Enrique Tierno Galván, era marxista. El afectado se tomó aquel feo con una sonrisa y con la dignidad que daba el saber que se estaba haciendo historia de España aunque fuera salpimentada con algún desprecio.

El 6 de mayo de 1985, el entonces presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan aterrizaba en España. Con un clima frío, fueron recibidos el dirigente y su esposa -que se hospedaron en El Pardo- por el rey Juan Carlos y el presidente del Gobierno, Felipe González.

Pero el clima no era lo único gélido que entonces se encontrarían ambos estadounidenses. Era la época del "OTAN no, bases fuera" y del sentimiento antiamericanista que recorrió varias ciudades españolas por la expansión de EEUU en Hispanoamérica.

Ambos temas fueron claves en las reuniones que mantuvieron Reagan y González, cuyo partido protagonizó la oposición frontal a la entrada de España en la OTAN. Tal era la tensión que hasta el vicepresidente Alfonso Guerra quiso evitar el encuentro: "A mí me da igual que venga Reagan, yo me voy a Hungría", llegó a decir.

En esa época, también un socialista gobernaba Madrid y también tuvo 'bronca' con el presidente, aunque no exactamente por la postura de su partido. Enrique Tierno Galván mostró un gran enfado porque el americano decidió no visitar el Ayuntamiento de la capital durante su estancia.

La visita era un mero acto institucional pero Tierno lo consideró un desaire y soltó una frase para la historia: "Si Reagan no quiere a Madrid, Madrid tampoco se preocupa demasiado por Reagan". Claro y conciso.

Además, el regidor también se disgustó porque se dejase a Reagan marcar los actos del protocolo y no lo hiciera el Ministerio de Exteriores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios