www.madridiario.es
Edificio de viviendas de la calle Toledo 15 de Parla
Ampliar
Edificio de viviendas de la calle Toledo 15 de Parla (Foto: J. G. M.)

Los mil vecinos de Toledo 15 rompen la hucha para recuperar ya la luz tras dos semanas cortada

Por Javier García Martín
x
jgarciamadridiarioes/7/7/19
sábado 08 de octubre de 2016, 18:50h
Cerca de 1.200 personas, de las que medio millar son menores, llevan sin suministro eléctrico desde el pasado día 26. Son los residentes del complejo de viviendas de la calle Toledo 15 de Parla, un inmueble que se ha convertido en una colonia de excluidos sociales, la mayoría de origen magrebí aunque asentados en España desde hace años. La compañía de la luz les ha cerrado el grifo porque el contrato había expirado hacía meses. Ahora, los vecinos se vacían los bolsillos para crear un fondo y negocian con la eléctrica para firmar por primera vez un contrato a su nombre que les saque de la oscuridad.

La luz al final del túnel de Toledo 15 está algo más cerca. Según ha confirmado Madridiario, los vecinos del complejo se han agrupado en una comunidad y han abierto una cuenta donde están ingresando sus ahorros para impulsar el primer contrato de electricidad a su nombre. Hasta ahora, la suya ha sido una historia de intermediarios e impagos y desde hacía meses nadie respondía al otro lado del tendido.

Los residentes -la mayoría de ellos accedió al sitio de forma irregular cuando Unifo, la constructora que lo gestionaba, se fue a pique-pretenden crear un colchón para hacerse cargo a partir de ahora del contrato de la luz, que estaba en manos de la ONG Fundación Toda Ayuda hasta hace medio año. Por entonces, esta entidad decidió romper la prórroga del convenio con el Ayuntamiento por el que gestionaba el inmueble al entender que el Consistorio no estaba asumiendo su responsabilidad y que su función -regularizar las ocupaciones- había concluido, según han informado desde la organización.

Hasta entonces, la fundación había gestionado el contrato con Unión Fenosa aportando dinero "hasta cubrir la práctica totalidad" de los 240.000 euros anuales que costaba, tirando de fondos propios, vecinales y donados por Parla. A su marcha, aseguran desde la división comercializadora de esa compañía, la ONG (que recopilaba las reducidas cuotas de los vecinos) pidió la baja del contrato al quedarse sin responsabilidad en el recinto. Sin embargo, la distribuidora en la zona, Iberdrola, no había ejecutado ese corte hasta hace dos semanas "por razones desconocidas".

Historia de quiebras

Cabe reseñar que Iberdrola era la anterior tenedora del contrato, firmado con Unifo, encargada a su vez de la recaudación hasta la llegada de la fundación y Fenosa. Es esta eléctrica la que hoy asume una deuda por impagos de la constructora (o de los vecinos) de cerca de medio millón de euros, según el Consistorio, y no parece dispuesta a resolver el gran problema que encierra todo el asunto: la instalación, como distribuidora que es, de contadores individuales. Ahora sólo hay uno, común, con lo que es imposible saber quién ha venido pagando y quién no. Con uno por casa se evitaría lo que ha ocurrido, un apagón salomónico para toda la manzana. Para eso no hay ningún acuerdo.

La comercializadora está dispuesta a volver a encender la luz y ya ha iniciado las gestiones ante la distribuidora para restablecer la conexión, que podría regresar la próxima semana, según los cálculos más optimistas.

Sin embargo, en Toledo 15 no hay nada garantizado. Los residentes han protestado y cortado calles por la precaria situación esta semana y este domingo hay convocada una manifestación de signo contrario que va a pedir el cierre del inmueble.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios