www.madridiario.es
Carlos Lozano se queda con la pedrea, Mediaset le ofrece un programa y a su novia poder ir a “Supervivientes”
Carlos Lozano se queda con la pedrea, Mediaset le ofrece un programa y a su novia poder ir a “Supervivientes”

Ganó Laura Matamoros "GHVIP", pero esto no es el final, es el comienzo de miles de euros que la esperan en los platós

Por norma, las películas suelen tener dos finales. Uno feliz, otro trágico. Pero no estamos ante “Pretty Woman” ni mucho menos con “El Padrino” Esto es “Gran Hermano VIP” donde su final solo es el comienzo de miles de euros que esperan por donde vaya el vencedor-vencedora de este concurso. Es lo que tiene un reality. Nunca se sabe bien quién va a ganar más euros.

El recorrido de Carlos Lozano sería mucho más corto y barato que el de Laura Matamoros. Y estamos en Tele 5, una televisión privada que solo busca ganar dinero. Contaba con la ventaja, antes de esta Gala final, que le daba igual a quien entregar el maletín de los cien mil euros.

Si iban para el ex presentador que busca trabajo, ningún problema. Dos o tres pasos por sus programas estrellas. Poca audiencia, pero el precio a pagar. Laura Matamoros, en cambio, es un diamante en bruto para la cadena. Ganando o perdiendo les va a dar más de una decena de programas. Ganan todos, la cadena y ella. Escribiendo esto antes de comenzar esa final. Me jugaría lo que no tengo a que gana Laura.

Con ese final que no lo mejoraría ni el guionista más oscarizado. No se vería al padre, muchas heridas abiertas. Ni a la madre. Supuestamente. Un chollo, en definitiva. Pero antes, esta gala que no se la perdería ningún sociólogo. Sangre es lo que quería todo el mundo. Sangre es lo que tendrían. Seguro. Y ya escribo viendo lo visto en Tele 5.

Un nuevo final. Hay que guardar sorpresas. Los dos finalistas llegaron al plató. Bajando las escaleras. Y Laura se cayó por los escalones. La entrada de ellos estuvo repleta de abrazos. Algunos más forzados que otros. Y, algo clave, a la joven, porque lo es, se le dijo que en las instalaciones de Tele 5 estaban su madre y su padre en salas separadas, ¿Quién podía esperar otra cosa? Se estaba cociendo a fuego lento el reality puro y duro.

Que nadie dude que los productores del programa lo hacen no bien, muy bien. Sobresaliente para ellos. Nadie lo puede hacer mejor. Solo un pero. Para hacer este programa hay unos cuantos que lo harían mejor que Jordi González.

A partir de ahí, una chica a quien si no le cortan las alas será una verdulera y otro, un fracasado, como muchos otros, tratando de sacar tajada de la pelea familiar para llevarse el maletín. Carlos Lozano,

Insisto, escribo todo según va el programa. Las peleas de los Matamoros solo le daba votos a Lozano. Si fuera inteligente se hubiera quedado callado y habría ganado. Pero intentó explicarse y ahí metió la pata. Indirectamente esta final se convirtió en “OK, Corral” A mí me sigue dando pena Julián Contreras porque creo en él más que en los dos finalistas. Cuando salió el tema del alcohol. Momento en el que los demás concursantes sacaron lo peor que les quedaba por ver.

¿Quién no se ha emborrachado alguna vez? Particularmente me da mala espina quien dice que no. Pero es lo de menos. “GHVIP” decidió acabar como es el programa. Mierda y más mierda. ¿Quién vería este programa si no fuera así?

Aburre escribir más. Solo faltaba saber quién ganaba. Y punto. Porque en lo que restaba era ver las peleas de Carlos. Volvía a oler quien quería el programa que ganase. Prometo que, a las doce de la noche, no cambiaré mi opinión. Aunque me confunda. Al programa le interesaba que ganase Laura. A la cadena, también. No cambiaré ni una letra de lo escrito ahora. Gana Laura.

Lea el artículo completo en La vida es una tómbola.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios