www.madridiario.es
Ylenia y el pequeño Nicolás, han sido vistos juntos en un hotel a altas horas de la madrugada.
Ylenia y el pequeño Nicolás, han sido vistos juntos en un hotel a altas horas de la madrugada.

El "Pequeño Fran" cada vez va quedando para tareas menos importantes en el espionaje

¿A quién le importa que Pedro Sánchez haya sido designado por Felipe VI para intentar formar gobierno? ¿A quién? Cuando en el plató de “Gran Hermano VIP” había temas mucho más importantes.
Por ejemplo, que “la súper” Belén Esteban le diga al cada vez más pequeño Fran, que por mucho que se cuente, él no es el tipo de su amiga, son como almas gemelas, Ylenia aunque se diga que ambos dos, no “la súper”, tuvieron una noche no de espías, precisamente, en un hotel.

Pero había más. Tras lo escuchado en la casa de que podía haber rosquillas de gin tónic, en el estudio Julius contó con la colaboración del ya mencionado pequeñito Fran como pinche, para eso a lo mejor que vale, para hacer una demostración de que esas rosquillas son posibles de hacer.

Mientras, en Guadalix, los que quedan en el concurso seguían con la prueba. Esa del baile. El tal Alejandro va camino de superar a su amigo Javier en demostrar ser un total inútil. Carlos Lozano y Rosa Benito por lo menos en los ensayos. parece que han hecho algo las paces. A lo mejor porque la señora está cerca de su sesenta cumpleaños.

Pasan los días y cada vez es más patente el vacío que sus compañeros le hacen a la recién llegada Charlotte, aunque no será por el tamaño de sus pechos. Lleva camino de la nominación. Tan seguro como que la ex concejala se fue la primera del concurso. Ya lo verán mañana jueves. Con decir que los únicos que le hablan en la casa son el desaparecido Sema y Liz pues ya se imaginarán su futuro. Porque la argentina encima no ayuda. Con su enemistad eterna con la cocina. Y dormir con guantes. Lo de los guantes debe ser por su afición por los quirófanos.

Pero aparte del baile, la prueba semanal era recorrer en una bicicleta estática unos mil kilómetros. Eso, mal que bien, lo pueden hacer. Lo peor es que están orgullosos de tal proeza.

Si les piden que en siete días se lean un libro, aunque sea de poco más de cien páginas, sería imposible para el ochenta por ciento de los concursantes. Charlotte no sería una de ellos. Tampoco Javier, ni Alejandro, ni Javier, ni Raquel, ni Rosa, ni Laura, ni Liz. Me queda la duda de Carlos y Rappel. Quien sí lo haría, por muchos otros defectos que tenga, mi amigo Julián.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios