www.madridiario.es

¿Se están cumpliendo los servicios mínimos?

Por MDO/E.P.
jueves 14 de noviembre de 2013, 13:14h
El Ayuntamiento de Madrid denuncia que no se cumplen los servicios mínimos de la huelga de limpieza, los sindicatos aseguran que los trabajadores están presentándose en sus puestos de trabajo y las concesionarias guardan silencio, aunque en los datos que facilitan al Consistorio consta que los empleados no salen a limpiar. En estas circunstancias y ante la imposibilidad de que nadie demuestre el cumplimiento real del servicio, vuelan las amenazas: una denuncia e intervención municipal del servicio, una encomienda de gestión a Tragsa (que está capacitada legalmente para cubrir el servicio) y una denuncia en el juzgado por parte de los sindicatos ante lo que consideran vulneración del derecho de huelga.
  • Servicios mínimos durante la huelga de limpieza

    Servicios mínimos durante la huelga de limpieza
    Kike Rincón

  • Basura acumulada en Gran Vía tras diez días de huelga

    Basura acumulada en Gran Vía tras diez días de huelga
    Juan Luis Jaén

  • Basura acumulada en el barrio de Pueblo Nuevo tras diez días de huelga

    Basura acumulada en el barrio de Pueblo Nuevo tras diez días de huelga
    Juan Luis Jaén

A apenas 48 horas de que tres de las cuatro empresas concesionarias del contrato integral de limpieza urbana de Madrid apliquen el ERE para deshacerse de 1.300 trabajadores, el sector está tratando de digerir la convulsión que supuso el anuncio de la alcaldesa de la capital Ana Botella, aplaudido por la Comunidad de Madrid: si no se arregla la situación antes de este viernes por la tarde, llevará el caso a los tribunales y tomará el mando del servicio, haciendo una encomienda de gestión con la empresa Tragsa para que garantice el cumplimiento de los servicios mínimos.

Este jueves por la mañana se ha reunido la mesa de negociación para tratar de buscar una solución a una situación que pone entre la espada y la pared a la patronal, y enfrenta a los trabajadores de Tragsa con los de las concesionarias, movimiento que ya avanzan los sindicatos que, muy probablemente, acabará en el juzgado. En la negociación se están sacando a relucir modificaciones en el convenio y quitas en las ayudas sociales a los trabajadores para reducir el número de despidos.

El Ayuntamiento denuncia que no se están cumpliendo los servicios mínimos, a pesar de que están escoltados por la Policía Municipal, basándose en los datos operativos facilitados por las empresas. Los datos arrojados por el Consistorio señalan que apenas salen entre el 65 y el 70 por ciento de los trabajadores. Pero los sindicatos concretan que en las empresas se está presentando la práctica totalidad del personal para cumplir con esos mínimos. Con lo cuál, las miradas se centran en las compañías, que son las responsables de hacer cumplir el decreto municipal. Madridiario ha tratado en numerosas ocasiones de ponerse en contacto con Aselip, la asociación patronal, sin éxito. No obstante, fuentes sindicales indican que las compañías no están aportando a los operarios el material adecuado para poder trabajar.

Las empresas concesionarias aseguran que en la licitación presentada al Ayuntamiento no contemplaban ningún ERE y que el Ayuntamiento de Madrid desconocía la aplicación de este tipo de medidas laborales, a pesar de que el número de trabajadores y los costes laborales están reflejados en los pliegos, tal y como demostró El País. El Consistorio eliminó de los pliegos el requisito de mantenimiento del empleo, a pesar de que el exdelegado de Medio Ambiente, Juan Antonio Gómez Angulo, en el inicio de la redacción de los contratos, en el mes de abril. explicó que el 99 por ciento de los trabajadores deberían ser subrogados para defender el empleo.

Por su parte, la situación de Tragsa abre un melón con posibles consecuencias jurídicas. La compañía concluye este jueves el período de negociación para saber cuál va a ser definitivamente el ERE que se ha planteado. En principio, está previsto que 1.639 personas de las 9.000 de la plantilla vayan a la calle. Una portavoz de Tragsa explicó a este periódico digital que, aún así, la empresa tiene capacidad para actuar en Madrid si es necesario. Javier Canales, portavoz de CCOO en Tragsa asegura que "no vamos a actuar de esquiroles para reventar una huelga. Solo podemos actuar en caso de emergencia y la ministra de Sanidad ya ha dicho que la ciudad no está en estas circunstancias. Si no se declara el estado de emergencia para la salud, impediremos en el juzgado que se lleve a cabo la encomienda de gestión al considerar que se incumple el objeto social de Tragsa". Desde la empresa apostillan que actúan por ley y con carácter de obligatoriedad. "Si hay una encomienda, hay que cumplirla. Nuestro objeto social nos permite actuar en caso de que los servicios mínimos no se estén cumpliendo, tal y como hicimos en Jerez de la Frontera", agregó la portavoz. 

Pero si Tragsa entra a limpiar, los sindicatos amenazan con ir a los tribunales ante lo que consideran una vulneración del derecho de huelga. El Consistorio asegura que no se vulnera su derecho porque solo se cubrirían los servicios mínimos establecidos. Ni Ayuntamiento ni Tragsa concretan cuánto costarán los servicios extraordinarios, que cubrirían el porcentaje de servicios mínimos que no se lleve a cabo si finalmente fuesen necesarios, pero fuentes del Área de Medio Ambiente aseguran que el pago se repercutirá a las empresas concesionarias, además de las quitas por incumplimiento de servicios.

Más información:

El comité de Tragsa dice que no podrá limpiar Madrid como quiere Botella

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios