www.madridiario.es

El aeródromo del Suroeste, desde el aire

Por Enrique Villalba
jueves 11 de julio de 2013, 18:56h

Madridiario ha sobrevolado en avioneta la parcela del aeródromo de El Álamo y ha contemplado de primera mano el encaje territorial y aéreo que va a tener la infraestructura que pretende instalar la Comunidad de Madrid en el Suroeste de la región.

  • Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo

    Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo
    Enrique Villalba

  • Parque regional de la cuenca media del Guadarrama

    Parque regional de la cuenca media del Guadarrama
    Enrique Villalba

  • Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo

    Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo
    Enrique Villalba

  • Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo

    Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo
    Enrique Villalba

  • Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo

    Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo
    Enrique Villalba

  • Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo

    Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo
    Enrique Villalba

  • Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo

    Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo
    Enrique Villalba

  • Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo

    Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo
    Enrique Villalba

  • Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo

    Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo
    Enrique Villalba

  • Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo

    Vista aérea de los terrenos destinados al aeródromo de El Álamo
    Enrique Villalba

La avioneta no tarda ni 20 segundos en sobrevolar los terrenos del futuro aeródromo del Suroeste tras despegar de Casarrubios del Monte. Un árbol dentro de este aeropuerto castellano manchego marca la linde que separa ambas comunidades. Unos trescientos metros en el interior del término municipal de El Álamo la pista termina y el aeroplano despega. Olvidamos el plan director regional que está sobre el papel para sobrevolar la realidad.

Tras un pequeño desmonte, sobrevolamos un sinfín de terrenos agrícolas, propiedad de bancos, cajas de ahorros, la empresa Hercesa (que le compró buena parte a la familia de Serrano Suñer) y algunos pequeños propietarios. La única forma de situarse desde el aire es la carretera M-404. La vía será cortada en oblicuo por las pistas, que harán una 'T' con las del aeródromo castellano-manchego, al estilo de lo que ocurrió entre Barajas y Torrejón. A la derecha, casi debajo, queda el pueblo de El Álamo.

Por la ventana, los pájaros vuelan a una altura similar a la de la avioneta que se apartan porque a la velocidad que vamos pueden ver el aparato. La zona tiene muchos, muchos pájaros. La mayoría vienen del parque regional del curso medio del Guadarrama, que se puede ver mientras giramos 270 grados, rodeando el municipio, para tomar posición e imitar el aterrizaje de aviones que 'aparcarán' en la nueva pista ejecutiva. La avioneta no necesita mucho radio para hacer esa maniobra. Desde el aire, los mapas se hacen pequeños y las distancias de maniobra parecen mucho más cortas de lo que son en realidad. Los aviones a reacción van a tener que entrar desde mucho más lejos, sobrevolando el parque antes comentado o más allá.

El viento no golpea, aunque tenemos la corriente en dirección perpendicular. El que castiga es el calor, que en una zona tan abierta hace que la avioneta sufra algunas turbulencias. Comenzamos a imitar la operación de despegue del que será el aeródromo del Suroeste. El piloto asegura que los aviones privados tienen un despegue muy vertical. Apenas en un minuto nos encontramos sobrevolando la urbanización Calypo, a ambos lados de la carretera. Se supone que los aviones tendrán que esquivar la zona para evitar ruidos a los residentes.

De vuelta a Casarrubios, reina el silencio solo perturbado por los pájaros y el aterrizaje de cada avión. Cuando se acercan los aparatos hacen el ruido suficiente como para tener que hablar casi a gritos. De vuelta a Madrid recorremos la M-404, la carretera clave del futuro aeródromo. El tráfico es intenso, con un solo carril por sentido. Las pequeñas distancias desde la avioneta se han convertido en enormes parcelas que dan idea de la dimensión del proyecto y de la industria y los servicios que va a arrastrar.

 Enlaces relacionados:

- El precio de El Álamo está disparado, según Casarrubios

- Análisis del aeródromo del Suroeste (I): El rompecabezas aéreo de El Álamo

- Análisis del aeródromo del Suroeste (II): Un aeródromo entre dos tierras

- Plan director del aeródromo

- El aeródromo del Suroeste resucita por Eurovegas

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios