www.madridiario.es
No somos olímpicos

No somos olímpicos

lunes 05 de octubre de 2009, 00:00h
Parecía difícil, aunque conociendo el mundo del olimpismo internacional, muchos pensábamos que no era imposible. Madrid había hecho los deberes. Había preparado a conciencia cada aspecto en juego para conseguir una alta valoración objetiva del proyecto. Transportes, sedes y subsedes olímpicas, alojamientos hoteleros, seguridad, instalaciones deportivas, alojamiento para deportistas.

Los problemas venían de otros temas más formales como legislación nacional antidopaje, necesaria coordinación de las administraciones, calidad de la presentación publica del proyecto. Pese a ello, Madrid contaba con el más amplio apoyo popular de cuantas ciudades candidatas se presentaban en Copenhague como finalistas.

Es cierto que hay una regla no escrita sobre rotación de continentes. Es cierto que  todas las ciudades candidatas partían del reconocimiento de la viabilidad del proyecto que presentaban.  Es cierto que Lula y Obama pusieron mucha carne en el asador. Es cierto que esta elección es siempre una lotería, porque si Madrid reunía las mejores condiciones objetivas, en el corazón no manda nadie y los elementos y factores subjetivos eran muchos y pesaban mucho.

Pero la corazonada tenía mucho de premonición, algo de profecías, un poco de pronóstico y más optimismo de la voluntad que pesimismo de la razón.  El sueño olímpico Madrid 2016 se ha desvanecido entre las brumas nórdicas de Copenhague.

Llega ahora el momento de la resaca y de la digestión de una pesada comida. Ahora llega el momento en el que muchos buscarán culpables, otros procurarán hacer de la necesidad virtud y no pocos intentarán pescar en río revuelto o cobrarse alguna pieza cazando a la retranca.

El ejercicio es vano e inútil, porque el alcalde de Madrid ya anunció que asume toda la responsabilidad de la derrota y porque, además, Gobierno y oposición, en todos los ámbitos, se empeñaron en acudir a la foto de Copenhague y no hubieran faltado en la foto de familia si el triunfo olímpico se hubiera producido.

La derrota debería producir movimientos en otro sentido. Es la hora de reflexionar que Madrid está solo ante la crisis. Tan solo como cualquier otro ayuntamiento del país. Que no vendrán inversiones añadidas del Estado o la Comunidad para las Olimpiadas. Que hay pocos recursos, poca recaudación, muchas necesidades, mucho paro y una ciudad capital que tiene mucho que hacer para parecerse, no digo a Copenhague, sino a Getafe, San Sebastián de los Reyes o Rivas Vaciamadrid en servicios a su ciudadanía. Desde escuelas infantiles a atención a nuestros mayores, desde escuelas de música a deportes de base, por poner ejemplos cercanos.

Una ciudad que cuenta con un buen metro y un túnel en la M-30, pero con poca industria, poca innovación, mucha inmobiliaria (cada vez menos) y poca fibra óptica. Una capital con mucho paro, mucho endeudamiento de las familias, mucho riesgo de empobrecimiento y pocas oportunidades de salir del atasco si la familia encalla en el paro, la falta de rentas y el crédito hipotecario. Así que nadie se líe con la búsqueda de culpables. Nos soñamos olímpicos y hemos amanecido en mitad de la meseta castellana.

Es hora de sacar a paseo la voluntad, de soñar un Madrid más allá de la crisis, donde la vida digna y el trabajo decente sean la vocación de toda la ciudadanía y sus gobernantes. CCOO ya estamos en ello. No es una corazonada… es una necesidad. En eso consiste el espíritu olímpico. Lo demás cuentos, sueños, pesadillas.

Francisco Javier López Martín
Secretario general de CCOO Madrid

Javier López

Patrono de las Fundaciones Abogados de Atocha y de la Sindical Ateneo 1º de Mayo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios