www.madridiario.es
Lugar donde el inspector del SER multó al vecino que recogía alimentos del supermercado
Ampliar
Lugar donde el inspector del SER multó al vecino que recogía alimentos del supermercado (Foto: MDO)

Multado por estacionar en un carga y descarga al realizar una "labor humanitaria" para un Banco de Alimentos

domingo 02 de agosto de 2020, 09:04h

El coronavirus no ha supuesto solo una crisis sanitaria, también ha provocado una tremenda crisis en cientos de familias. El estricto confinamiento que decretó el Gobierno para parar los contagios, provocó que muchas de ellas se tuvieran que quedar en sus casas sin poder trabajar y, por ende, cobrando a través de un ERTE, es decir, nunca el cien por cien. Para otras familias, la situación ha sido mucho mejor. Aquellas personas sin papeles o, por ejemplo, trabajadoras del hogar se vieron sin poder salir de sus casas y sin ingresos durante los meses de encierro.

Las denominadas colas del hambre protagonizaron la actualidad los meses de marzo y abril y los bancos de alimentos se convirtieron en los únicos lugares para alimentarse a los que pudieron acceder decenas de personas. En ese contexto nació el Banco de Alimentos de la Asociación de vecinos Manzanares-Casa de Campo, que ahora denuncia que en la última recogida de alimentos, la semana pasada, uno de los voluntarios fue multado por un "inspector" del SER. El motivo: aparcar en una zona de carga y descarga mientras cargaba su vehículo para trasladar los alimentos al local donde posteriormente se reparten entre los vecinos necesitados.

"Me parece vergonzoso que haciendo una labor humanitaria y por parar un momento para recoger los alimentos una persona del SER me multe", denuncia el vecino que, además, apunta que previamente había avisado al inspector del SER -cuya misión, apunta este vecino, no es poner multas sino vigilar a los controladores- que iba a estacionar su vehículo en la zona de carga y descarga para realizar esta labor solidaria. "Esto eran las 11:15 y me advirtió que si no procedía a retirar el vehículo me multaría, por lo que decidí llevarme el coche", continúa.

Pero una hora y cuarto después, cuando ya iba a concluir la recogida, el vecino, según cuenta, necesitaba acercar el coche al supermercado para cargar los alimentos donados, por lo que estacionó en la carga y descarga del supermercado. "Me bajé del coche, dejé las puertas abiertas y cuando salí del supermercado con los alimentos para meterlos en el maletero me encontré con el inspector multándome", una persona que, según este vecino, le dijo que le daba igual la labor que estuviera realizando.

Para este vecino, que ahora tiene que pagar una multa de 60 euros, lo que le sorprende es que el inspector del SER estuviera allí a las 11:15 y siguiera en el mismo sitio una hora y cuarto después. "Este señor no se fue hasta que me multó y aprovechó el momento de entrar en el supermercado para poner la sanción" denuncia este vecino, asombrado de que por estacionar para recoger alimentos para ayudar a otras personas "a alguien lo puedan multar cuando, sobre todo, ya había avisado al inspector que sabía lo que estaba haciendo".

"Yo no salgo de mi asombro", continúa la persona afectada que confirma a Madridiario que cuando reciba la multa se pondrá en contacto con el Ayuntamiento para recurrirla. Este medio ha contactado con el Área de Medio Ambiente y Movilidad para contrastar los hechos y "no tienen constancia" de lo ocurrido. Aún así, "van a investigar lo ocurrido", aseguran las mismas fuentes.

50 familias y 10.000 kilos de comida en cinco meses

El Banco de Alimentos y Bienes de Primera Necesidad fue creado por la Asociación de vecinos Manzanares-Casa de Campo cuando se decretó el confinamiento en el mes de marzo. Pero no comenzó con esta función, sino que lo que se fundó fue una red vecinal que ayudaba a aquellos vecinos que no podían salir de sus casas bien por ser personas de riesgo o por padecer algún otro tipo de problemática. "Éramos 30 voluntarios que íbamos a las farmacias, a los supermercados o sacábamos la basura de nuestros vecinos", cuenta Irene, coordinadora del Banco de Alimentos.

"No necesitaban ayuda para sacar al perro sino para comer"

Sin embargo, había gente que los llamaba no porque necesitaran ayuda para sacar al perro sino para comer. "Se nos presentó la situación de que había vecinos que llamaban a los servicios sociales para pedir alimentos y no les respondían". Por ello, comenzaron a darle 20 euros a la semana hasta que llegó un momento que se vieron "desbordados". Fue ahí cuando se fundó este Banco de Alimentos que ha prestado ayuda a más de 50 familias -150 personas- y ha recogido casi 10.000 kilos de comida.

En la actualidad, según cuenta la responsable del centro, hacen un reparto de comida cada 15 días y están ayudando a 30 familias. "Damos la ayuda que las administraciones no ofrecen a las familias", comenta al asegurar que sigue habiendo dos o tres familias del barrio que todavía no han cobrado el ERTE. "La situación para estas personas es horrible porque además, cuando cobren tendrán que pagar todas las facturas que tienen pendientes".

Por ello, aunque ve que la gente necesita cada vez menos ayuda ya que la mayoría han empezado a volver a sus puestos de trabajo, ve que la situación no mejora porque servicios sociales no ayuda a estas familias. Y ese, según cuenta, es el principal objetico del banco de alimentos: "Queremos que servicios sociales ayude a estas familias a tener una vida más digna".

A pesar de todo, y aunque en septiembre se reunirán con los vecinos para ver que hacen con el Banco de Alimentos -que actualmente se gestiona los fines de semana desde la clínica de fisioterapia que Irene dirige-, es contundente a la hora de decir que desde el barrio no van a dejar a nadie "en la estacada". "Vamos a hablar para ver como podemos seguir" ya que "el bienestar social es imprescindible para la sociedad".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios