www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Palacio de Oriente, construido bajo la orden de Felipe V.
Ampliar
Palacio de Oriente, construido bajo la orden de Felipe V. (Foto: Juan Luis Jaén)

Luis I: el rey que duró siete meses al mando

sábado 31 de agosto de 2019, 09:03h

El joven Príncipe de Asturias, Luis I, con tan solo 17 años, vio caer sobre sí la corona de España. Sin la preparación necesaria para reinar, su padre, Felipe V, decidió abdicar en él, al no verse cualificado para continuar su reinado debido a su inestabilidad psiquiátrica. Según fuentes históricas, el rey habría sufrido trastornos de bipolaridad, siendo esta la razón de la abdicación. Otras fuentes, al contrario, sospechan que esta acción persiguiera encargarse de la corona francesa si se diera una muerte prematura de Felipe XV.

Luis era fruto de la unión de Felipe V y María Luisa Gabriela de Saboya. Previo a su reinado, en 1709 fue proclamado Príncipe de Asturias, para casarse posteriormente, en 1722 con Luisa Isabel de Orleans, hija del regente de Francia del momento, de Felipe de Orleans.

Desde los comienzos de su matrimonio, Luis se sintió muy alejado de su esposa, cuya actitud era inmadura y similar a la de una niña. En la corte destacaban las historias sobre los comportamientos de la reina, sus extravagancias y falta de pudor o higiene.

Un rey adolescente

El 9 de febrero de 1724 Luis I fue proclamado rey, comenzando así uno de los reinados más breves de la Historia de España, solo cuatro semanas tras la abdicación de su padre. En su reinado destacaría por su personalidad, y popularidad entre los ciudadanos, dotes que dieron lugar a su apodo, el 'Bien Amado'.

Aun así, los anteriores reyes seguían tomando decisiones en nombre de Luis, lo que no agradaba al monarca. Para evitarlo, Luis se rodeó de tutores que le aconsejasen, alejados de las ideas de sus padres. De esta decisión surgió una nueva política exterior que derivó en una mayor inversión en América y el Atlántico, y recortes en los fondos destinados a recuperar territorios italianos perdidos en la Guerra de Sucesión.

Su reinado, aun así, fue claramente marcado por la locura de su esposa. El comportamiento de Luisa Isabel llevó al monarca a buscar consuelo en la noche, la fiesta y la caza, quedando esta imagen de ‘fiestero’ apegada a su reinado. El Mariscal Tessé describió así la rutina y forma de vida de Luis: “En cuanto ha almorzado se va a jugar a la pelota; el resto del día, bajo un gran calor, se va de caza y camina como un montero; por la noche, sin trabajar eficazmente, creemos que se excede y, sin embargo, no le gusta su mujer ni a su mujer él”. Finalmente, la inestabilidad mental de su mujer le obligó a encerrarla en palacio, viendo esta como única alternativa para controlar su locura.

La viruela que acabó con el rey

Tras dos semanas de encierro, la joven escribió arrepentida al rey, quien finalmente cedió, al enfermar ambos de viruela. Luisa Isabel fue capaz de superar la enfermedad, pero Luis falleció el 31 de agosto, dejando tras de sí un reinado corto pero repleto de polémica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.