www.madridiario.es
Cementerio de la Almudena.
Ampliar
Cementerio de la Almudena. (Foto: Chema Barroso)

La Funeraria Municipal denuncia un intento de "asfixiarla" y amenaza con huelga si no se aumenta su plantilla

miércoles 22 de julio de 2020, 07:31h

El volumen de trabajo de los servicios funerarios se multiplicó de forma exponencial en los primeros compases de la pandemia, un ritmo intensificado durante el pico de fallecimientos. Los trabajadores de la Empresa Municipal de Servicios Funerarios de Madrid se adaptaron entonces a las circunstancias, pero ahora denuncian una gestión basada en una "carencia de personal y medios" que arrastran "desde hace un par de años". Ante el riesgo de rebrotes, piden más contrataciones y amenazan con declararse en huelga el próximo mes de septiembre si el Ayuntamiento no atiende sus demandas.

Durante las semanas más críticas de la crisis sanitaria registraron hasta 107 bajas por coronavirus, es decir, una merma de una cuarta parte de los empleados. El resto asumieron turnos "de hasta 18 o 20 horas" con equipos de protección "lavados con lejía hasta tres y cuatro veces" y falta de unidades de enterramiento y vehículos, describe a Madridiario Manuel Carmona, presidente del Comité de Empresa.

Para evitar una situación similar, exigen al Consistorio un plan de contingencia que incluya nuevas incorporaciones. "No queremos ni cobrar más ni trabajar menos, con que se cubran las bajas de larga duración y las vacaciones estaremos satisfechos", expone Carmona. En la actualidad, la plantilla se compone de unas 480 personas y estima que sería necesario sumar entre 20 y 40 efectivos más. Además, piden que se consoliden los puestos de personal estructural "que lleva siete u ocho años con contratos temporales".

Un intento de "asfixiar" a la empresa

Desde el Comité de Empresa señalan que en los últimos meses optaron por "agachar la cabeza, ser leales y trabajar", pero que ya en un escenario más amable sienten la obligación "moral" de dar a conocer la "nefasta" gestión de la pandemia. Así, han manifestado su incomprensión ante la decisión de almacenar los cuerpos de los fallecidos por coronavirus en las tres morgues improvisadas en Majadahonda, la Ciudad de la Justicia y el Palacio del Hielo. "No tenían que haberse abierto porque nuestros depósitos estaban al 50 o 60 por ciento de su capacidad", explica Carmona. Por su parte, fuentes del área de Seguridad y Emergencias niegan este punto: "Sentimos que alguien en esta empresa lo afirme".

El representante de los trabajadores apunta hacia un interés por "favorecer a grandes empresas y a los lobbies de las aseguradoras". No entienden cómo se ha permitido "que las funerarias privadas cogieran los cuerpos 'a granel' en las morgues" en detrimento de la propia Funeraria Municipal, que ha perdido cuota de mercado y calidad de servicio. Por ello, ven en esta actuación un intento de "asfixiar a la empresa económicamente" por parte de la dirección. "Hay muchas formas de privatizar y una es no matarla, pero dejar que se muera poco a poco", sentencia.

Los trabajadores municipales tampoco aprueban la determinación tomada en abril para agilizar las incineraciones: derivarlas a Burgos y Ponferrada para frenar la demora de hasta dos y tres días en Madrid. Al respecto, la Funeraria Municipal cree que debería haber apostado por habilitar dos nuevos hornos crematorios en el Crematorio Sur. "Llevan preinstalados desde hace ocho años, pero decían que no eran rentables", comentan.

Desde el área de Seguridad y Emergencias, dirigida por Inmaculada Sanz, agradecen a los empleados de la Funeraria el "grandísimo esfuerzo" realizado para "incrementar al máximo la capacidad operativa durante los meses centrales de la pandemia, tras ver triplicada e incluso cuadriplicada su actividad, lo que permitió activar el funcionamiento de los crematorios 24 horas del día". Asimismo, recuerdan que reforzaron el personal con la contratación de 33 trabajadores, con los que se agotaron las bolsas de trabajo temporal.

¿Huelga en septiembre?

Como ya advirtió la semana pasada CCOO en un comunicado, el Comité de Empresa de la Funeraria ha anunciado movilizaciones en otoño si el Ayuntamiento no toma "medidas urgentes". De hecho, los trabajadores acordaron el pasado 8 de julio, por unanimidad, convocar un paro desde el próximo 16 de septiembre si no se da solución a sus problemas. "No queremos hacer huelga, pero tienen que cambiar el modelo -de gestión-", incide Carmona.

No declararse en huelga pasa por la elaboración, por parte del Gobierno local, de un plan de contingencia que subsane las "deficiencias detectadas", optimice la utilización de los recursos públicos, garantice medios "suficientes y adecuados" de protección para el personal y aumente la plantilla con las contrataciones necesarias.

Ante esta declaración de intenciones, fuentes del área de Seguridad y Emergencias trasladan que harán "todos los esfuerzos para sentarnos a hablar con ellos, escuchándoles y explicándoles que hemos hecho todo lo que ha estado en nuestra mano". "De todos los temas laborales se puede hablar, y nuestra voluntad es siempre el acuerdo", declaran.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios