www.madridiario.es
Los sindicados critican lo 'insuficiente' y 'regresivo' del Plan de Mejora de la Atención Primaria
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

Los sindicados critican lo "insuficiente" y "regresivo" del Plan de Mejora de la Atención Primaria

jueves 27 de mayo de 2021, 08:34h

“La Comunidad de Madrid, desde luego, hasta el mes de diciembre, no tiene planteado reducir la plantilla. La intención de la Consejería de Sanidad es mantener a la mayoría de los profesionales sanitarios”, decía este miércoles la presidenta regional en funciones, Isabel Díaz Ayuso, desde la Asamblea de Madrid. Respondía así a las preguntas de los periodistas sobre el presunto plan de contingencia para la Atención Primaria de la zona Centro de Madrid que fue publicado por el diario El País, así como sobre el Plan de Mejora de la Atención Primaria que sindicatos sanitarios han criticado en las últimas horas.

“Sobre la información que lleva varios días dando vueltas acerca del supuesto cierre de centros de Atención Primaria”, decía Ayuso tras recoger su acta como diputada en la Cámara regional para la XII Legislatura sobre el plan de contingencia, “la Comunidad de Madrid no ha dicho nada al respecto, ni tampoco la Consejería de Sanidad. Desconocemos si nuevamente se trata de un borrador o un correo electrónico, pero desde luego no es nada oficial”, añadía.

Y es que, según publicaba el lunes el señalado diario, el déficit estructural de la Atención Primaria los próximos tres meses estivales se eleva a una carencia de 1.800 profesionales entre Enfermería y Medicina de Familia, a los que se suman asimismo 574 plazas de médicos de cabecera y 150 de Pediatría sin cubrir. El País señaló que la solución de la Dirección Asistencial Centro, una de las seis en las que se divide el área sanitaria de la Comunidad y de la que dependen 49 centros, es plantear una reestructuración por fases en la que el último escalón supone el cierre de 41 de esos centros.

De esta manera, los ocho ambulatorios que quedarían abiertos concentrarían la atención de toda la población que abarcan, 1.293.973 personas de los distritos de Latina, Carabanchel, Usera, Villaverde, Chamberí, Barrio de Salamanca, Chamartín y Ciudad Lineal, según la última memoria de la Gerencia de Atención Primaria. Tal y como cita el documento al que ha tenido acceso, “teniendo en cuenta la situación actual, la organización del plan está centrada en aquellas categorías con una situación más crítica (Medicina de Familia y Pediatría), en las que es improbable la disponibilidad de recursos ante posibles eventualidades”.

Desde la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid confirman a Madridiario lo indicado por la mandataria regional: “El documento al que hace referencia El País es un documento de la Dirección Asistencial de la zona Centro de Primaria de las siete direcciones asistenciales que hay en toda la región, y no es un plan de la Consejería de Sanidad”, dicen. Además, señalan que “se trata de un plan de contingencia que cualquier organización sanitaria dispone para, llegado el caso, afrontar una situación crítica y garantizar la asistencia” sanitaria de todos los ciudadanos, como ocurrió con la llegada de la pandemia y con miras a afrontar la primera ola del Covid-19.

Asimismo, desde el área dirigida hasta el momento por Enrique Ruíz Escudero añaden que “hay que destacar que en estos momentos, ante la disminución de casos de infección por Covid-19 y creciente cobertura de la vacunación, la Consejería de Sanidad se encuentra inmersa en la recuperación de toda la actividad previa a la pandemia, incluyendo la presencialidad en todas las consultas”. En este sentido, la Consejería de Sanidad indica a Madridiario que el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) está actualmente “trabajando en la Mesa Sectorial con los sindicatos en el Plan de Mejora de Atención Primaria, que contempla la adecuación de plantillas, mejoras retributivas y la contratación de más de 1.200 plazas a lo largo de tres años”, el cual está dotado de cerca de 80 millones de euros.

Plan de Mejora de la Atención Primaria

Precisamente, dicho Plan de Mejora de la Atención Primaria ha sido criticado también esta semana por los sindicatos sanitarios de la Comunidad de Madrid, los cuales encuentran “insuficiente” la dotación económica -al tiempo que denuncian que sigue siendo muy inferior a la de otras comunidades autónomas- y critian que la propuesta no contempla aspectos tan necesarios como el incremento de plantillas para los centros de salud, haciendo referencia a personal sanitario (médicos, enfermeras, especialistas, etc.) como de administración.

La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (ADSPM) censuraba a través de un comunicado la "insuficiente" financiación de 73 millones en tres años, haciendo hincapié en que ya en 2019 la Atención Primaria madrileña recibía 250 millones de euros menos de lo que le correspondería para homologarse a la media de las Comunidades Autónomas por habitante y año.

En este sentido, desde Comisiones Obreras (CCOO) Madrid indican a este diario que en pasado año, en el mes de septiembre, el Gobierno regional -entonces de Partido Popular y Ciudadanos- anunció “83 millones de euros para reforzar los Recursos Humanos (RRHH) de la Atención Primaria en la región para el trienio 2021-2023”, una cifra que ya entonces vieron como insuficiente “a todas luces”. Sin embargo, ocho meses después, el borrador del SERMAS “reduce a 73 millones la dotación económica para el mismo plan”, una cifra que dista mucho de los “200 millones que consideró CCOO en 2018, antes de la pandemia”.

Así, reflexionan que en la actualidad la dotación “sería al menos de 250 millones los necesarios para poder afrontar la reforma”, dicen desde el sindicato, quienes además añaden que al tratarse de un proyecto que sería alcanzado el año 2023, “esta cantidad aún debería incrementarse por encima de los 250 millones de euros”, lo que hace que la financiación actual que propone el Gobierno regional no suponga ni el 30 por ciento de las necesidad reales de la Atención Primaria.

Para Asociación de Médicos y Técnicos Titulados de Madrid (AMYTS), el plan “pierde millones por el camino” respecto a lo indicado en septiembre de 2020 e “incumple las promesas firmadas con AMYTS, olvidándose por completo de medidas esenciales para los médicos de Atención Primaria”. Son tales las promesas desaparecidas, indican desde la asociación, que “en septiembre se anunció unos incentivos económicos para retener a los médicos de Familia, pediatras y odontólogos de cerca de 500 euros mensuales por facultativo y ahora hablamos -en el mejor de los casos al no ser ni equitativo para todos los médicos- de 58 euros para los especialistas de Medicina Familiar y 62 euros para cada pediatra”.

La diferencia, dicen desde AMYTS, es “abismal y supone un grave incumplimiento” por no cumplir con lo pactado y por provocar “que Madrid siga siendo un lugar poco atractivo para nuestros profesionales” que, como dicen, prefieren ser contratados en otras regiones limítrofes (como Castilla y León o Castilla La Mancha) por el incremento salarial que supone trabajar en ellas con respecto a la Comunidad de Madrid. “Durante más de 20 años la Comunidad de Madrid ha mantenido a sus trabajadores sanitarios en una situación muy precaria y con contratos eventuales, de tres meses en tres meses”, relatan desde CCOO a este diario para explicar que más allá de lo negativo de esta precarización de los profesionales, la consecuencia ha sido el déficit de sanitarios que acumula la región.

Madrid tiene un déficit en este sentido que es brutal, que también lo tiene el resto de España pero mucho menos notorio que la Comunidad de Madrid”, indican desde el sindicato, al tiempo que afean que el problema se agrave con la falta de contratación: “CCOO cifró en 2018 en más de 4.000 profesionales el incremento necesario en los Recursos Humanos de la Atención Primaria para conseguir una calidad asistencial óptima”, pero la realidad es que el plan presentado por la Comunidad de Madrid esta semana solo contempla “un refuerzo de plantilla de un máximo de 1.200 profesionales en los próximos 3 años, lo que supone sólo 2,79 profesionales sanitarios y no sanitarios de media para cada centro”.

En Madrid hay 430 centros de Atención Primaria, 266 centros de salud, 163 consultorios y 1 centro adscrito, según la Memoria del SERMAS de 2019, y según indican a este diario desde el sindicato “se prevé que en los próximos cinco años, un 25 por ciento de la plantilla tenga 65 años y pueda optar a la jubilación”. De hecho, según los datos de la plantilla publicados por el SERMAS, con fecha 31 de marzo de 2021, en el próximo quinquenio se podrán jubilar 3.086 profesionales (2.556 fijos, 447 interinos y 83 eventuales), de manera que “el incremento de plantilla que ofrece el Gobierno de Ayuso no cubre ni la tasa de reposición del personal que se jubila”, dicen desde CCOO. Sin embargo, desde la Consejería de Sanidad indican a Madridiario que la contratación señalada en el Plan de Mejora de Atención Primera es adicional a la que se lleve a cabo para reponer a los facultativos jubilados.

Tintes de “privatización”

Los sindicatos también critican los “tintes privatizadores” que el Plan de Mejora para la Atención Primaria madrileña contempla, y que se concentran especialmente en dos propuestas: la Creación de centralita sanitarizada (Call Center) y Proyecto de Urgencia extrahospitalaria (SUAP). Respecto al primer caso, desde CCOO indican que todo sugiere que se va a tratar de “externalizar todo lo relativo a los trabajos de Admisión y Administración en los centros de salud dándoselo a una empresa llamada Indra, Moviestar o lo que sea”, que en cualquier caso significan menos puestos de trabajo que “van a desaparecer del sistema sanitario público”.

Coinciden desde AMYTS, quienes indican que tanto la “creación de una centralita sanitarizada y el proyecto de urgencia extrahospitalaria están pensados para favorecer, una vez más los intereses privados con dinero público". Por otra parte, para CCOO, los SUAPs “lo que quieren es cerrarlos definitivamente” y por ese motivo desde hace año y medio, cuando se inició la pandemia, continúan cerrados. “Se reorganizó a todos esos profesionales en el SUMMA y ahora eso ha provocado que las urgencias también se saturen, porque con la crisis sanitarias las urgencias bajaron pero es que la vida continúa y eso también implica que las urgencias sigan estando ahí”, dicen.

Por todo ello, los diferentes sindicatos regionales han rechazado el plan propuesto por el Gobierno regional, tachándolo de "regresivo" y mostrando su apoyo a que desde las instituciones se garanticen “recursos y personal suficiente para la Atención Primaria, así como la apertura de todos los centros de salud en su horario habitual, con las mismas prestaciones existentes antes de la pandemia, y asegurar citas presenciales en ellos en un máximo de 48 horas". Si no se producen cambios significativos en esta propuesta, dicen desde AMYTS, "estimamos que es necesario que trabajadores de la Sanidad Pública y población nos movilicemos contra una propuesta regresiva y privatizadora que atenta directamente contra una Atención Primaria de calidad y accesible".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios