www.madridiario.es
El interior de La Central de Callao.
Ampliar
El interior de La Central de Callao. (Foto: La Central de Callao)

Las librerías resisten a los efectos de la pandemia y sacan sus ejemplares a la calle

Los libros salen a la calle

viernes 23 de abril de 2021, 07:41h

"Los libros fueron un buen aliado para combatir el aislamiento y la soledad de aquellas semanas en las que estábamos encerrados en las casas". Un apoyo, asegura Manuel González, presidente de la Asociación de Editores de Madrid, que no debemos olvidar. "Ha venido para quedarse", añade. Una conclusión que cobra mayor importancia estos días en los que se celebra la Semana del Libro. Este viernes, 23 de abril, merece la pena dedicar unos minutos a pensar en la importancia de la existencia de librerías. En el Día del Libro debemos reflexionar sobre la situación actual del sector, que ha sufrido, de manera sangrante, los efectos devastadores de la pandemia. La Covid-19 cerró negocios y muchos de ellos no han vuelto a subir la persiana. Y aunque el esfuerzo ha sido mayor del esperado, algunos libreros se han podido mantener y otros han cerrado las puertas, al no poder hacer frente al "gran enemigo" del pequeño comercio. El negocio online y Amazon ha colocado en la cuerda floja a un sector que ha tenido que reinventarse si quería salir a flote de una crisis sin precedentes.

"Las librerías son esenciales", asegura Manuel González. La oferta que producen los editores es muy abundante: "Somos el tercer país en la producción de títulos, superamos los 85.000 al año y somos el décimo país en facturación". Unas cifras que demuestran que es necesaria una red potente que se adapte a los cambios y transformaciones. "Pensábamos que el efecto pandemia iba a ser más devastador sobre el tejido empresarial y al final hemos conseguido sobrevivir, eso sí, con pérdidas, pero la narrativa se ha defendido si lo comparamos con otros sectores como el turismo, que ha caído un 60 por ciento. El año 2020 se cerró con unas caídas de ventas entre el cinco y el siete por ciento. Las exportaciones también cayeron". González cuenta que la tardía recuperación económica en otros países, como América Latina, resiente el sector: "Allí la pandemia llegó más tarde y también sus consecuencias".

"Somos el tercer país en la producción de títulos"

Pero las pérdidas económicas no quitan la ilusión al sector librero. En el confinamiento, se comprobó que los libros se convirtieron en el refugio de cientos de personas mejorando los índices de lectura, que subieron dos puntos el pasado año: "Más tiempo en casa y se leyó más". El estudio 'Hábitos de lectura y compra de libros' de la región, en 2020, en el que participa la Asociación de Editores de Madrid, revela que el formato en papel sigue siendo el favorito de los lectores madrileños, que están diez puntos por encima de la media nacional. En Madrid se lee más que hace diez años. Así lo constata este informe que atestigua esta tendencia que aumenta en cinco puntos desde 2010: de un 58,3 por ciento se ha pasado a un 63,3, en 2020. La Comunidad de Madrid se sitúa como líder de los índices de lectura en España con un 77,7 por ciento de lectores en la región, casi 10 puntos más que la media nacional (68,8 por ciento).

Los madrileños leen, de media, un libro al mes en su tiempo libre


Las novedades de este informe es que ha tenido en cuenta el comportamiento de la población madrileña durante el periodo de confinamiento. "Los hábitos de lectura y compra de libros se ven afectados de manera notable por la situación generada por la pandemia. Los meses de confinamiento nos han hecho valorar, más si cabe, el poder inmenso de la lectura para transportarnos a otros lugares, entender mejor a los demás, sentirnos parte de un mundo que no se limita a las noticias y conectarnos con el pasado, con el presente, incluso con el futuro", explicó la entonces consejera de Cultura y Turismo del Gobierno regional, Marta Rivera de la Cruz, en la presentación del estudio hace unos meses.

Los madrileños leen, de media, un libro al mes en su tiempo libre. Además, se desprende que los madrileños prefieren leer en casa, un 96,6 por ciento. La situación vivida durante 2020 marcada por la pandemia ha consolidado los hogares como lugar en donde practicar esta actividad, a mucha distancia del segundo puesto, que lo sigue ocupando el transporte público, con un 25,2 por ciento.

Destaca, además, la igualdad por sexos en los porcentajes de lectura. Hombres y mujeres leen en cualquier medio o soporte, 98,5 y 95,9 por ciento, respectivamente. Por sexos, se observa que los hombres leen principalmente por motivos profesionales y de estudios, mientras que las mujeres prefieren hacerlo en su tiempo libre.

Por otro lado, el estudio destaca que los libros se han convertido en la primera opción de lectura para los madrileños,77,7 por ciento, seguido de los periódicos, que tradicionalmente habían ocupado este puesto, con un 75,5 por ciento. En el caso de las revistas, el porcentaje ha descendido significativamente respecto a años anteriores, pasando del 38,2 por ciento en 2018 al 25,2 en 2020. Por otro lado, crece el índice de lectores digitales hasta el 85,4 por ciento (periódicos, revistas, webs, redes sociales, etc.). Por otra parte, el 35,6 por ciento de la población madrileña lee libros en formato digital, un 3,7 por ciento menos que en 2018 (39,3 por ciento). Aumenta el porcentaje de quienes leen periódicos en soporte digital, llegando a un 63,3 por ciento, y también crece el uso de webs, blogs y foros y redes sociales.

"Todavía nos queda recorrido para alcanzar a países con un mayor índice de lectura"

La lectura en otros idiomas se sitúa en un 42,1 por ciento, cifra similar a la observada en 2018 (43,5 por ciento). El principal idioma en estos casos es el inglés. Un 37,5 por ciento de los madrileños lee libros en inglés frente al 36 por ciento de 2018. Tanto la edad como la formación son factores determinantes a la hora de elegir los otros idiomas. Los madrileños que han recibido formación bilingüe, los que tienen estudios universitarios superiores y los más jóvenes son los que eligen este tipo de lecturas.

Aún con estos datos positivos, según González, queda mucho camino por recorrer: "Todavía nos queda recorrido para alcanzar a países como Corea, Japón o Estados Unidos. Esperamos que antes de que acabe esta década les alcancemos".

Orgullo de ser lector

Con motivo de la celebración del Día Internacional del Libro, desde la Asociación de Editores de Madrid han puesto en marcha una campaña para reivindicar el orgullo de ser lector. La campaña, que cuenta con el apoyo de la Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Cultura y Turismo, y de Cedro, tiene como lema el hastag #yoleo.

El objetivo es mostrar la identidad lectora en las redes sociales y que quede constancia de que España es un país lector. "Durante este año tan difícil buena parte de nuestra actividad y movilidad han quedado reducidas, pero aun así hemos viajado, a veces en el tiempo, hemos conocido a grandes personajes, hemos investigado nuevas disciplinas y recordado algunas otras olvidadas, hemos redescubierto la poesía, hemos reflexionado, aprendido, reído, hemos sentido todas las emociones posibles, hemos vivido vidas enteras, y todo esto lo hemos hecho porque hemos leído", relata el presidente del colectivo de editores.

Los libros son compañeros de viaje desde hace millones de años y la lectura siempre nos ha acompañado en conversaciones, debates y discusiones. Para demostrar que en España se lee, los editores proponen cambiar, en WhatsApp e Instagram, la imagen de perfil por la foto de la portada del libro que se esté leyendo y escribir en el estado/bio el hastag #yoleo.

Los libros salen a la calle

Este viernes, con motivo de la celebración del Día del Libro, se celebrará un acto institucional con los Reyes de España y el ministro de Cultura y Deportes en el Instituto Cervantes de Alcalá de Henares. El acto contendrá lecturas dramatizadas de textos clásicos por actores de la Compañía de Teatro Clásico, así como una lectura también dramatizada por parte del actor José Sacristán de textos de Miguel Delibes o Antonio Machado.

Posteriormente, el ministro de Cultura, el rector de la universidad y el alcalde de Alcalá de Henares inaugurarán la exposición 'Francisco Brines, la incertidumbre de la poesía'.

Otras de las actividades que se celebrarán enmarcadas en la Semana del Libro 2021 es la lectura continuada de 'El Quijote', en el Círculo de Bellas Artes. Dada la excepcionalidad de la situación sanitaria actual, y ante la imposibilidad de realizarla presencialmente, la lectura se celebrará por segundo año consecutivo de manera virtual. Alrededor de 180 lectores han enviado sus grabaciones, sumando un total de 13 horas en las que se recogen los capítulos más destacados de la novela de Cervantes. Esta edición quiere rendir un homenaje especial al mundo de la Cultura, que ha sufrido y continúa sufriendo las consecuencias provocadas por la pandemia. Escritores, músicos, actores y políticos participarán en la lectura, iniciada por el poeta Francisco Brines, Premio Cervantes 2020.

La Librería saca sus libros a la calle este viernes, Día del Libro

Las librerías sacarán los libros a la calle para fomentar la lectura y homenajear los libros. Es el caso de La Librería. "La idea es instalar un puesto pequeño en un lugar representativo de Madrid donde poder ubicar nuestros títulos", cuenta Manu García del Moral. La mesa estará ubicada en la Plaza de la Villa: "Un lugar muy representativo de la ciudad y su historia porque en esa plaza se ubicó el Ayuntamiento de Madrid desde el siglo XVII a 2007".

Este establecimiento es la única librería y editorial especializada en temas de Madrid. En sus estanterías se pueden encontrar cientos de títulos de la temática más variada, como pueden ser arquitectura, fotografía, curiosidades, historia, gastronomía, libros infantiles, arte sacro, paseos, planos y láminas antiguas. 35 años de historia a sus espaldas. Desde el año 1986, ha ocupado varias localizaciones, siempre situadas en el corazón histórico de Madrid, la última en el tramo final de la calle Mayor, a poquitos pasos de la catedral de la Almudena y de la Plaza de la Villa.

García del Moral también ha sufrido los efectos de la pandemia. "Nos ha obligado a pensar nuevas maneras de llegar a nuestros posibles clientes y a reforzar nuestra estrategia digital". En este sentido, han creado contenido audiovisual que puedan reforzar, en el entorno digital, los distintos lanzamientos editoriales. También han reforzado la presencia en redes sociales y han desarrollado una nueva tienda online para que el proceso de compra sea más sencillo. "La pandemia nos ha enseñado el camino a seguir, los procesos de compra van a ser, cada vez, más elevados en e-commerce y hemos tenido que replantear nuestra estrategia comercial en esa dirección", concreta.

La reinvención también forma parte de la estrategia de la librería Gaztambide. Este negocio histórico, ubicado en el barrio de Argüelles, ha sufrido en sus propias carnes como el negocio ha mermado en los últimos años. "Los gastos nos comen", asegura Belén González, propietaria de la libreria y descendiente de un negocio familiar. Su padre comenzó en el oficio en la Casa del Libro y, ella y su hermana se unieron a la gestión del negocio. Llevan impregnado el espíritu librero que siempre se ha vivido en su hogar y sus recuerdos siempre se relacionan con la lectura. Las calles Gaztambide,6, y Meléndez Valdés, 52, son las dos ubicaciones que han visto como el negocio da más gastos que beneficios. "La pandemia nos afectó mucho. Cuando en otros países se consideraron las librerías como comercios de primera necesidad, aquí no". Belén tuvo que cambiar su forma de vender para no quedarse con los brazos cruzados cuando el confinamiento obligó a cerrar el establecimiento: "Vivo en Boadilla. Durante el cierre lo que hice fue publicitarme por la zona y vender los libros a domicilio. Yo los repartía gratis y con un descuento".

Las ayudas son "inexistentes" y se necesitan "igual que la hostelería" para cubrir todos los gastos que "ahogan" al sector: "Hay que pagar impuestos, el alquiler del local, los salarios...". Y si a eso le añadimos a Amazon, "el mayor cáncer de nuestro negocio", estos espacios deben poner de su parte mucho más para conseguir mantenerse a flote.

Este viernes sacarán a la calle las últimas novedades editoriales. Cada día, los libros de segunda mano pueden encontrarse en el exterior de esta librería para conectar con el público, pero en esta ocasión, las publicaciones más novedosas acapararán la atención y el interés de los viadantes y lectores: "A ver si se anima la gente. Es muy triste la actual situación. Dan ganas de ver más energía por la calle".

Descuentos del cinco por ciento y mesas en la calle con autores firmando libros. Forma parte de la programación de La Central de Callao. Esta librería especializada en filosofía, historia, ciencias sociales, antropología, estudios clásicos y arte está dotada de un importante fondo dedicado al pensamiento contemporáneo. Un espacio de 500 metros cuadrados que acoge un fondo bibliográfico que supera actualmente los 85.000 volúmenes.

"No nos quedamos con los brazos cruzados cuando llegó la pandemia", recuerda Begoña Minguito, responsable de Comunicación y gestión de actividades en La Central. Se volcaron en la venta a través de la web para facilitar las compras online de libros: "Aunque La Central de Callao sea un buque insignia, entendemos que con las facilidades que nos ofrece Internet para los envíos, cualquier cliente que viva fuera de Madrid puede hacer pedidos". Su actividad va retomándose poco a poco. Han comenzado con las presentaciones presenciales -cumpliendo todas las medidas de seguridad y restricciones sanitarias- y los cursos comienzan a organizarse con alumnos en la sede y otros conectados de manera virtual: "Tenemos alumnos de otros países como Latinoamérica y otros expatriados, clientes de la librería y que ya no viven aquí".

Este fin de semana, La Central también sale a la calle y lo hará con esta programación:

Viernes 23 de abril de 18h a 20h
Ana Iris Simón firma Feria
Javier Ruescas firma El último dragón (Cuentos de Bereth 1) y La maldición de las musas (Cuentos de Bereth 2) y Los cinco continentes del amor

Sábado 24 de 18h a 20h
Carlos del Amor, firma Emocionarte
Peio H Riaño firma Las invisibles

Domingo 25 de 12h a 14h
Marta Sanz firma Pequeñas mujeres rojas y el resto de su obra
Luis G. Martín firma Cien noches , Amor puro y el resto de su obra
Manuel Jabois firma Miss Marte y el resto de su obra

Soy de la Cuesta: una lucha por dinamizar Moyano

Uno de los lugares más emblemáticos de Madrid es la Cuesta de Moyano. Pocas personas no ha paseado entre libros junto al Jardín Botánico, comunicando la Glorieta de Carlos V y el parque de El Retiro, por esta vía peatonal protagonizada por una feria permanente de caseitas de libreros. Casi cien años de antigüedad atesora este lugar cuyos recuerdos viajan hasta 1925, cuando se instaló una hilera de casetas de madera de unos 15 metros cuadrados que en su día no tenían luz ni calefacción y en las que se podían adquirir libros por apenas 15 céntimos.

En los últimos años, la Cuesta de Moyano, la calle más leída de Madrid, según el escritor Francisco Umbral, ha pasado por un proceso de remodelación que ha incluido la peatonalización y la creación de un carril bici. Actualmente coexisten 30 casetas regentadas por hijos o nietos de los fundadores. Tienen una oferta muy variada de libros, desde filosofía, literatura, arte, ensayo e incluso compraventa de ejemplares. Además, se pueden encontrar curiosidades, como volúmenes descatalogados o cómics antiguos.

Pero el esplendor de la Cuesta de Moyano ya no es lo que era: "Ese esplendor de los años 80 y 90 ha desaparecido por muchos motivos. No quiero recuperar eso, solo quiero conseguir un nuevo resplandor de cara al futuro. Que Moyano perviva actualizado a nuestros tiempos". Lara Sánchez, periodista y nieta de un librero de este punto estratégico madrileño busca defender a Moyano y para ello fundó en 2019 la asociación Soy de la Cuesta.

Tras pasar unos años en Berlín, donde pudo comprobar que la sociedad civil se asociaba para defender los espacios culturales y ciudadanos, Sánchez se dio cuenta que debía ponerse manos a la obra. "Tenemos que conseguir que abran todas las casetas de la Cuesta y dinamizar el espacio", relata. A día de hoy, algunos puestos tienen la persiana bajada. No han podido continuar con el negocio que, con la pandemia, no han podido aguantar más. Un panorama que entristece a la promotora del colectivo: "Recuerdo jugar a la goma atada en un árbol en Moyano. Me he criado en este ambiente". Pepe Berchi es la razón de su lucha. Su abuelo, librero mítico de la Cuesta, la introdujo en el maravilloso mundo de la lectura y ahora ella tiene un compromiso pendiente: recuperar la actividad que siempre caracterizó a este espacio librero.

Para financiar los inicios de la asociación, Lara Sánchez se valió de unas cartas de Ortega y Gasset que conservaba de su abuelo, por las que obtuvo 5.000 euros tras venderlas a la Biblioteca Nacional. Y ahora, con unos 60 socios, ha iniciado variadas campañas que buscan dinamizar Moyano. "La Cuesta adolece de errores institucionales a lo largo de los últimos 20 años. Ha habido una mala gestión por parte de las instituciones y libreros. Y Gallardón, cuando hormigonó Moyano, se cargó el espacio porque aquí quien se acercaba antaño, se iba cargado de libros y normalmente accedían en coche".

La transformación del sector con la venta online del libro también ha afectado: "Hay una gran crisis del pequeño comercio competiendo con el gran enemigo que es la venta por internet". Y el pago de altos cánones también ha influido en axfisiar más a los libreros: "Pagan cánones desiguales por su casetas. En la época de esplendor se podían asumir pero con la que está cayendo es imposible".

Con esta lucha por delante, la Cuesta de Moyano afronta el Día del Libro con una programación estable.



Además, la asociación, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, celebra esta fecha con el estreno de Moyano Km0 de los libros, audiovisual protagonizado por Antonio Lucas y Christina Rosenvinge, en el que ambos hablan sobre su vida, recuerdos, obra y literatura en un paseo por el Madrid cultural, y en homenaje a la Cuesta de Moyano.



Este proyecto forma parte del plan de actuación #MadridSubelaCuesta 2020/21. Dicho plan prevé la celebración de eventos presenciales y acciones en el ámbito digital, para atraer a nuevos y viejos públicos a la Cuesta de Moyano, contribuyendo así a la reactivación de su actividad comercial - tras la crisis sanitaria iniciada en 2020 - y en anticipo al centenario de su emplazamiento en la C/ Claudio Moyano en 2025.

Partiendo de la Plaza de Juan Goytisolo, frente al Museo Reina Sofía, y pasando por la Estación de Atocha y el antiguo Palacio de Fomento, Christina Rosenvinge llega con Antonio Lucas a la Feria de libros permanente de Madrid para rememorar sus primeras y últimas lecturas, revelando la influencia que éstas han ejercido en su vida y trayectoria creativa. También elogia y explica la importancia de espacios emblemáticos como Moyano o el Retiro en Madrid, y da cuenta de sus próximos trabajos, mientras se hace con Caperucita en Manhattan, de Carmen Martin Gaite, en la Caseta 11 de la mítica feria de libros.



Los episodios, guiados por Antonio Lucas, periodista del diario El Mundo y poeta, además de Socio de honor de Soy de la Cuesta, tienen también como protagonistas a Manuel Vilas, Eduardo Madina, Ana Merino, Mara Torres y Guille Galván, guitarrista de Vetusta Morla. La serie comenzará a emitirse desde abril y hasta octubre 2021 en el canal de Youtube y las redes sociales de Soy de la Cuesta, así como, a partir de mayo, en la web soydelacuesta.org.

La Asociación Soy de la Cuesta y los libreros de Moyano festejarán este 23 de abril con la primera retransmisión de radio en directo desde una de las casetas de la Cuesta de Moyano. Será con La Cultureta, una de las secciones más veteranas del programa 'Más de Uno' de Carlos Alsina en Onda Cero, que también cuenta con una extensión nocturna, La Cultureta Gran Reserva, conducida por Ruben Amón.

Autodenominada “clandestina y autoparódica”, La Cultureta es un espacio de conversación y análisis cultural entre los colaboradores Rubén Amón, Sergio del Molino, Rosa Belmonte, Guillermo Altares, Nacho Vigalondo e Isabel Vázquez, con guión de Carlos Zumer. El programa cuenta con cientos de miles de seguidores por toda España y más allá de sus fronteras, aunque las apariciones en público de esta tertulia radiofónica hayan sido contadas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios