www.madridiario.es
Ambiente en Policía Municipal de Madrid puso 468 sanciones por botellón y multó a 9 locales por incumplimientos este fin de semanadurante las fiestas
Ampliar
Ambiente en Policía Municipal de Madrid puso 468 sanciones por botellón y multó a 9 locales por incumplimientos este fin de semanadurante las fiestas (Foto: EUROPA PRESS)

La policía blinda la Ciudad Universitaria para evitar otro 'macrobotellón'

Por Alejandro Navas
viernes 24 de septiembre de 2021, 06:58h

La concentración de más de 25.000 jóvenes en la Ciudad Universitaria para consumir alcohol del pasado viernes ha obligado a las autoridades madrileñas a habilitar un dispositivo especial de seguridad. La Policía Municipal va a aplicar desde hoy mismo un refuerzo de hasta 300 efectivos mientras que la Policía Nacional va a aportar otros 150 agentes, todos para luchar contra el botellón.

En concreto, el refuerzo de la Policía Municipal está dedicado a los turnos de noche y de tarde durante todo el fin de semana, poniendo especial atención a la zona de la Ciudad Universitaria. Además, contarán con la colaboración de la sección canina del cuerpo y el uso de drones para mejorar la vigilancia. En cuanto a los 150 policías nacionales, tienen como misión patrullar por esa misma zona como medida disuasoria así como practicar controles en el Intercambiador de Moncloa. El objetivo es evitar a toda costa una concentración parecida a la del fin de semana pasado.

Según ha trasladado el Rectorado de la Universidad Complutense de Madrid en un comunicado a los medios de comunicación, estos comportamientos son intolerables y no pueden volver a repetirse. Aseguran que además de crear una imagen errónea de la juventud, este tipo de concentraciones ilegales suponen una grave irresponsabilidad en forma de basura y en situación de pandemia. De hecho, la superficie total que quedó completamente llena de basura llegó a los 62 metros cuadrados.

Tanto desde la Delegación del Gobierno como desde el Ayuntamiento de Madrid insisten en un mensaje: la pandemia no ha concluido y es necesario que todos y cada uno de los ciudadanos se comporten de forma responsable porque de lo contrario será imposible atajar esta situación. Según la portavoz del gobierno municipal y Delegada de Seguridad del Ayuntamiento, Inmaculada Sanz, "por mucho refuerzo que podamos hacer, es materialmente imposible estar presente al mismo tiempo en todos los puntos de la ciudad".

Los que no se arrepienten

Como se pudo apreciar en las imágenes y vídeos que los propios participantes del 'macrobotellón' difundieron a través de las redes sociales, la mayoría eran jovenes universitarios. La convocatoria, que coincide con la llegada de multitud de nuevos estudiantes a la capital para iniciar sus estudios superiores, fue discreta y masiva a la vez.

“Yo me esperaba un botellón de 1.000 personas como mucho. Cuando llegué no me lo podía creer”, asegura a Madridiario uno de los jóvenes que participó en el evento y que prefiere mantener el anonimato. Una amiga del primero, también anónima, añade que se lo pasó muy bien pero que “era muy agobiante, sobre todo cuando perdía al grupo”.

Otra joven comenta que esa noche tenía una fiesta en otra parte pero que si no, habría ido sin dudarlo. Igualmente, todos reconocen que aquello “se desfasó”, aunque achacan el enorme volumen de participantes, entre otras cosas, al hartazgo provocado en el colectivo estudiantil y de jovenes por las medidas de seguridad y restricciones aplicadas en los últimos meses con motivo de la pandemia.

Estudiantes voluntarios: "Me sentí con el deber de ayudar"

Pero no toda la juventud se comporta de la misma manera. Al día siguiente, comenzó a gestarse un grupo de unos 50 estudiantes que se organizaron para ayudar en las labores de limpieza de forma voluntaria. Para ellos, la visión es distinta y están cansados de las críticas generalizadas y la criminalización de la juventud por parte de cada rincón de la sociedad.

Elvira Mateos tiene 17 años y está en primero de carrera. Ella fue una de las responsables del grupo de voluntarios que se dedicó a limpiar toda la basura dejada por el 'macrobotellón' durante el sábado y el domingo. “Había condones, tampones e incluso, partes de un coche como el parachoques o un par de ruedas”, asegura a esta joven a este diario.

Según cuenta, la basura al día siguiente ocupaba casi todo el campus de las facultades de Filosofía y Derecho, entre otras. Gracias a la coordinación de estos estudiantes pudieron convocar a unos 50 voluntarios que, organizados en turnos de mañana y tarde, fueron capaces de limpiar la práctica totalidad de los residuos. Estos voluntarios son todos estudiantes, la mayoría de primero y segundo de carrera. "En parte me sentí con el deber de ayudar con el destrozo y a través de las redes sociales conseguimos reunir a un buen grupo de personas", dice.

Un detalle curioso es que muchos de los que limpiaron la basura el sábado y el domingo participaron en el botellón, es decir, de alguna forma este grupo de 50 estudiantes se hicieron responsables de lo sucedido y actuaron en consecuencia. De hecho, la propia Elvira Mateos reconoce que se acercó al 'macrobotellón' a buscar a una amiga pero que cuando vio la cantidad de personas que estaban allí concentradas, decidió irse a su casa.

"Lo mejor que podías coger ahí era el Covid", concluye esta estudiante.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios