www.madridiario.es
    28 de noviembre de 2020

botellón

Ante una situación de riesgo para los viajeros, la Policía Nacional desalojó la pasada madrugada a un grupo de jóvenes que activó el freno del Metro e incluso bajó a las vías en el túnel de Ciudad Universitaria. Los chicos habían festejado el fin de la EvAU con un macrobotellón en el que dos personas tuvieron que ser atendidas, dos por intoxicaciones etílicas y otra por contusiones.

Rocío Monasterio se ha reunido con asociaciones vecinales de Chueca para conocer los problemas de ruido y botellones del barrio. La candidata de Vox a la Comunidad les ha planteado trasladar eventos que causen estas molestias a los vecinos a Valdebebas o la Casa de Campo, como ya propusiera Javier Ortega Smith con la celebración del Orgullo LGTBi. Además, ha criticado las obras en la plaza de Pedro Zerolo.

Como cada año, la celebración de San Cemento ha terminado con los jardines de Ciudad Universitaria cubiertos de basura. Hasta 115 metros cúbicos de residuos que, no obstante, suponen un volumen menor al de otros años. El nuevo rector, Joaquín Goyache, ha calificado esta situación de "problema serio" y propondrá a las asociaciones de estudiantes alternativas al macrobotellón, aunque "prohibirlo es complicado".

MALASAÑA

Que (con)vivir con el ruido en Malasaña resulta insoportable no es solo una sensación de los vecinos. Hartos de una situación que, lejos de arreglarse, se complica ad infinítum, han instalado sonómetros en algunas viviendas. Las mediciones registradas no dejan lugar a la duda.

Dispuesta a que su barrio no muera de éxito turístico, la plataforma SOS Malasaña sigue con sus reivindicaciones. Un camino que, comenzado hace unas semanas, parece llevar a buen puerto. Queda mucho, muchísimo, por hacer, pero los vecinos ya reconocen algún avance.

"No queremos que Malasaña sea un parque temático, sino un barrio habitable y sostenible en el que la gente pueda vivir". La llamada de auxilio lanzada desde este rincón del distrito Centro, con los vecinos organizados bajo el 'grito' SOS Malasaña, parece surtir efecto. Pero los residentes piden cautela: hace solo unos días exigieron un plan de choque al Ayuntamiento, que se ha comprometido con varias medidas cuyos primeros resultados serán evaluados dentro de un mes. Quienes viven en la zona lo celebran... aunque con cautela.

Malasaña se asfixia, pero no quiere morir. Pisos turísticos, suciedad, botellones diarios, bares ilegales, venta y consumo de drogas... los problemas se acumulan y los vecinos dicen "basta". Este sábado cogen sus maletas y salen a la calle para lanzar un SOS: quieren que la alcaldesa les reciba, soluciones y que Madrid sepa cuál es la realidad de este barrio del distrito Centro.

Las redes sociales se han convertido en un hervidero de quejas vecinales por la noche en vela que Amanecer Bailando 'ha regalado' a los vecinos de Móstoles y Alcorcón desde el Prado Ovejero, el parque en el que se celebró el polémico festival. Ambos municipios han amanecido cubierto por un manto de basura.