www.madridiario.es

GRAN VÍA

Vistas de la Gran Vía.
Ampliar
Vistas de la Gran Vía. (Foto: Javier Bernardo)

El estudio del soterramiento de la Gran Vía que pidió Vox costará más de 50.000 euros

martes 26 de noviembre de 2019, 08:00h

El soterramiento de la A-5 puede no ser el único que se lleve a cabo en el mandato de José Luis Martínez-Almeida. Al menos, no solo se estudiará ese. El túnel de la vía del Paseo de Extremadura era uno de los principales compromisos electorales de los dos partidos que ahora ocupan el Palacio de Cibeles, PP y Ciudadanos, aunque la necesidad del regidor de sumar en su investidura los votos favorables de los cuatro concejales de Vox le obligó a prometer que analizaría también la posibilidad de construir uno similar en la Gran Vía.

"Se estudiará la viabilidad técnica y económica del soterramiento de la Gran Vía como vía de circulación alternativa y aparcamiento subterráneo", reza el punto 44 rubricado por Almeida y el portavoz de la formación de ultraderecha en el Consistorio, Javier Ortega Smith. Dicho y hecho. Tal y como avanzan fuentes del departamento de Obras y Equipamientos que dirige Paloma García Romero, en los Presupuestos para el año que viene se ha incluido un cargo de entre 50.000 y 60.000 euros con el fin de llevar a cabo el informe.

"Está dentro del apartado de estudios y trabajos técnicos de la Dirección General de Espacio Público, Obras e Infraestructuras", aseguran las mismas fuentes. Fue la propia Romero la que confirmó, el pasado mes de septiembre, que el Consistorio acometería el estudio para cumplir su acuerdo con Vox, aunque entonces no pudo desvelar cuánto dinero iba a suponer para las arcas municipales.

Solo el estudio costará entre 50.000 y 60.000 euros

En esa sesión celebrada en la Plaza de la Villa, la edil socialista Mercedes González recordó que no era la primera vez que se planteaba esta idea y que en todas las ocasiones en las que se puso encima de la mesa se terminó descartando. En la década de 1950, el arquitecto José Paz Maroto ideó un túnel desde Cibeles hasta la calle de San Bernardo para solucionar los problemas de tráfico que ya asolaban el centro capitalino.

Casi seis décadas después, el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón convocó un concurso llamado "La Gran Vía posible" en el que Miguel Oriol presentó un proyecto llamado "Gran Vía a pie", que preveía la construcción bajo tierra de 3.000 plazas de aparcamiento además de una red de conexiones con los estacionamientos más cercanos de la zona, un carril lateral para autobuses y servicios y, en la superficie, césped, palmeras y arbustos tropicales.

El mismo arquitecto ya había realizado años antes otro proyecto con el que pretendía crear 140 kilómetros de radiales soterrados. Entre ellos, una M-10 que transcurriese por la que es una de las principales arterias de la ciudad. Ambos se desecharon por ser irrealizables, algo que no han pasado por alto ni José Luis Martínez-Almeida ni Begoña Villacís siempre que se les ha preguntado por el asunto.

El alcalde habló de “obstáculos y dificultades” después de que el presidente de Madrid Foro Empresarial, Hilario Alfaro, se mostrase a favor de la obra y la vicealcaldesa alertó de que el túnel que tendría una entrada en Príncipe Pío y otra en Cibeles sería un proyecto “difícil de hacer”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

17 comentarios