www.madridiario.es
El acceso a la M-50 de Rivas llega tras dos décadas de reivindicaciones con tintes políticos
Ampliar
(Foto: Ayuntamiento de Rivas)

El acceso a la M-50 de Rivas llega tras dos décadas de reivindicaciones con tintes políticos

viernes 11 de diciembre de 2020, 07:46h

Hace más de dos décadas que el municipio madrileño de Rivas-Vaciamadrid denuncia desde su Consistorio municipal a las instituciones la necesidad de construir una salida de la ciudad a la M-50, una reivindicación que han reclamado desde todas las posiciones políticas y que ahora parece haberse hecho con una partida presupuestaria para la realización del proyecto.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del Gobierno del PSOE y Unidas Podemos cuenta con una partida presupuestaria de seis millones de euros para la realización del reivindicado acceso a la M-50 desde Rivas. Tras 20 años de peticiones oficiales y dos enmiendas a la partida inicial del Gobierno central -de un millón de euros-, el Ayuntamiento de Rivas aplaude que cada día está más próxima esta salida.

Pedro del Cura, alcalde de Rivas-Vaciamadrid, indica que por fin “hemos conseguido que haya un gobierno que entienda que el Sureste no puede estar en desventaja con respecto al resto de la Comunidad de Madrid”, al tiempo que celebra que “hayamos salido de esta especie de partido de tenis en el que unas veces se decía que tenía que pagar Fomento, otras veces el Ayuntamiento o la Comunidad, y de que en cada partido defendiera los hechos en función de si gobiernan unos u otros”.

“Por fin hemos conseguido que con el apoyo de todas las fuerzas políticas con representación en este Ayuntamiento se haya logrado el acuerdo”, indica el alcalde, que además señala que desde que se transaccionó la petición inicial y se amplió a cinco millones de euros más, “tenemos seis millones y, entre que se licita y se adjudica el proyecto, nos va a dar tiempo a certificar esa obra. Por tanto tenemos la garantía de que la obra va a estar completa en 2022”.

Como explica Del Cura, “la partida presupuestaria [de los PGE] está contemplada en un capítulo que directamente permite la transferencia completa de la partida al Ayuntamiento vía convenio para la ejecución”, un cambio que permite que sea el propio Consistorio el encargado de gestionar dicho dinero para la realización de la obra en vez del Ministerio de Transportes, Movilidad, Infraestructuras y Agenda Urbana (Mitma). Para el alcalde, es “un marrón” para el Ayuntamiento pero que “preferimos para garantizar que se hace rápido y que nuestros vecinos tienen lo que necesitan”.

“Estamos pendientes de las gestiones que debemos hacer con el Mitma para firmar ese convenio, al tiempo que seguimos pendientes de si en este va a comparecer o no la Comunidad de Madrid y cuántos fondos va a poner, porque ya hay un mandato de la mayoría parlamentaria en la Asamblea de Madrid que exige al Partido Popular que así lo haga y veremos en qué se materializa”, señala asimismo el regidor municipal.

Sin embargo, desde el Partido Popular y la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid difieren de esta visión. Por un lado, la Consejería liderada por Ángel Garrido indica a Madridiario que no es competencia de la Comunidad la realización de las obras, al tiempo que defiende que “hemos acompañado en el trabajo previo al Consistorio ripense en el desarrollo del proyecto en todo momento” y “hemos emitido todos los informes que se nos han solicitado”.

Por otra parte, los miembros del Partido Popular de Rivas-Vaciamadrid y de la región madrileña defienden que ha sido gracias a la presentación de una enmienda a los PGE que a día de hoy se cuenta con el presupuesto para hacer las obras: “De no ser por la enmienda que presentamos, solo tendríamos un millón de euros y no seis para que se realizara el proyecto”, indica Janette Novo, popular de Rivas.

“En los PGE el PSOE y Podemos contemplaban un millón de euros para destinar a este proyecto, pero el Partido Popular presentó la enmienda 1.017 para que fueran 12 millones de euros y por el capítulo seis de inversiones”, dice Novo, que añade que “Más País también presentó otra enmienda por 16.368 millones” y finalmente “parece que fue el que negoció con el Gobierno que fueran seis millones de euros de dotación, porque a nosotros nos dejaron de lado”.

En este punto, Pedro Muñoz Abrines, diputado del Partido Popular en la Asamblea de Madrid y encargado de gestionar la enmienda para los PGE sobre el acceso de Rivas, explica a este diario que “con un millón de euros era claramente insuficiente para llevar a cabo la obra y nos parecía que era una tomadura de pelo”. Así, Muñoz Abrines explica que el Partido Popular presentó “una enmienda por 12 millones de euros y en capítulo siete, porque consideramos que tiene que ser el Ministerio el que se haga cargo de las obras” puesto que sospecha que es aquí donde se encuentra “la trampa”.

Como dice, “en vez de recogerse en los PGE una partida presupuestaria suficiente para iniciar de verdad la obra, al mismo tiempo presentaron en la Asamblea de Madrid una propuesta para que la Comunidad de Madrid fuese quien financiase la obra, cuando es competencia del Ministerio”, indica. “La Comunidad de Madrid tiene competencia para apoyar, ayudar o contribuir, pero la responsabilidad es del Ministerio porque es una conexión con una carretera nacional como es la M-50”, dice Muñoz Abrines.

“Nos daba la sensación de que estaban más preocupados de buscar un culpable al que responsabilizar de por qué no se hacía la carretera que en vez de hacerla, porque en vez de hacer esta jugada si eres el Gobierno central la ejecutas y ya está”, dice el diputado del Partido Popular a Madridiario. Al mismo tiempo, señala que “el alcalde de Rivas insiste con el Partido Popular para llegar a un acuerdo porque ha conocido que se ha presentado una enmienda y les interesa mucho que se realice un pacto con Más País para que se presentara conjuntamente”.

Sin embargo, a pesar de que desde le Partido Popular eran favorables a hacer este acuerdo, “pero sorprendentemente Más País nunca llamó y debió negociar por su cuenta con el Ministerio”, dice Muñoz Abrines, indicando que “nuestra enmienda fue rechazada tras ser votada en contra”. Como resultado, la dotación de la obra es de seis millones de euros, “algo que puede ser medianamente razonable pero que dependerá del tiempo de obra”, indica el diputado popular.

“Era una trampa, creo que no tenían previsto que presentáramos la enmienda y por eso llevaron a cabo la dotación inicial de un millón de euros y no de una cantidad adecuada para el proyecto”, reitera Muñoz Abrines. Coincide con la idea de que se ha tratado “nuevamente” de un tema político uno de los miembros del partido municipal Vecinos por Rivas, Carlos Gómez.

Gómez explica a Madridiario que “el alcalde de Rivas siempre ha defendido que fuera el Ministerio de Fomento, ahora Mitma, el que pagara la obra del acceso, y es porque antes era una competencia dirigida por el Partido Popular. Ahora que lo dirige el PSOE, desde el Ayuntamiento ripense dicen que la culpa es de la Comunidad de Madrid, que la dirige el Partido Popular”, dice al tiempo que asegura que en 2018 el alcalde de Rivas indicó que la culpa de que no hubiera salida a la M-50 era del Partido Popular.

“Ahora que la Comunidad de Madrid sigue dando el 'ok' y que el ministerio lo gestiona el PSOE, desde el Ayuntamiento dicen que la culpa es de la Comunidad de Madrid”, reitera el de Vecinos por Rivas, que además asegura que en su momento “se presupuestaron 11 millones de euros y dijeron desde el Ayuntamiento que ese dinero no era nada y ahora que se dan seis millones dicen que muy bien”. Así, Gómez critica que “ahora mismo lo que se va a dar es un 55 por ciento menos, no es el total que demandaba el alcalde cuando se lo solicitaba al Gobierno central del Partido Popular”.

Antecedentes de la reivindicación

La reivindicación del acceso comienza a finales de la década de los 90, cuando el Ayuntamiento de Rivas remite al Ministerio de Fomento alegaciones al 'Estudio informativo de la autopista de circunvalación Madrid M-50' defendiendo que “como mínimo, debería existir un punto de enlace directo desde los desarrollos previstos en la ciudad hacia la M-50”.

Nueve años antes, en 1990, se había iniciado la construcción de la quinta autovía de circunvalación de Madrid, momento en el que ya se valoró que Rivas pudiese contar con una vía de conexión directa a través de la propia M-50 o de la M-823. Sin embargo, y después de reivindicaciones sociales y de reuniones entre Fomento, el Ayuntamiento de Rivas y la Autopista Madrid Sur, y a pesar de que Rivas ofreció gratuitamente los terrenos para el acceso, la propuesta fue denegada en octubre de 2001.

Así, a lo largo de casi una década, han sido varios los cambios en el proyecto y diversos los intentos de dar lugar a dicho acceso, contando además con varias partidas sin ejecución pertenecientes a los Presupuestos Generales del Estado y una crisis económica que guardó en un cajón el proyecto varios años. No fue hasta 2015 cuando se retomó con fuerza la reivindicación, incluyéndose en la campaña 'Rivas lo merece' en Change.org.

Todo ello dio nuevamente un respaldo social y político al establecimiento de dicho acceso, en septiembre de 2017 una proposición no de ley de Unidas Podemos y PSOE en el Congreso de los Diputados instó al Gobierno central a atender la petición de los ripenses, al tiempo que continuaron las manifestaciones sociales. Con la ciudad preparada de manera paulatina para la creación del enlace a través de estudios de tráfico y varias obras en los viales interiores, en 2019 el Consistorio de Rivas financió el proyecto final de trazado del acceso y en enero de 2020 fue presentado en el Ministerio de Fomento, que aprobó la parte técnica. Quedaba entonces por determinar la principal traba de todo ello continuó estando ahí y marcando el devenir de la reivindicación: ¿Quién paga el acceso? ¿Cuánto va a costar?

El Ayuntamiento de Rivas ha solicitado en varias ocasiones -y lo sigue haciendo- que la Comunidad de Madrid aporte financiación para el acceso, algo que no se prevé que ocurra. Igualmente, el pasado mes de noviembre la Asamblea de Madrid aprobó una Proposición No de Ley (PNL) con el voto en contra del PP y la abstención de Ciudadanos para instar al Gobierno regional a suscribir un convenio ‘a tres’ con el Ministerio de Transportes y el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid donde se determine la financiación que corresponde a cada administración.

En cualquier caso, el 25 de noviembre la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados aprobó elevar la partida inicial de un millón de euros que había consignado el Gobierno en el proyecto de cuentas estatales para 2021 a seis millones gracias a la enmienda 3.683, que fue transaccionada por Más País con el PSOE y Unidas Podemos para que fuera el Estado quien transfiriera la cantidad al Ayuntamiento de Rivas, administración que licitará la obra.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios