www.madridiario.es
Culmina con éxito la temporada más atípica de los Juegos Escolares de ECM
(Foto: Escuelas Católicas de Madrid)

Culmina con éxito la temporada más atípica de los Juegos Escolares de ECM

Por MDO
miércoles 30 de junio de 2021, 07:48h

La pandemia no ha impedido la celebración de la XXXII edición de los Juegos Escolares de Escuelas Católicas de Madrid, que acaba de concluir. La temporada comenzó con retraso, en el mes de enero, bajo estrictas medidas de seguridad y con la mitad de equipos, pero miles de alumnos han podido disfrutar de la práctica deportiva en un entorno en el que se prima la participación de todos y no la profesionalización. El pasado viernes se puso el broche final a la competición con la gala de entrega de trofeos en el colegio Santa Francisca Javier Cabrini.

A la cita apenas acudió una reducida representación de la gran familia creada en torno al deporte en ECM. Solo pudieron asistir los capitanes de los equipos vencedores, acompañados por su delegado o coordinador, a fin de cumplir con el aforo máximo fijado. El secretario general de Escuelas Católicas de Madrid, José Antonio Poveda, fue el encargado de entregar las medallas después de agradecer a las comunidades educativas de los centros" su enorme esfuerzo" y a los estudiantes "por ser ejemplo de disciplina y acatar las normas".

En esta edición han participado cerca de 50 colegios, conformándose 427 equipos en las disciplinas de voleibol, fútbol sala y baloncesto. Hasta 67 equipos han resultado campeones en las distintas categorías femeninas, masculinas y mixtas en etapas desde prebenjamín (niños y niñas de 1º de Primaria) hasta senior (antiguos estudiantes y profesores). El trofeo más importante, el del Juego Limpio, que este año ha recaído sobre Estela Fernández de Soto, jugadora de futsal femenino del colegio Nuestra Señora del Pilar que renunció a un penalti a su favor al señalar ella misma al árbitro que no había sido mano de la rival pese a ir perdiendo.

Durante el acto, Javier Esteban, coordinador de Deportes de Escuelas Católicas de Madrid, ha puesto en valor cómo se han sobrepuesto a todas las dificultades añadidas por la crisis sanitaria. La histórica borrasca Filomena tampoco se lo puso fácil. Hasta 900 partidos se suspendieron, pero al final la temporada pudo completarse con todas las garantías de seguridad al disputarse los encuentros sin público, con mascarillas y con medición de temperatura previa.

"Esperemos que el próximo curso sigamos saliendo de este trance y tengamos una temporada de mayor normalidad. Hoy hemos dado un primer paso muy importante y debemos estar satisfechos por el trabajo hecho", destacó José Antonio Poveda.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios