www.madridiario.es

INVESTIGACIÓN DEL ESPIONAJE

Diego Lozano, consejero delegado de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo.
Ampliar
Diego Lozano, consejero delegado de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo. (Foto: Fernando Sánchez / Europa Press)

Un dirigente de la EMVS niega pagos a detectives: "Es imposible que se contrate ese servicio"

lunes 28 de marzo de 2022, 16:03h

Sesión inaugural exprés. Cibeles ha despachado en una hora y media la primera jornada de la comisión de investigación que busca esclarecer la implicación del Ayuntamiento de Madrid en la trama de espionaje del PP al entorno de Isabel Díaz Ayuso. De los seis citados, tan solo se ha presentado el consejero delegado de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS), entidad desde la que, presuntamente, se procuró contratar al detective que debía indagar en las cuentas del hermano de la presidenta regional. Diego Lozano ha negado tanto el pago efectivo como la tentativa de formalizar el supuesto encargo de Génova. "Es imposible que se contrate ese servicio. Si se hubiera intentado algún control habría saltado", ha defendido.

No ha desmentido el máximo responsable ejecutivo de la EMVS que "alguien" de este organismo público "ha podido hablar con un detective", precisando acto seguido que "no pagarlo", pues tendría que haberlo hecho "con su dinero". Así, Lozano ha apelado a los "rigurosos" protocolos de control de la Empresa Municipal de la Vivienda para garantizar que con sus recursos no se ha financiado la guerra interna del Partido Popular. "Hasta que un contrato llega a mí pasa por 10 o 15 personas. Puede haber un error, pero lo veo muy muy muy improbable. Si se hubiera contratado lo habría hecho yo y ni lo he hecho ni lo haría", ha manifestado.

Lozano, militante del Partido Popular desde hace más de 30 años, ha reconstruido el día en que tuvo un primer conocimiento de los hechos. Le fueron comunicados en una reunión que mantuvo el pasado 12 de enero con el presidente de la EMVS, Álvaro González, el jefe de prensa de esta entidad, David Fernández, y el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante. Según ha relatado, este último se presentó de improvisto en la sede del área de Vivienda a petición de su "amigo" González "que quiere que le acompañe" durante las pesquisas que este hizo tras saber de "un rumor que afectaba a alguien del departamento de Comunicación, que habría podido contratar un servicio con un detective del Grupo Mira". Las primeras sospechas se posaron, por tanto, en Fernández, quien se habría exculpado.

El señalado renunció a su puesto apenas unos días después de que estallara el caso que se ha llevado por delante a la dirección nacional del PP. Justificó su marcha en una "mejor" oferta laboral, según publicó la SER, y, tal como ha apuntado Lozano, "consciente" de que con ella alimentaría la desconfianza hacia su persona. "No me voy por este escándalo, pero tampoco me voy a quedar por él", le trasladó al consejero delegado de la EMVS en su adiós. No se espera su comparecencia en la comisión, pues su dimisión lo exime de ser obligado a declarar.

Sin embargo, lo llamativo del caso reside en que Diego Lozano admite que, pese a la gravedad de los posibles hechos expuestos, no inicia ningún proceso aclaratorio y, con ello, desmiente a José Luis Martínez-Almeida. "No tengo que hacer una gran investigación. Yo soy el que paga y sé que no lo he pagado -al detective-. Hasta el 17 de febrero no hice nada porque no pensé que tenía que hacerlo", ha señalado rotundo. Así, ha reconocido que la primera investigación de la trama no comienza hasta el día después de que la prensa publicase la presunta operación del espionaje a Ayuso y al menos un mes más tarde de la fecha dada por el alcalde.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios