www.madridiario.es
La Ciudad de la Justicia (único edificio construido aunque sin uso) vista desde Valdebebas.
Ampliar
La Ciudad de la Justicia (único edificio construido aunque sin uso) vista desde Valdebebas. (Foto: Juan Luis Jaén)

El cuento de nunca acabar de la Ciudad de la Justicia

jueves 10 de octubre de 2019, 23:36h

La Ciudad de la Justicia de Madrid, proyecto impulsado en el año 2005 por la expresidenta regional Esperanza Aguirre con el objetivo de aglutinar en la zona de Valdebebas todas las sedes judiciales madrileñas, vuelve a sonar en los despachos de la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol y en la Asamblea de Madrid.

El tema volvía a resurgir por medio de unas declaraciones de la presidenta de la Comunidad, la popular Isabel Díaz Ayuso, quien mencionaba a mediados del mes de septiembre su intención de volver a poner en marcha “antes de acabar la legislatura”. A partir de ese momento, el Campus de la Justicia -como se denominó en un primer moemnto el proyecto- ha vuelto a acaparar conversaciones y ha sido objeto de discusión en el parlamento regional.

Sin ir más lejos, este mismo miércoles el diputado del grupo parlamentario Unidas Podemos Izquierda Unida Madrid en Pie Jacinto Morano solicitaba información a la Comisión de Justicia, Interior y Víctimas sobre los planes del Gobierno con respecto a las obras de la Ciudad de la Justicia, paralizadas desde el año 2015.

Tal y como alegaba Morano, después de que la presidenta Ayuso y el mismo consejero de Justicia, Enrique López, aseguraran que ya se estaba trabajando en recuperar el plan, hasta el momento no se conoce el alcance de estos trabajos y, al mismo tiempo, se están llevando a cabo obras en instalaciones judiciales supuestamente destinadas a desaparecer si se recupera la Ciudad de la Justicia.

Es el caso del Plan Justicia 21x21, un proyecto impulsado por la Comunidad -y que cuenta con un presupuesto mínimo de 90 millones de euros durante esta legislatura- con el que se pretende buscar “la unificación, modernización y humanización de las infraestructuras” de los partidos judiciales de la autonomía madrileña. Las declaraciones al respecto fueron dadas por la presidenta durante una visita al nuevo Núcleo de lo Penal, dependencias que reagrupan 56 juzgados y otros órganos judiciales en tres edificios situados en un radio de 100 metros del distrito de San Blas.

Por su parte, el propio consejero de Justicia instaba este mismo miércoles a “no desaprovechar los terrenos de Valdebebas”, los cuales cuentan ya con un edificio construido (de los 14 previstos en la iniciativa de Aguirre), destinado a ser sede del Instituto de Medicina Legal, así como unos 15 kilómetros de túneles.

"Si nos dan la razón desde el Supremo respecto al proyecto anterior de la Ciudad de la Justicia, empezaremos desde cero, y si no tendríamos que asumir ese plan, que también tiene puntos positivos. Tengo a mi equipo trabajando en ambas situaciones. Queremos y creemos que será una realidad la Ciudad de la Justicia en el Parque de Valdebebas", afirmaba en el desayuno del Foro Justicia del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

Pareciera que hay varios proyectos paralelos en torno al mismo tema

De esta manera, y como comentaba Morano en su intervención este miércoles, pareciera que el Gobierno de la Comunidad de Madrid está llevando a cabo varios proyectos paralelos en torno a un mismo tema.

De lo que no cabe duda de que la Ciudad de la Justicia es un tema que trae cola. El macrocomplejo urbanístico se puso en marcha durante la primera legislatura de Esperanza Aguirre como mandataria regional y fue heredado por Ignacio González en 2011, aunque este no consiguió pasar el testigo del campus a su sucesora, Cristina Cifuentes. Tampoco Ángel Garrido, quien asumiera la Presidencia tras la renuncia de esta última, estuvo por la labor de desenterrar la iniciativa hasta que no se resolvieran los recursos que sobre esta pesaban.

De hecho, fue la misma Cristina Cifuentes quien llevó a la Fiscalía General la gestión del proyecto de la Ciudad de la Justicia por parte del Ejecutivo de Aguirre y González. Curiosamente la decisión fue tomada poco después de que estallara el escándalo por 'caso Máster', que las malas lenguas atribuyen a una venganza del sector 'aguirrista' del PP de Madrid contra Cifuentes por haber hecho una limpia en el partido.

Antes de eso, en el año 2013, se anunció el fin del proyecto después de que el arquitecto encargado del diseño, Alejandro Zaera-Polo, abandonara el proyecto por falta de presupuesto y renunciara a la autorí del únido edificio construido. Sin embargo, la paralización de las obras ya estaba presente desde el año 2010, un año años de su presunta inauguración, cuando el entonces consejero de Presidencia, Interior y Justicia, Francisco Granados, aseguró que el Ejecutivo de Aguirre tenía otras prioridades en el momento.

En febrero de 2012, la Comunidad decidió rescatar el proyecto de manera más “austera, racional y sostenible en el tiempo” y con una gestión privada. De esta manera, la Consejería de Presidencia y Justicia anunció la convocatoria de un concurso para la construcción y gestión del proyecto, por unos 33 millones de euros anuales. La nueva versión de la Ciudad de la Justicia comenzarían tras la liquidación de la sociedad Campus de la Justicia, hasta entonces encargada de gestionar el proyecto.

El arquitecto renunció por falta de presupuesto

El 4 de septiembre de 2014, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, declaró en un acto público que para el verano del 2015 se retomarían las obras en Valdebebas tras sacar a concurso público las obras para retomar la construcción. Sin embargo, todo el proyecto inicial, así como el segundo plan, quedó en agua de borrajas. Con la llegada de Cristina Cifuentes a la presidencia, el Gobierno regional desistió de la construcción del espacio por considerar que existían varias infracciones en las normas de preparación del contrato.

Un año después, en 2016, el Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid rechazó el desestimiento y los argumentos presentados por las empresas licitadoras, las cuales presentaron un recurso de casación a raíz de la decisión tomada por el Gobierno regional y finalmente les dio la razón. Pero una sentencia del 3 de noviembre de 2017 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) suspendió la adjudicación de la Ciudad de la Justicia tras estimar un recurso del Gobierno regional, originando el final del litigio entre la Comunidad de Madrid.

También se originó una deuda millonaria: se estima que las obras de la Ciudad de la Justicia costaron al erario público, en total, unos 80 millones de euros, las cuales fueron ejecutadas por la unión temporal de empresas (UTE) formada por las constructoras OHL y Acciona. Más de 10 años después sólo se levantó un edificio, la sede para el Instituto de Medicina Legal. Sin embargo, PSOE, Podemos y Ciudadanos sospechan que el 'asalto' a las arcas públicas fue mucho mayor y que llegaría a 130 millones y ya lo denunciaron ante la Justicia.

Lejos de quedar ahí, hace justo un año la Audiencia Nacional abrió una investigación para resolver si hubo posibles irregularidades en la gestión del proyecto tras la denuncia de Cifuentes. El diario El Mundo adelantaba poco después que “un dictamen de la Abogacía General del Estado encargado por el Gobierno de Cristina Cifuentes sobre el desarrollo del proyecto diseñado por Esperanza Aguirre para concentrar en Valdebebas todos los organismos judiciales ha detectado que se incumplieron de forma "sistemática" las "normas más esenciales" de contratación pública y contabilidad".

Ahora, queda esperar cuál es la última resolución del TSJ al respecto, una sentencia que no permitirá la presentación de recursos y que, por ende, deberá acatarse.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.