www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Grabado de la inauguración del Teatro Apolo
Ampliar
Grabado de la inauguración del Teatro Apolo (Foto: Tomás Carlos Capuz (Dominio Público))

Última función del teatro Apolo

domingo 30 de junio de 2019, 09:00h

El 30 de junio de 1929 desapareció para siempre el teatro Apolo de la calle Alcalá, uno de los templos del género lírico.

En la función de despedida se representaron las obras La seña Rita y su hombre, La verbena de La Paloma y La Revoltosa. José Moncayo y Carmen Andrés fueron los grandes protagonistas. Pedro de Répide leyó una semblanza del teatro. Entre el público que llenaba la sala se gritó ¡Que no lo derrumben! Pero lo derrumbaron. El edificio lo había comprado el banco de Vizcaya pagando cinco millones y medio de pesetas. Pronto inició su derribo. Los señores Patuel, los propietarios, se propusieron abrirlo en otro solar cercano, pero no tuvieron oportunidad. Tres años más tarde levantaron el teatro del Progreso en la plaza del mismo nombre. Hoy este teatro se llama Nuevo Apolo y la plaza Tirso de Molina. En recuerdo del viejo teatro derribado se abrió con La verbena de la Paloma.

El teatro Apolo lo construyó el banquero don José María de Fontagud-Gargollo sobre los terrenos que había ocupado el convento del Carmen Calzado, derribado por el Ayuntamiento en 1869. En el proyecto del nuevo teatro trabajaron los arquitectos franceses Chanderlot y Festau y el español Alejandro Sureda. Tenía un aforo superior a los 2.000 espectadores. Fue un teatro monumental con numerosos elementos ornamentales realizados por artistas como Vallejo, Sans Cabot, Ferri y Busato se encargaron de pintar las distintas zonas. El telón de boca fue obra de Cecilio Plá.

El 23 de noviembre de 1873 se abrió el Apolo con una gran velada exclusivamente para invitados en la que se representaron Una casa con dos puertas, de Calderón, y Ella es él, de Bretón de los Herreros. Para la efeméride Gaspar Núñez de Arce escribió un prólogo alusivo recitado por Manuel Catalina. En su compañía, la primera del teatro, estaban entre otros y Matilde Díez y figuraban, entre otros, Antonio Vico, Gertrudis Castro, Miguel Cepillo, Mariano Fernández, Sofía Alverá… El director de la orquesta era Lázaro Núñez Robres. La primera obra original que se estrenó en este escenario fue Entre el deber y el derecho, de Antonio Hurtado. Pocos meses después de la apertura debuto como dramaturgo en este escenario José Echegaray, futuro Premio Nobel. La denominación del nuevo teatro no gustó inicialmente. Un sector de la prensa hizo campaña para que se denominara Bretón de los Herreros, pero no tuvo éxito.

El Apolo arruinó a muchos empresarios a pesar de la grandiosidad del edificio, o tal vez por ello. La programación de las primeras temporadas fue errática hasta que acabó por decantarse hacia la revista, el género chico y la zarzuela grande. Los pateos y las broncas fueron sonados y habituales en muchos de los estrenos. Pero para la historia del teatro español quedan registrados allí estrenos tan importantes como los de El año pasado por agua, El dúo de la Africana, La verbena de la Paloma, Agua, azucarillos y aguardiente y La Revoltosa. Solo por ellos estaba justificado el nombre que se le dio de Catedral del Género Chico.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.