www.madridiario.es

'AMORES DE FICCIÓN'

David F. Arranz y Antonino Nieto
Ampliar
David F. Arranz y Antonino Nieto (Foto: MDO)

David F. Arranz: "Hoy a Romeo y Julieta los fabricaría una productora televisiva y los mandaría a cantar a Eurovisión"

domingo 13 de mayo de 2018, 09:00h

Cuando hablan Antonino Nieto y David Felipe Arranz solo queda callar y escuchar. Con la devoción que se transmite al realizar un trabajo satisfactorio, los dos coordinadores del libro ‘Amores de ficción’, se sientan con Madridiario para adentrar a los lectores en las entrañas y misterios que supone el amor. Un análisis del romanticismo en el mundo actual pero echando la vista hacia atrás en el tiempo en busca de respuestas. ‘Amores de ficción’, es el séptimo compendio sobre el amor que publica la editorial Pigmalión y en el que participan además de los nombrados, 45 autores más, entre ellos escritores, periodistas, dramaturgos y profesores.

¿Qué es el amor para David y Antonino?

Antonino Nieto: Lo que queda del aire una vez agotado el oxígeno. A partir de ahí, empezamos. Es la imposibilidad de respirar, pero entendido para bien.

David Felipe Arranz: Podríamos decir que se trata de la mayor expresión de la contradicción humana, pues consigue juntar lo sublime del cielo con los demonios del infierno. Como digo, es la única energía capaz de obrar los mayores milagros y de convertir lo imposible en posible y a la vez devolver, lo posible el amor potencial, en algo imposible.

Ese planteamiento más romántico según dicen los filósofos, ha llegado a su fin. Unos cuantos supervivientes como Antonino y yo, somos militantes del amor platónico y del amor eterno.

Por eso hemos querido homenajear en ‘Amores de ficción’ a los últimos soldados del amor, que son los 45 autores que integran este libro.

¿Por qué es tan difícil expresar el amor? ¿Por qué siempre recurrimos a la literatura y a los escritos?

David Felipe Arranz: Los sentimientos son inefables, son difíciles de explicar. Cuando tu tratas de expresar ese sentimiento de arrebatamiento de tu ser, es decir, cuando estás flechado por cupido, se produce un efecto donde el lenguaje ya no alcanza, donde tú ya debes recurrir a los más sabios para poder expresar algo. Quién le puede decir a Don Quijote que no es real, lo que en su mente sí lo es. Por eso los amores son ficción.

"(El amor) Es la imposibilidad de respirar, pero entendido para bien"

Antonino Nieto: En el amor pasa eso, el amor como la realidad, es pura interpretación. Una realidad que tratamos simplemente de palpar.

Estaríamos de acuerdo en que la ficción al final, representa mejor las experiencias sobre el amor…

D.F.A: Es que yo creo que el amor es ficción. Nunca sabrás lo que hay en el corazón de tu pareja. No se puede acceder a lo más profundo del corazón de la persona de la cual estas enamorada.

A partir de eso, nosotros construimos una representación del amor que puede sentir esa persona hacia nosotros que nos lleva a pensar que nos quiere de la misma forma y con la misma intensidad.

¿Ficción y realidad cambian sus papeles?

D.F.A: ‘Ficcionalizamos’ la realidad. La hacemos ficticia para poder sobrevivir a un impulso amoroso, que en la mayoría de los casos, dicen los psicólogos, nunca hay un acompasamiento. Uno siempre quiere más que el otro.

Por tanto, el humano tiene que proyectar una ficción de que ese amor es equilibrado e igual de correspondido. Por eso, nosotros somos de la teoría de que gracias a la ficción en la literatura y la poesía, el amor es más soportable y menos doloroso, más bonito en definitiva.

Podría tratarse de un convencimiento propio.

A.N: Es que la ficción es la recompensa que nos da quién nos pone en la tierra. La mente es una máscara para el ser vivo, y a través de ella se nos permite el autoconvencimiento. De hecho, el sexo es el culmen de la publicidad. El cuerpo se publicita uno en el otro, proyectándose en el otro u otra. Y eso forma parte de esta ficción de la que estamos hablando.

D.F.A: tomando la palabra de Italo Calvino el ser humano, en su estadio más imaginativo puede conseguir un pacto de ficción. Esto consiste en que nosotros decidimos creernos las mentiras, creerme las historias que sé que no son verdad pero que a mí me hacen feliz. Tan solo en una separación se puede romper este juego a dos bandas, pues se destruye esa ficción y se dan cuenta de que ambos no estaban viviendo la misma historia.

Por eso, en las parejas perfectas, cuánto hay de creación, cuánto hay de historias vividas o de modelos que ellos han vivido y que nada tienen de perfecto. Y como un castillo de naipes, con un poco de viento en contra, se desmorona.

¿El amor era más legítimo en el pasado que ahora, en estos tiempos? Al final siempre acudimos a los clásicos en cuestiones románticas.

A.N: Legítimo ha sido siempre, solo cambian las cualidades. Culturalmente sí es cierto que acudimos a autores clásicos para buscar referencias sobre el amor, pero después en la realidad dolorosa del ser vivo la historia funciona de otro modo.

Como decía David antes, la mentira es la piel que envuelve a todo ese gran cuerpo que constituye la farsa que vivimos a diario. La farsa más íntima.

"La monogamia es el último refugio del romántico actual"

D.F.A: Es verdad que en épocas pretéritas, el modelo de amor platónico siempre ha imperado, pero ahora se ha desmontado y dispersado. Es muy complicado a día de hoy, mantener una linealidad con la misma persona a lo largo del tiempo.

P: ¿Se sustituye el amor romántico y platónico por el desechable y fugaz?

D.F.A: Absolutamente. La culpa es de la globalización y de las redes sociales. Es lo que llamamos nosotros, el ‘poliamor’. Este concepto, no es el mismo de ficción, el ‘poliamor’ es tan ficticio como lo son los amigos de Facebook o Instagram.

A.N: Las redes sociales anulan el ser individual, se convierten en la mayor censura y consiguen expropiarnos de nosotros mismos. Son malos tiempos para ser un romántico.

D.F.A: De hecho, ser un romántico en la actualidad es ser un rebelde, como nosotros. Podríamos decir que la monogamia es el último refugio del romántico actual.

"Quevedo sería parte de estos ‘soldados del amor'"

Para hacernos una idea de hasta donde alcanza este concepto, si ponemos como escenario los tiempos en los que vivimos y la globalización a la que estamos sometidos, a Romeo y Julieta los fabricaría una productora televisiva y los mandaría a cantar a Eurovisión.

A.N: Dicho esto, hay que tener algo claro: en el amor no todo vale, y estamos cediendo mucho a ser nosotros mismos.

¿Quevedo apoyaría este libro?

D.F.A: Claro que sí, completamente. Quevedo estaría muy de acuerdo con este libro pues en su caso, jamás obtuvo ese amor correspondido.

A.N: De hecho, Quevedo sería parte de estos ‘soldados del amor’.

¿Habrá un octavo libro?

D.F.A: Por supuesto. Habrá que ponerse ya a pensarlo, pero lo podríamos titular: “Amores canallas”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.