www.madridiario.es
Cristina Cifuentes.
Ampliar
Cristina Cifuentes. (Foto: Kike Rincón)

Cifuentes, imputada por el caso Máster

viernes 11 de mayo de 2018, 13:32h
La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, tendrá que acudir a declarar como investigada por el caso Máste. El próximo día 26 de junio se sentará ante el juez para responder acusada de los presuntos delitos de falsificación de documento público y cohecho, que acarrean cada uno penas de prisión de hasta seis años.

La magistrada titular del Juzgado de Instrucción nº 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, ha llamado a declarar el próximo 26 de junio en calidad de investigada a la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes, en el marco de la investigación por el denominado 'caso máster'.

La exdirigente madrileña comparecerá por los presuntos delitos de falsificación de documento público y cohecho, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). El procedimiento tiene su origen en una denuncia presentada por una catedrática de la Universidad de Salamanca, a la que se sumó otra denuncia sobre el acta relativa a la defensa de este trabajo.

Estos dos delitos acarrean penas de prisión de hasta seis años e inhabilitación para ejercer como cargo público durante un periodo de seis años.

El Código Penal define el cohecho como la infracción penal que se produce contra la Administración pública por parte de un funcionario o particular que solicite dádiva, favor o retribución de cualquier clase o aceptare ofrecimiento o promesa para realizar un acto propio de su cargo. Mientras, la falsedad se corresponde con alterar "un documento en alguno de sus elementos o requisitos de carácter esencial" o simular "un documento en todo o en parte, de manera que induzca a error sobre su autenticidad", entre otros aspectos.

Tras conocer la noticia, los partidos de la oposición han coincidido en resaltar que las responsabilidades políticas ya se han dirimido con la dimisión de todos sus cargos orgánicos e institucionales y piden dejar hacer a la Justicia, si bien se han cruzado reproches sobre el futuro Gobierno de la región.

Primeras 'visitas' a los juzgados

La imputación de Cifuentes se produce después de que el jueves la jueza escuchara como investigadas a Amalia Calonge, la funcionaria que habría modificado la notas, y Cecilia Rosado, una de las profesoras que integraban supuestamente el tribunal que examinó a la expolítica de su Trabajo de Fin de Máster (TFM).

También conoció la versión de la docente Alicia López de los Mozos, la profesora que negó haber presidido dicho tribunal y que, tras su testifical, se modificó su situación procesal de testigo a investigada por un delito de prevaricación administrativa por haber calificado a alumnos que supuestamente no habían participado en el máster.

Comprometedores documentos para defenderse

Desde que comenzó la polémica, Cifuentes ha defendido su título respaldándose en diferentes documentos aunque el principal, y del cual presumió incluso en un vídeo subido a las redes sociales para asegurar que no se iba a marchar, ha sido el acta del tribunal ante el que supuestamente habría defendido su TFM.

Sin embargo, días después de que su equipo difundiera dicha acta a los medios de comunicación, El Confidencial publicó que este documento, que habría facilitado la universidad a la propia Cifuentes el día que saltó la primera noticia, tenía al menos dos firmas de profesoras falsificadas.

Durante su comparecencia en el pleno específico que se celebró en la Asamblea con motivo del máster, Cifuentes también aportó una carta del profesor Pablo Chico al rector de la universidad, Javier Ramos, admitiendo "el error de transcripción relacionado con la plataforma informática donde se vuelcan las notas".

En la misiva el profesor señalaba que en junio de 2012 tuvo constancia de que Cifuentes "se personó al examen" de la asignatura 'Financiación de las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales' porque corrigió él personalmente la prueba.

"No obstante, con tan mala fortuna que al transcribir las calificaciones a la aplicación informática se cometieron varios errores humanos en las actas de los estudiantes de esa convocatoria, debido a que el sistema informático llegado cierto tiempo no guarda las calificaciones introducidas quedando en su estado originario", añadía.

Cifuentes también aportó otro documento con su matrícula en dicho máster, realizada ante la Unidad de Postgrado de la Universidad, en todas las asignaturas y por un total de 60 créditos; el pago de dicha matrícula (1.586,39 euros) y su certificado académico personal, donde figuran las 12 asignaturas del máster, con el número de créditos conseguido (60) y las correspondientes calificaciones, así como también la nota media ponderada (un 7,43).

"Hay constancia documental, en ese mismo documento, de que mi trabajo de fin de máster fue calificado con un 7,5 y de que he autorizado formalmente a la Universidad a hacer público dicho trabajo, pese a su carácter interno", llegó a subrayar la propia Cifuentes ese día en el pleno, con los documentos compulsados.

La exdirigente también mostró como prueba un documento con el pago por la expedición del título académico oficial, por importe de 176,27 euros, emitido el 23 de octubre de 2014 y abonado el 4 de noviembre del mismo año.

Por último, también habría constancia documental de que la calificación de No presentado que en algún momento apareció en el sistema informático "obedeció a un error de transcripción, detectado al ir a abonar las tasas de expedición del título". Se trata de un correo electrónico del 23 de octubre de 2014 por el catedrático de Derecho Financiero y Tributario Pablo Chico a la funcionaria de la Universidad que lo corrigió materialmente.

Sin fuero ante la Justicia

Cifuentes deberá ir a la citación judicial acompañada por un abogado y no tiene la obligación de decir la verdad, ya que los acusados pueden alegar todo lo que quieran en el ejercicio de su derecho a la defensa.

El privilegio del que gozaba de poder ser enjuiciada por el Tribunal Supremo lo perdió cuando renunció a su cargo como presidenta de la Comunidad de Madrid, así como el fuero que perdió al entregar su acta como diputada de la Asamblea de Madrid.

La eliminación del aforamiento era uno de los compromisos de Cifuentes en su programa electoral. El 23 de mayo de 2016 su Gobierno aprobó el proyecto de ley de reforma del Estatuto, incluía esta medida y la reducción del número de diputados. El proyecto está en trámite parlamentario.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.