www.madridiario.es
De izquierda a derecha, Garrido, Ossorio, Cifuentes, Gabilondo y Franco en la primera reunión del pacto por la regeneración
Ampliar
De izquierda a derecha, Garrido, Ossorio, Cifuentes, Gabilondo y Franco en la primera reunión del pacto por la regeneración (Foto: Comunidad de Madrid)

El plante congela cualquier acuerdo: Cifuentes y Gabilondo asumen que no habrá pacto de regeneración sin Podemos ni Cs

miércoles 07 de febrero de 2018, 14:50h

Reunión protocolaria en Sol entre Cristina Cifuentes y Ángel Gabilondo. Y poco más. Los socialistas han sido los únicos que han acudido a la llamada de la presidenta regional para empezar a trabajar en un pacto por la regeneración y la transparencia. Como habían anunciado, Podemos y Ciudadanos han ejecutado su plante. Sin ellos, los presentes no han querido cerrar nada más que buenas voluntades y han asumido públicamente que así será imposible que este acuerdo nazca. De hecho, no hay fecha para el siguiente encuentro.

Mesa pequeña en la Real Casa de Correos para los partidos que han acudido este miércoles a la llamada de Cristina Cifuentes. El PP solo ha logrado persuadir a los socialistas de Ángel Gabilondo para que asistieran al primer encuentro promovido por la presidenta para aprobar un pacto por la regeneración y la transparencia en la Comunidad de Madrid. Como habían anunciado, ni Podemos ni Ciudadanos -que representan el 40 por ciento de los escaños de la Asamblea de Madrid- han hecho acto de presencia.

Su ausencia ha marcado la reunión y el mismo futuro de este acuerdo. Tanto Cifuentes como Gabilondo han dado plurales muestras ante la prensa de que, sin 'naranjas' ni 'morados' no habrá nada que hacer. "Esto solo tendrá sentido efectivo si es entre todos los grupos. Es una condición para que tenga credibilidad y hoy no se dan esas circunstancias, así que no daremos falsas expectativas", ha explicado Gabilondo.

Sin fecha para la próxima reunión

El jefe de la oposición en la Cámara de Vallecas, acompañado del secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, ha justificado su asistencia por el "respeto institucional" que a su juicio le debía a esta convocatoria y se ha removido ante los reproches que le ha lanzado esta mañana la portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, por no sumarse a su boicot. "La política no se divide en nueva y vieja, sino en buena y mala, en política y politiquería", ha lanzado.

Cifuentes le ha hecho entrega de un "primer borrador" de ese acuerdo. Es lo único tangible que ha dejado la reunión y que Gabilondo se ha comprometido a "estudiar" pese a su "generalidad". Ahora, la presidenta remitirá a los ausentes ese dosier para convencerles de que asistan a la próxima convocatoria, sin fecha. "La regeneración es cosa de todos, es imprescindiblle que estemos todos", ha argumentado la jefa del Ejecutivo, quien se ha mostrado "inasequible al desaliento".

Cifuentes, escoltada por sus portavoces en la Asamblea y el Ejecutivo -Ángel Garrido y Enrique Ossorio-, ha descartado eso sí cumplir las condiciones previas que le exige Podemos para sentarse a la mesar y ha afeado a Cs que se conforme con que el pacto por la regeneración -que los 'naranjas' ya ven incluido en el de investidura de 2015- no abarque a todos los partidos con representación política. "Voy a intentar que vengan hasta la extenuación", ha reiterado.

Leyes bloqueadas y mínimos en los partidos

Así las cosas, el encuentro se ha cerrado con un cierto aire de resignación y sin anuncios concretos. El acto ha servido únicamente para establecer unas bases muy difusas sobre por dónde podría ir el pacto que, hoy por hoy, en el esquema político madrileño, está llamado a morir antes de nacer. Cifuentes, que ha manifestado estar movida por un "deseo sincero", ha apuntado dos tipos de medidas. Por un lado, ha sugerido "desbloquear" los proyectos del ramo que unos y otros mantienen atascados en la Asamblea: la ley sobre medidas de regeneración -que habla, entre otras cosas, de incompatibilidades- y la reforma del Estatuto -la madre del cordero, con limitación de mandatos o aforamientos-. Por otro, la también presidenta del PP madrileño quiere que todas las formaciones incorporen a sus estatutos un código ético único o, al menos, mínimos comunes para establecer cuándo un cargo público debe dimitir si la Justicia le requiere.

No obstante, ambas sugerencias son solo pinceladas de un boceto prácticamente en blanco. Gabilondo ha enfriado los ánimos de que la reunión hubiera cristalizado en algo al recordar que este era un mero encuentro entre el Ejecutivo y el Legislativo, dejando caer que no admitirían injerencias entre los poderes para los que cada uno trabaja. No obstante, y más allá de la "distancia" entre ambos, ha avanzado que no ven "ninguna razón" por su parte
"para dejar de venir
".

Gabilondo, eso sí, no ha dejado de verbalizar las dificultades de que se llegue a muñir cualquier acuerdo. En pleno interminable escándalo por las actas del Canal de Isabel II y en pleno -interminable también-, vía crucis informativo para los populares y las acusaciones de financiación irregular, el socialista ha sentenciado algo: "La confianza está herida".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.