www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Imagen de San Isidro en la Cámara Agraria de Madrid
Ampliar
Imagen de San Isidro en la Cámara Agraria de Madrid (Foto: Aitana Rodríguez)

El día en que colgó el arado el 'incorruptible' San Isidro

jueves 30 de noviembre de 2017, 08:03h
El 30 de noviembre de 1172 fallecía Isidro de Merlo y Quintana, nombre que recibió en su bautismo este santo que vino al mundo en torno al año 1080 en los arrabales de San Andrés, muy cerca de la iglesia homónima donde su cuerpo sería encontrado incorrupto varias décadas después de su muerte.

En estos meses de escasas lluvias seguro que muchos agricultores han acudido a su patrón, San Isidro, pidiendo tan ansiada agua que haga brotar sus cultivos. No sería la primera vez que el beato intercede por los labradores. Entre los múltiples milagros que se le atribuyen al patrón de Madrid estaría el haber hecho manar un gran chorro de un pozo para abastecer a sus paisanos en un año de extrema sequía.

San Isidro nació en el seno de una familia humilde. No fue escolarizado, pero sí educado por sus padres en la doctrina católica. Cada mañana, antes de coger su arado en las tierras de Juan de Vargas no perdonaba la misa, lo que le trajo más de un problema con sus compañeros. Acusado por estos ante el patrón de llegar tarde al trabajo por esta circunstancia, pronto todos quedaron sorprendidos al descubrir que sus bueyes roturaban la tierra sin nadie que los dirigiera.

La vida del beato estuvo ligada al campo desde temprana edad. Quedó huérfano de niño y el campo fue su medio de sustento hasta el final. Primero fue pocero, después campesino en el madrileño municipio de Torrelaguna, hacia donde huyó tras la invasión musulmana en la capital, y más tarde agricultor en casa de los Vargas.

La religión fue determinante en su vida, al igual que en la de su mujer, Santa María de la Cabeza. La parroquia de San Andrés fue su centro de peregrinación cada mañana al despertar y, por eso, fue enterrado en el cementerio de este templo en una tosca caja de madera.

Cuatro décadas después de su muerte, en el año 1212 concretamente, ante la insistencia del pueblo, conocedor de sus hazañas y milagros, se decidió darle sepultura dentro de la propia iglesia de San Andrés. Fue entonces cuando se descubrió que, a pesar del tiempo transcurrido y de haber estado expuesto a las inclemencias meteorológicas, todavía se conservaba entero y de color tan natural como si estuviera vivo.

Su beatificación y nombramiento como patrón de la ciudad de Madrid se produjo el 14 de abril de 1619 y tres años más tarde, el Papa Gregorio XV lo canonizó. El 4 de febrero de 1789, Carlos III ordenó que la urna con sus restos fuera instalada en el antiguo Colegio Imperial, que pasó a llamarse entonces Iglesia Real de San Isidro y que después se convertiría en la catedral de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • El día en que colgó el arado el 'incorruptible' San Isidro

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    7739 | UNO - 01/12/2017 @ 19:38:05 (GMT+1)
    la botella abierta de vino sera del curilla, pobre san isidro que lo pillaron almorzando, es otro milagro que del ramillete de trigo de sus manos de san isidro ahora mana rioja ,un poco de por favor al presentar a san isidro labrador y no bodeguero .

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.