www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

'Carola', de Ricardo de Madrazo (hacia 1879). Óleo sobre tabla (13x11 cm.).
Ampliar
'Carola', de Ricardo de Madrazo (hacia 1879). Óleo sobre tabla (13x11 cm.). (Foto: Museo Nacional del Prado. Depositado en el Museo de Málaga)

Centenario de la muerte de Ricardo Madrazo

Por Víctor Sanz
x
vsanzmadridiarioes/5/5/17
viernes 18 de agosto de 2017, 07:33h
Este viernes 18 se cumple el centenario de la muerte de Ricardo Medrazo, pintor español famoso por sus retratos y sus cuadros con temáticas orientales.

Hace 100 años murió Ricardo Madrazo, pintor español famoso por obras como Marroquíes, Un mercado de Fez, Alto en una caravana árabe.

Nacido en una familia de artistas, era hijo de Raimundo de Madrazo y junto a su hermano -que ostentaba el mismo nombre que su padre-, completaban la dinastía de pintores que fundó, a principios del XIX, José de Madrazo. Su progenitor se convertiría en su maestro en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, donde también aprendió de Joaquín Espalter y a los escultores Ricardo Bellver y Ponciano Ponzano.

En 1866 entró en contacto con Mariano Fortuny, su cuñado, quien marcaría su vida y su pintura. En 1867 le acompañó a Toledo y en 1868 a Roma, donde asistió a la Academia Chigi. En 1869 se estableció en París, junto a los Fortuny, donde tuvo la oportunidad de visitar el taller de Jean-Louis-Ernest Meissonier, pintor y escultor francés.

Años de guerraFernando de los Villares Amor, de Ricardo Madrazo (1879). Museo Nacional del Prado.

Ricardo completó su formación copiando cuadros en los museos del Louvre y Luxemburgo, al tiempo que trabajaba en el estudio de su cuñado. Con el estallido de la Guerra Franco-Prusiana, en 1970 se vio obligado a volver a España junto a su hermana, Cecilia Madrazo y su cuñado.

Los dos pintores se establecieron en Granada, donde apro­vecharon la ocasión para pintar a plein air, es decir, al aire libre, en la Alhambra y el Albaicín. Desde allí hicieron un viaje a Marruecos en compañía de José Tapiró, pintor español adscrito al moviminiento orientalista.

Tras desplazarse a Roma, la vida de Madrazo siguió vinculada a la de su cuñado, hasta que éste falleció inesperadamente en 1874. Ricardo Madrazo tuvo entonces que hacerse cargo del estudio, la catalogación y la subasta de las obras de Fortuny, que se llevó a cabo en el hotel Drouot de París, una de las casas de subasta más antiguas e importantes del mundo.

Vuelta a Madrid

Durante los años siguientes, Ricardo Madrazo pasó algunas temporadas en Tánger acompañado de José Tapiró, y alternó sus ­estancias entre París y Madrid, participando alternativamente en las ­Exposiciones Nacionales de Bellas Artes de ambas capitales. En 1885 se estableció definitivamente en Madrid, viajando anualmente a Venecia, donde trabajaba con el pintor Martín Rico.

A partir de aquel año, siguiendo la tradición familiar, se especializó en pintura de paisaje y en retrato. Por su estudio madrileño pasaron desde la reina María Cristina a Archer Milton Huntington, Lázaro Galdiano, Durand-Ruel o William Howard Taft, quien le encargó El Parnaso. Sus amplios conocimientos sobre la Antigüedad lo convirtieron en un valioso asesor artístico de importantes coleccionistas españoles y americanos.

Ricardo Madrazo falleció en Madrid, en 1917 a los 51 años.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios