www.madridiario.es
El Museo de Ciencias Naturales cumple 250 años
Ampliar
El Museo de Ciencias Naturales cumple 250 años

De un gabinete de curiosidades a una institución científica viva: los 250 años del Museo de Ciencias Naturales

El Museo de Ciencias Naturales cumple 250 años

jueves 14 de octubre de 2021, 07:40h

El Museo Nacional de Ciencias Naturales celebra este mes de octubre 250 años de historia, lo que le convierte en uno de los museos de historia natural más antiguos del mundo. Para celebrar su aniversario, la pinacoteca presenta este jueves las exposiciones y acciones que tendrán lugar durante el próximo año.

Con motivo de este aniversario el museo ha presentado este jueves una serie de exposiciones y actividades que tendrán lugar a lo largo del 2021 y el 2022. Además han publicado un documental sobre las curiosidades de la institución y la importancia de cuidar la naturaleza, un libro con las principales investigaciones del museo y promoverán encuentro con los directores de los principales museos de historia natural de Europa y Estados Unidos.

"Un viaje fascinante de 250 años" es una exposición conmemorativa sobre la historia del Museo de Ciencias Naturales. La encargada de esta muestra, Cristina Cánovas, ha explicado que se estructura en tres ámbitos principales la historia, el arte y la investigación.

Para celebrar este aniversario, el Gabinete abrirá sus puertas el próximo 17 de octubre, para que todos aquellos que lo dessen se acerquen a él gratuitamente, el equipo de divulgadores realizará actividades, juegos, manualidades y experimentos. Las entradas se pueden adquirir desde hoy en la página web del Museo.

Fundado en 1711 por Carlos III, con el objetivo de traer el conocimiento científico a España, se convirtió en uno de los primeros Gabinetes de Historia Natural que abrió al público para la educación de los ciudadanos. Y lo hizo en un momento donde el movimiento de la Ilustración se extendía por los principales países europeos como Francia o Inglaterra pero no lograba calar en la sociedad española. El monarca aprovechó el auge económico del que gozaba la monarquía -gracias a las relaciones comerciales con las colonias españolas en América del Sur y Filipinas- para fundar una institución científica de referencia en el país.

Algunos de los esqueletos de dinosaurios del Museo de Ciencias Naturales

Tal y como explica el actual director del Museo de Ciencias Naturales, Rafael Zardoya, este intercambio comercial fue clave para la creación del museo en dos aspectos. Por un lado, los naturalistas buscaban nuevas especies para poder estudiarlas y enseñarlas a la sociedad, especialmente aquellas más curiosas que no se habían visto antes, como los elefantes. Además, los gobernantes buscaban obtener beneficios económicos de estas expediciones para traer al país especies únicas y convertirse así en los únicos importadores de Europa.

“De hecho, en esa época las expediciones se realizaban en secreto para evitar que otras naciones, los ingleses o los neerlandeses que tenían sus propias tierras de ultramar, supieran que estabas descubriendo cosas”, cuenta Zardoya.

Es uno de los museos de historia natural más antiguos del mundo

A día de hoy, el Museo cuenta con un patrimonio natural de casi 11 millones de ejemplares que constituyen la base de una investigación de vanguardia en ciencias de la naturaleza. Cuenta con exposiciones permanentes sobre fauna, siendo una institución referente en este ámbito, donde se pueden conocer todo tipo de especies desde mamíferos y aves hasta antrópodos e invertevrados. Las colecciones cuentan con más de 40.000 ejemplares y albergan más de 350.000 especies diferentes del reino animal.

Con motivo de 250 aniversario, el museo albergará una exposición sobre la Antártida, ya que cuentan con una misión en el continente desde hace 30 años. A partir de la investigación sobre el ecosistema antártico y cómo se ve afectado por la acción humana, han creado la muestra "El Museo en la Antártida". Rafael Zardoya recomienda la visita al legado de Ramón y Cajal o la muestra sobre evolución y biodiversidad. Destaca también la exposición sobre las grandes épocas geológicas del planeta. De cara al próximo año, se renovará la exposición sobre el Gabinete de Carlos III y otra sobre la expedición al Pacífico. Además, esperan crear programas acerca de personajes históricos importantes para el museo, como Antonio Zulueta, pionero en el estudio de la genética en el siglo XIX.

Un museo adaptado a los nuevos retos

Maqueta de elefante en el Museo de Ciencias Naturales

El Museo nació como “un gabinete de curiosidades y con el tiempo se transformó en lo que es ahora, una institución científica viva y dinámica”, apunta Zardoya. A día de hoy, la pinacoteca recibe cada año la visita de más de 300.000 personas. A lo largo de sus 250 años de historia el museo ha vivido, en palabras de su director, “momentos de buen hacer con periodos oscuros, especialmente por las épocas de guerra”.

Después de pasar por diferentes sedes, desde hace 100 años se alojan en el Palacio de Exposiciones de las Artes y la Industria (calle José Gutiérrez Abascal). Para Rafael Zardoya este edificio podría ser adecuado, sin embargo, el museo solo ocupa el 36 por ciento del espacio, lo que limita la zona expositiva. “A lo largo de toda su historia, el Museo nunca ha conseguido tener una sede digna a la altura de su prestigio científico”.

Otra de las apuestas pasa por lograr un museo interactivo donde la experiencia del usuario vaya más allá de la visita y que consiga transmitir conocimiento científico, respeto por la naturaleza e, incluso, despertar vocaciones entre los más pequeños. Existe una visita virtual en la página web que permite preparar la visita presencial. Además, existen recursos digitales por todo el museo, con guías multimedia accesibles en las exposiciones permanentes.

Solo tenemos un planeta y hay que cuidarlo

El visitante más asiduo al museo es el público infantil: el 30 por ciento de las visitas corresponde a colegios. El espacio cumple con una importante labor educativa especialmente orientada las nuevas generaciones y su concienciación acerca del desarrollo sostenible, el respeto y conservación de la naturaleza. Para ello cuentan con un programa de actividades extraexcolares que se imparten durante todo el año. Además de cursos para que los niños conozcan los animales en peligro de extinción o el taller "¡Pon cara de dinosaurio!", donde los más pequeños aprenden acerca de ellos con plástica y teatro.

Por otro lado, junto con el equipo de Voluntarios Culturales Mayores se ha organizado el evento "Los mayores encuentran y transmiten sus conocimientos en nuestros museos" con el que se busca reivindicar el papel de los voluntarios del MNCN, así como su compromiso e inplicación. Al mismo tiempo, será un homenaje a Fernando Cruz, coordinador de los voluntarios fallecido en 2020.

Debemos conseguir un desarrollo sostenible que no acabe con la naturaleza

Después de más de dos siglos de historia, el Museo de Ciencias Naturales sigue adaptándose a retos cada vez mayores. Como miembros del CSIC cumplen una importante labor científica pero también se centran en el ámbito divulgativo. “Nuestro estudio se dedica a estudiar cómo se genera la diversidad biológica y cómo mantenerla y conservarla, es lo que queremos transmitir desde el museo a los visitantes. Entender que solo tenemos un planeta, que como lo destrocemos, vamos mal” apunta Zardoya.

Entre los desafíos que afrontan como institución científica se encuentra el de transmitir el respeto a la naturaleza, en un momento donde la crisis climática supone uno de los problemas más importantes a nivel global. “Nosotros asesoramos a los gobernantes para que tomen decisiones pero luego, evidentemente, uno de forma personal tiene que contribuir a su manera para conseguir un desarrollo sostenible que no acabe con la naturaleza”, sentencia el director.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios