www.madridiario.es
Colegio Mayor Jorge Juan
Ampliar
Colegio Mayor Jorge Juan (Foto: Elena Trincado)

La "nueva normalidad" de los colegios mayores: mascarillas, habitaciones individuales y mejor conexión a Internet

martes 14 de julio de 2020, 07:00h

Las universidades madrileñas, según la Comunidad, cuentan con más de 317.000 estudiantes, pero no todos son de la región. Por ello, colegios mayores y residencias son servicios fundamentales para aquellos que vienen a la capital desde otras comunidades autónomas. Cuando la pandemia irrumpió, estas instituciones decidieron no cerrar. Tomaron todas las medidas de prevención -"aun sin conocer a lo que nos enfrentábamos"- para que los colegiales que no podían volver a sus casas pudieran pasar la cuarentena en un lugar seguro. Es cierto que fueron los menos. En algunos casos se quedaron entre 10 y 12 estudiantes y en otros, solo funcionaron al 50 por ciento por el bajo número de residentes que aguantaron.

De cara al nuevo curso, y con la experiencia de haber pasado la primera oleada registrando solo un positivo entre todos los colegios mayores de Madrid, según datos de la Asociación de Colegios Mayores de Madrid -que aglutina a 40 centros de la región- han puesto en marcha protocolos y han preparado sus instalaciones para que los colegiales puedan vivir los nueve meses de universidad en un entorno “lo más seguro posible”. Por esta razón, entre las medidas establecidas se encuentra el uso obligatorio de las mascarillas en todos los espacios comunes siempre y cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad de metro y medio.

En total son, aproximadamente, 7.500 el número de colegiales que residen en Madrid cada año, según la asociación. Para ellos, desde las direcciones de los centros van a intentar que la vida sea lo más normal posible “dentro de toda la anormalidad que es esta situación”, ya que apuestan porque los estudiantes sigan viviendo en el colegio aunque hubiera una segunda ola del virus. "Queremos que la gente siga teniendo la experiencia del colegio si no puede acceder a las clases presenciales", afirma Gabriel Beltrán, director de la Asociación de Colegios Mayores, quien cuenta que se están mejorando las conexiones de Internet por si se vuelve a la enseñanza on line.

Aunque en un primer momento se pudo llegar a pensar que para el curso que viene habría menos estudiantes interesados en estudiar en Madrid, lo cierto es que la realidad ha sido completamente diferente. “Hemos tenido más demanda este año que cualquiera de los últimos cursos”, celebra Beltrán. Esto ha hecho que, a pesar de que la selectividad se ha celebrado este año más tarde y de que aún no se hayan publicado las notas, los colegios mayores registren ya una ocupación por encima del 90 por ciento de cara al próximo curso. “Nosotros este año hemos recibido 400 solicitudes para cubrir 90 plazas”, cuenta el director del Colegio Mayor Chaminade y presidente del Consejo de Colegios Mayores de España, Juan Muñoz.

Más habitaciones individuales

Para prevenir contagios, desde los colegios mayores han preferido ser prudentes. Aunque dejan claro que sí está permitido mantener en funcionamiento las habitaciones dobles y triples -siempre que se respeten las distancias de seguridad de dos metros entre las camas y los escritorios- la mayoría ha optado por convertir todas las habitaciones en individuales. "El 70 por ciento de los colegios ya disponía de habitaciones individuales, por eso no ha supuesto un gran cambio", apostilla Beltrán.

Pero aunque algunos centros han tenido que reducir su aforo y todos han sufrido pérdidas desde que comenzó el estado de alarma -el 80 por ciento no ha cobrado la cuota de estos meses- han optado por no subir los precios. “Aunque muchos colegios vamos a asumir pérdidas, somos entidades sin ánimo de lucro, por lo que aguantaremos con los ahorros que tenemos”, admite Muñoz.

Ahora bien, ¿qué pasa si un colegial da positivo? Según los protocolos establecidos, en cuanto se tenga la sospecha de que algún residente puede estar contagiado, procederán al aislamiento del alumno en su habitación, siempre que este viva solo. Si la persona sospechosa comparte dormitorio, se llevará a unas habitaciones que permanecerán libres durante todo el curso y que estarán preparadas para aislar a cualquier persona. De esta forma, en el caso de que alguien dé positivo, cuenta con una estancia para aislarse y el riesgo de contagiar a otros compañeros se reduce.

A partir de ese momento, no podrá salir de la habitación y “se le llevaría la comida, su ropa sería lavada en bolsas especiales a una temperatura especial y se comunicaría a las autoridades sanitarias”, narra Muñoz. Además, desde estos centros apuestan por que “el colegial pase el aislamiento en el colegio con todas las medidas recomendables para que no haya un contagio de más personas”, afirma Beltrán, que cuenta que dentro del protocolo establecido está el hecho de que cada institución esté dotada con Equipos de Protección Individual (EPI) para poder entrar, entre otras cosas, a la habitación de la persona contagiada a limpiar.

Equipos psicológicos

Otro punto crucial en la lucha contra la Covid-19 es la limpieza. Por ello, desde el Consejo de Colegios Mayores afirman que han establecido un protocolo “reforzando la limpieza en los baños, en las zonas comunes, así como en los puntos calientes como son cerraduras y manivelas”. En los comedores también han tenido que hacer modificaciones. Por ejemplo, aquellos colegios que tenían self-service han decidido quitarlo, al igual que no podrán usarse ni vinagreras ni jarras.

Lo que también han reforzado han sido los servicios médicos. “Muchos han incorporado médicos en plantilla o han incrementado los horarios de algunos facultativos que ya tenían”, cuenta Juan Muñoz, presidente del Consejo. Pero desde la Complutense, que cuenta con cinco colegios mayores que dependen en exclusiva de la Universidad, van más allá. “Se va a constituir un equipo psicológico para los colegiales de cara a nuevos confinamientos”, explica un asesor del Vicerrectorado de Estudiantes de la Universidad y encargado de Colegios Mayores, David Berna.

A pesar de toda la situación, lo que tienen claro desde estas instituciones es que las actividades culturales que organizan, como mesas redondas o debates, no van a cesar. “Vamos a mantener las que podamos adaptándolas a las medidas que las autoridades nos indiquen”, cuenta Muñoz. Por otro lado, en una situación en la que hay que evitar aglomeraciones, lo que si ven desde la Asociación de Colegios Mayores es una “muy buena oportunidad” para erradicar el problema del “rito de iniciación” de las novatadas, “unas prácticas que no son tradiciones, ni positivas, ni ayudan a la integración”, concluye Beltrán.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios