www.madridiario.es
Fila de alumnos que no pueden acceder al autobús en Valdemoro
Ampliar
Fila de alumnos que no pueden acceder al autobús en Valdemoro (Foto: @SeVidaNamaste)

La L-7 de autobús de Valdemoro acumula retrasos de hasta una hora en recorridos de 20 minutos

Por Alba Cabañero Aina
martes 05 de octubre de 2021, 07:43h

Los vecinos de Valdemoro están cansados de la situación en la que se encuentra la Línea 7 de autobús de su municipio. Denuncian que en horas punta, recorridos de 20 minutos de media se alargan hasta una hora. Es el caso de los alumnos de diferentes institutos que se quedan en tierra porque desde la primera parada el autocar va lleno y llegan tarde a clase.

La Asociación de Consumidores de Valdemoro (Acusval) ha recogido varios testimonios de jóvenes que se desplazan hasta la parada de la estación de Cercanías –cabecera de línea–, donde se les ha denegado la entrada en el autobús, según dicen, porque es “solo para los que vienen en tren”.

Esta línea, operada por la empresa AISA y gestionada por el Consorcio de Transportes de la Comunidad de Madrid, realiza el recorrido que va desde la estación de Cercanías de Valdemoro hasta El Restón, pasando por el Hospital Infanta Elena. El tiempo estimado es de 20 minutos, pero en hora punta –entre las 7:30 y 8:30 y entre las 14:00 y las 15:00– puede llegar a ser de una hora.

“El problema con la Línea 7 no es nuevo, pero ahora se ha agravado más porque después del confinamiento hay más jóvenes que se han matriculado para ir al instituto”, destacan a Madridiario desde Acusval.

El overbooking de la línea afecta a varios institutos como el Nobelis, Matías Bravo, Neil Armstrong y Valle del Miro y cientos de alumnos se quedan sin poder llegar a tiempo a las clases.

“Está tan lleno que no hay plazas suficientes y no es que se respete el aforo por cuestión de prevención del Covid, porque no se respeta, pero tanto los chavales como la gente que necesita coger ese autobús no pueden entrar porque no cabe ni un alfiler dentro de los mismos”, explican.

Este no es un problema de ahora, pero la llegada de nuevos vecinos al municipio se ha juntado con la no renovación de la flota de autobuses, “la misma que hace diez años”. “Los niños que antes iban con sus padres al colegio han crecido y ahora cogen el autobús para ir a los institutos y no tenemos ese servicio ni está reforzado”, añaden.

Sonia, madre de una alumna afectada comenta a este periódico la odisea que sufre su hija para llegar al IES Neil Armstrong cada día: “Llegan tarde a clase porque hasta tres autobuses han tenido que ver pasar sin admitir pasajeros o solo uno o dos. Estamos hablando de que tardan en coger un bus hasta 30 minutos en la zona del Hospital. En mi caso, desde la parada Agustina de Aragón. Además, la Línea 7 queda a unos diez minutos andando del IES Neil Armstrong, que es el más alejado de todos los antes mencionados, con lo cual se agrava la situación”.

“La parada más cercana al IES Neil Armstrong es la segunda desde la estación de Cercanías y cuando llega allí normalmente ya va el autobús lleno de las personas que salen del tren”, lamenta, siendo la única solución caminar hasta la primera parada desde el instituto, donde ya se acumula gente y es difícil acceder al autocar.

“Mi hija ha llegado a tardar una hora desde la salida de clases hasta llegar a casa y con una mochila que pesa cerca de nueve kilos a su espalda. Es demencial tener así a menores de edad”, critica.

La empresa AISA responde a las reclamaciones que ponen los padres subrayando que, “en cumplimiento de la normativa vigente”, para respetar los aforos si el autobús va lleno, no pueden dejar subir a más viajeros. ¿Y la solución?: “Se recomienda a los usuarios que en caso de tener que realizar conexiones con otros medios de transportes, acudir a citas ineludibles o compromisos, entrada a centros escolares o laborales, etc., accedan a los servicios que les permitan llegar a destino con tiempo suficiente”.

Todo ello se traduce en retrasos en clase y consecuentes faltas por parte de los docentes. “Me consta que en el colegio Nobelis han puesto falta/retraso a dos alumnos, comentado por su madre en un grupo Facebook local. Desconozco si esto se hace en los demás centros educativos”, incide Sonia. Las redes sociales han servido de altavoz para denunciar esta situación.

Una llamada de atención al director gerente del Consorcio

“Desde Acusval lo que hemos hecho ha sido dirigirnos al director gerente del Consorcio de Transportes para pedirle que hiciera el refuerzo de la línea y también nos hemos dirigido a los grupos políticos del Ayuntamiento para que instaran a la Comunidad de Madrid, al Consejero de Transportes, a que reforzara la línea y pusiera más autobuses”, indican.

Por su parte, el Consistorio valdemoreño ha movido ficha en este asunto enviando una carta firmada por el alcalde, Sergio Parra, a Luis Miguel Martínez Palencia, director gerente del Consorcio de Transportes.

“Desde el inicio del incremento de demanda de usuarios, tanto los técnicos municipales como los responsables del Gobierno local han estado en contacto con el Consorcio de Transportes para poner en marcha soluciones que pongan fin a esta saturación de la línea. Son precisamente los perjuicios que esta situación está ocasionado en todos los usuarios de la línea, lo que ha llevado al alcalde a remitir una carta al director gerente del Consorcio solicitando formalmente un mayor esfuerzo en las franjas horarias con más densidad de viajeros”, señalan desde el Ayuntamiento de Valdemoro.

En ella, Parra pide el refuerzo de la L-7 en las franjas horarias de entrada y salida de los centros escolares para que sus “vecinos y vecinas escojan cualquier modalidad de transporte público como la mejor opción para desplazarse dentro y fuera del municipio”.

“El alcalde apela en su carta a la necesidad de normalizar los desplazamientos dentro y fuera del municipio lo antes posible, a la espera de que, como se espera, las autoridades sanitarias autoricen la recuperación de los aforos previos a la pandemia para el transporte de viajeros en autobús”, agregan desde el Ayuntamiento.

Por su parte, fuentes de la Consejería de Transportes, Movilidad e Infraestructuras aseguran a Madridiario que ya se han habilitado refuerzos, 20 en total desde el día 17 de septiembre, y se espera que sigan añadiendo más autobuses. "Hasta el momento se han llevado a cabo los siguientes refuerzos para que se vea que la voluntad es manifiesta de atender la demanda y evitar los problemas que se señalan", apuntan.

Aun así, recuerdan que este problema no es solo exclusivo del Consorcio de Transportes, puesto que las líneas urbanas están cofinanciadas con el Ayuntamiento al 50 por ciento. "Esperemos que se termine pronto con la restricción de ocupación para poder atajar estos problemas de una mejor manera", sentencian desde Transportes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios