www.madridiario.es

Una oportunidad para el puerto de Navacerrada

miércoles 10 de marzo de 2021, 10:01h

Este enclave serrano, puerta de acceso al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, va lentamente recuperando parte de sus valores naturales perdidos.

La noticia medioambiental de la semana es la decisión del Organismo Autónomo de Parques Nacionales de no renovar la cesión de las zonas en las que desde hace años se localizan las pistas de esquí de ‘El Telégrafo’, ‘El Bosque’ y ‘El Escaparate’, todas ellas pertenecientes a la estación del puerto de Navacerrada. El Organismo, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, argumenta su decisión poniendo sobre la mesa una serie de datos que dejan claro cómo el cambio climático es el responsable, desde la década de los 70 del siglo pasado, de la disminución de las nevadas en el puerto en un 25% y del aumento de la temperatura en casi 2 ºC.

Desde hace muchos, muchos años, las estaciones de esquí de Navacerrada y Valdesquí están siendo el caballo de batalla de muchas organizaciones conservacionista. Así, desde hace décadas vienen reclamando el desmantelamiento de aquellas estaciones debido a los pocos días que abren sus pistas al año y a su enorme impacto ambiental y paisajístico. En este sentido, todos los grupos ecologistas ponen como ejemplo el desmantelamiento de la estación del puerto de Cotos en el año 1999. Sin duda que esta actuación medioambiental ejemplar es la que marca el camino a seguir. De hecho, las tres pistas de esquí que ahora cierran para siempre en el puerto de Navacerrada deberán ser completamente desmontadas antes del 30 de octubre de este mismo año, a lo que seguirá un proceso de renaturalización que, como sucedió en Cotos, devolverá a esa parte de la montaña su antiguo aspecto.

Dejando a un lado las razones medioambientales, está claro que la sostenibilidad económica de las estaciones de esquí de Navacerrada y Valdesquí está seriamente amenazada desde hace años debido a que las nevadas son cada vez menos frecuentes y copiosas en esta zona del Sistema Central a medida que van pasando los años. Y los datos, así lo atestiguan. En su momento, cuando se creó el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, allá por el año 2013, se perdió la oportunidad de crear un espacio natural sin este tipo de instalaciones en su mismo corazón, algo insólito en el panorama español de parques nacionales. Pero, con el paso del tiempo, parece que las cosas se van rectificando, aunque muy lentamente. Hoy por hoy, las estaciones de esquí de la Sierra de Guadarrama representan más un problema medioambiental que un activo turístico.

En cuanto a la vertiente socioeconómica de este cierre, y de los que pueda deparar el futuro, sí me gustaría decir un par de cosas. A los que han puesto la voz en el cielo por la clausura de las tres pistas les preguntaría si en algún momento se han preocupado por el estado del puerto de Navacerrada, donde, por si no lo saben, viven también personas. Vecinos que desde hace muchos años reclaman unas calles practicables, un servicio de recogida de basuras efectivo y la demolición de los edificios ruinosos que se localizan en el puerto. Esto por un lado, y a los que se refieren al daño económico para la zona, les diría que un par de semanas al año con algunas pistas abiertas no compensa a nadie.

Jonathan Gil Muñoz
Director de El Guadarramista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios