www.madridiario.es
    27 de septiembre de 2020

ser

El ‘efecto frontera’ atesta de vehículos que estacionan no residentes las calles de distritos en el exterior de la M-30, como Usera. Con el fin de ‘devolver’ el aparcamiento a los vecinos, los barrios de Almendrales, Moscardó, Zofío y Pradolongo se constituirán como una Zona de Aparcamiento Vecinal a coste cero. La medida, una suerte de SER, también incluirá plazas de rotación previo pago para los foráneos. La Junta de Distrito ha dado luz verde este miércoles al proyecto gracias a los votos a favor de Ahora Madrid y PSOE y la abstención de Ciudadanos y PP. El Pleno del Ayuntamiento de Madrid deberá ratificarlo.

El primer fin de semana tras la implantación de Madrid Central termina con una caída en la facturación del SER en la APR del 45 por ciento. El barrio más afectado ha sido el de Justicia. Por el contrario, aumenta el aparcamiento en zonas limítrofes como Imperial, Argüelles o Jerónimos.

TAL DÍA COMO HOY

El mes de noviembre de 1980 quedó marcado en las agendas de los madrileños su particular Madrid Central de la época. Tal día como hoy, entraba en vigor de la mano del alcalde Enrique Tierno Galván, la denominada Operación de Regulación del Aparcamiento (ORA), que afectaba a distritos como Chamberí, Centro o Salamanca. La ideal del Ayuntamiento, igual que en la actualidad, era descongestionar la conocida como almendra central y fomentar el uso del transporte público. Otra similitud con la actualidad es que por aquel entonces, su entrada en vigor también fue, en un primer momento, informativa y sin sanción.

Se acabó el estacionamiento en superficie azul; Centro ya es un distrito verde. En esta segunda semana de julio ha finalizado el repintado del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), una operación por fases que el Ayuntamiento de Madrid comenzó el pasado mes de febrero.

Hasta este domingo, el Orgullo toma Madrid. Los vecinos de Chueca saben a lo que se enfrentan cada año por estas fechas. Pero la 'sorpresa' ha caído esta vez en el barrio de Sol, cuyos residentes no pueden estacionar en el aparcamiento en superficie desde las 00:00 del pasado miércoles, día del pregón.

Con las máquinas a pleno rendimiento en la Gran Vía y con noviembre como nueva fecha para la entrada en vigor de la APR Centro (Madrid Central), el Ayuntamiento sigue ganando aparcamiento en superficie para los vecinos. Lo consigue con el repintado del SER: cada vez quedan menos plazas azules (de rotación), que se convierten en verdes (para residentes).

El Ayuntamiento de Madrid pondrá en marcha durante la primera parte de 2019, estas nuevas medidas para revitalizar los polígonos de Marconi y El Gato. Estos espacios pasarán a estar regidos por una clasificación API (Áreas de Protección Industrial) y se enmarcará dentro de lo que supone la experiencia piloto de un Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) en horario nocturno.

El Área Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid ha cursado ya la instrucción para regular los requisitos de las aplicaciones móviles de pago del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), que podrán cobrar una comisión por este servicio. Así, cualquier empresa titular de una aplicación interesada en colaborar en la recaudación de la tasa del SER podrá hacerlo siempre que cumpla unos mínimos. El Consistorio niega así que ese dinero vaya a parar a las arcas municipales.

La confusión por el recargo que iban a cobrar las 'apps' utilizadas en la ciudad de Madrid para pagar el SER ha llegado al Pleno de este miércoles. Mientras la oposición ha pedido que los ciudadanos solo paguen lo que establece la ordenanza fiscal reguladora de la Tasa de Estacionamiento de Vehículos, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha explicado que aún no se cobra el suplemento porque, "aunque se está trabajando en ella", la instrucción necesaria aún "no existe formalmente".

Hace apenas una semana saltó la noticia: las 'apps' para pagar el SER podrán aplicar una comisión del 10 por ciento. Oficialmente, no se dio ninguna fecha, un dato en el que insiste el Ayuntamiento, pero se señaló un día en el calendario: el lunes 26 de febrero.