www.madridiario.es
    21 de noviembre de 2019

homicidio imprudente

La Fiscalía pide para el acusado cuatro años de cárcel por homicidio imprudente, mientras la familia exige una condena de veinte años de cárcel por asesinato. La víctima había interpuesto dos denuncias por agresiones contra su marido, pero seguían compartiendo domicilio.

Un médico y una enfermera del CIE de Aluche se enfrentarán a un juicio por un delito de imprudencia.

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 4 años de cárcel al empresario Miguel Ángel Flores por la muerte de cinco jóvenes, Belén, Cristina, Katia, Belén y María Teresa, en la fiesta que organizó el 1 de noviembre de 2012 en el pabellón municipal Madrid Arena. Asimismo, se absuelve al exjefe exjefe de la Policía Municipal de Madrid Emilio Monteagudo y a los doctores Viñals, facultativos de la fiesta, de responsabilidad en la tragedia.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional se ha opuesto a la concesión de un indulto al vicesecretario general de Nuevas Generaciones del PP de Madrid, Ángel Carromero, condenado en Cuba por el accidente de tráfico en el que fallecieron los disidentes Oswaldo Payá y Harold Cepero, el 22 de julio de 2012.

La Guardia Civil ha detenido a una persona por su presunta implicación en el fallecimiento de un motorista el pasado 23 de julio en la A-4, por el que está acusado de homicidio imprudente, así como por denuncia falsa, ya que los agentes comprobaron que su testimonio no era cierto.

El suceso ocurrido en el pabellón de Madrid Arena, donde murieron cinco jóvenes durante la noche de Halloween, ha sido calificado este miércoles como un homicidio imprudente, lo que implica una pena entre uno a cuatro años de cárcel, por parte del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Francisco Javier Vieira. Esto supone que el empresario, Miguel Ángel Flores, no esté en prisión preventiva.

  • 1